El ascenso de “El Chapo”

Fotos: Internet
 
Espectáculoz Lunes, 18 Diciembre, 2017 12:15 PM

Disponible en Netflix a partir de hoy viernes 15 de diciembre, la segunda temporada de la serie sobre Joaquín Guzmán Loera desarrollará los sucesos posteriores a su fuga de Puente Grande en 2001 y la permisión del gobierno que lo llevó a convertirse en una figura fuerte del narcotráfico

De una primera temporada que empezó con Joaquín “El Chapo” Guzmán persiguiendo su obsesión por ser “patrón” del narcotráfico, la primera coproducción entre Story House Entertainment (Univisión) y Netflix pasará a la pelea entre cárteles y el inicio de la guerra contra el narco en México, a través de un segundo ciclo que liberó sus capítulos hoy viernes 15 de diciembre en la plataforma de streaming.

“La segunda temporada trata la guerra de los cárteles y toda la subida de ‘El Chapo’ al poder. Vamos a ver cómo sale de la cárcel de Almoloya a la de Puente Grande, de donde se escapa la primera vez. Tiene que asumir el control y eliminar a sus primeros enemigos de la otra temporada, los Avendaño del Cártel de Tijuana. De ahí se le presentarán nuevos enemigos, básicamente ese es el estado del personaje que ahora será mucho más oscuro”, declaró en entrevista con ZETA Daniel Posada, productor del programa.

Además de contar con mayor acción y violencia, en esta etapa la serie incluirá un capítulo que visibiliza a las víctimas del narco mediante personajes que se verán afectados por las acciones de los cárteles y el anhelo de “El Chapo” por ser líder de estos.

“Entramos un poco más en el mundo de las víctimas de esta guerra porque sentíamos una responsabilidad de contar ese lado de la historia para poner las cosas en perspectiva y que no se nos olvide de qué estamos hablando. Es una temporada con muchos más matices porque es mucho más profunda que la primera. Para nosotros era importante no solo contar la historia desde el mundo de los narcos y política. Nunca hablar de las víctimas era medio ilógico y al final es un capítulo fuerte, pero de los más importantes”.

¿Cómo ha sido la mediación para determinar cuáles hechos incluir en la historia y de qué manera?

“Los guiones los elaboramos con mucha investigación periodística. Sí, es una historia que tiene personajes ficticios, claramente las situaciones de drama que queríamos son ficticias, pero sí nos intentamos basar bastante en el trabajo periodístico de los investigadores de Univisión. Sobre la marcha realmente el único cambio muy fuerte será en la tercera temporada, porque justo cuando estábamos filmando la segunda trasladaron al ‘Chapo’ a Nueva York y lógicamente eso cambió todo. Pero nosotros a fin de cuentas siempre lo abordamos como que estábamos contando la historia de este personaje y nunca tuvimos notas de compañías o personas. Nos dieron bastante libertad en adaptaciones”, declaró Posada.

El actor Marco de la O

Silvana Aguirre es la showrunner de “El Chapo” que por varios años trabajó la historia junto a un equipo de escritores, incluido el periodista Alejandro Almazán, para determinar la línea de la serie: “Fue algo muy bien planteado y pensado, se conformó un grupo de artistas de cine, más que nada, porque queríamos alejarnos de la teleserie y las telenovelas para no contar una narcoserie como todas las demás que existen. Queríamos entrar profundamente en los personajes y sus relaciones para que tuvieran arcos dramáticos importantes, entonces el guion fue pensado con una estructura un poco más de cine y con mucho apoyo de periodistas”.

La serie también muestra la permisión del Estado ante el crecimiento de poder de “El Chapo”. ¿Esa parte se planteó como prioritaria desde el inicio?

“Nosotros contamos a través del guion y este está enfocado en un personaje que empieza desde abajo hasta ser el narcotraficante más poderoso del mundo, es imposible contar esa historia sin que exista un nivel de corrupción de ambos lados de la frontera. Es un poco obvio e imposible llegar a ese nivel de poder y manejar tantos negocios sin que exista un grado de corrupción. No estamos intentando atacar a nadie, simplemente nos parece inverosímil que alguien llegue a esa posición sin que exista corrupción.

“Siendo este personaje y el tipo de historia que queríamos hacer, lógicamente ese mundo entra mucho. Por otro lado, más a un nivel de storytelling dramático, nos parece que por ser un personaje ficticio, nos permite darle más contenido para que se vuelva mucho más interesante de contar, entonces sí, mucho de lo que ves en la serie tiene que ver con este punto de vista político no solo de los mexicanos, también está involucrado el punto de vista de la DEA, las mismas diferencias del gobierno mexicano, que no solo es uno, son varios por intereses, esa fue un poco la idea”.

¿De qué forma se complementó eso con la parte periodística?

“En la primera temporada hay eventos que están muy documentados y que son periodísticos, así que digamos, esa es la información más fácil y la utilizamos para intentar contar las escenas con la máxima verdad. Como productores o directores de cine podemos hacer una idea de cómo se va creando un narco, en qué mundo está, cómo interactúan entre ellos y cómo llegan ahí, pero un periodista que ha cubierto esto por muchos años claramente le da un grado de verdad mucho más alto aunque sea una ficción, por eso manejamos mucho ese sentido, desde el ver cómo hablan estos cuates, hasta las situaciones y cómo las absuelven. Para ese lado trabajamos mucho con Gerardo Reyes y su grupo de investigadores en Univisión, revisamos desde artículos hasta entrevistas y cosas que nos encontrábamos y les mostrábamos a los actores; entrevistas que tenían diferentes periodistas con narcos. Agarrábamos modismos, formas de hablar y acercarse”.

En la segunda temporada habrá nuevos personajes

Esta temporada mostrará el inicio de la narcoguerra en México, ¿cómo fue aterrizar lo delicado de su surgimiento?

“No es un documental, a fin de cuentas no estamos diciendo ‘esta es la historia verdadera que nadie ha oído’, es una serie a fin de cuentas, pero sí tratamos de guiarnos un poco en los pasos de la guerra de los cárteles. Por ahí van a ver un grupo que son ‘Los Eme’, son ficción pero referenciales a los cárteles que se salieron de control, tratamos de utilizar eso, no tanto por hacerlo documental, sino porque es interesante la historia verdadera y porque muchas veces la realidad supera la ficción. A veces la mejor idea simplemente va a ser la que sucedió y, desde el punto de vista dramático para la serie, intentamos apoyarnos bastante en eso, pero tampoco estamos diciendo ‘mira, esto es exactamente lo que pasó’, porque creo que nadie lo sabe y ese es el común en la historia de ‘El Chapo’”.

Formado en el cine independiente, con esta serie Daniel Posada incursionó en la televisión asumiendo el reto de una historia cuyo personaje principal es reconocido alrededor del mundo, y que a través de Netflix llega a más de 180 países con la actuación estelar de Marco de la O.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio