El fúnebre día de Nereida

Foto: Cortesía
 
Cuentahiloz Lunes, 4 Diciembre, 2017 12:00 PM

El día de Nereida Fuentes, alcaldesa priista de Tecate, no pudo ser peor. Mientras la edición de ZETA estaba por cerrar, el suyo, el último informe de los cinco ayuntamientos de Baja California, estaba por iniciar. Y no con muy buenos augurios.

Cuando pensaba en el discurso del aplauso fácil y el autoelogio para su Primer Informe de Gobierno, la violencia e inseguridad que no cesan en su pueblo, le recordó que el control no lo tiene ella ni su director de Seguridad  Pública, Francisco Castro Trenti.

Antes de amanecer el jueves 30 de noviembre, asustados vecinos de la colonia Libertad de Tecate llamaron a la Policía porque en ese momento tres hombres con pasamontañas estaban entrando violentamente a una vivienda, de la que dijeron, sacaron a la fuerza a un joven de 23 años de nombre Luis Alberto.

Los testigos describieron la ropa de cada uno de los delincuentes, dieron señas exactas del secuestro y la dirección que tomaron junto con su víctima. Justo frente a la tienda abarrotes de la colonia. En el cerro, los homicidas hincaron al hombre y le escupieron dos disparos en la cabeza. Ahí murió, atado de manos en la espalda. Los policías de Nereida se acercaron -con muchos minutos de ventaja para los asesinos- y reportaron “sin novedad”. Ni el cuerpo ni a los delincuentes encontraron. Fue hasta el mediodía que personas localizaron el cadáver justo donde había sido reportado 12 horas antes.

En otro hecho, también en el mismo día de la fiesta de Nereida, un hombre fue llevado al hospital tras haber recibido un rozón de disparo en la cara.

Y así, mientras la alcaldesa armaba un grupo antimotines para resguardar su evento, la ciudad, convulsionada en la violencia como muchos otros días.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio