Vendedor de alarmas acusa hostigamiento por parte de Reglamentos


 
Ezenario Lunes, 27 Noviembre, 2017 12:00 PM

José Luis Barrón Franco, que en meses previos denunció a ZETA que personal de la Dirección de Inspección y Verificación del Ayuntamiento de Tijuana le impedía anunciar su negocio de venta e instalación de alarmas para carro en la vía publica, señaló que en las últimas semanas, esto se ha presentado con mayor frecuencia.

Con anterioridad, Barrón Franco explicó a ZETA que desde hace más de 25 años comenzó a publicitarse a través de lonas que coloca sobre su camioneta, la que estaciona en algunas vialidades principales de la ciudad, señalando que nunca ha realizado el trabajo en dichos sitios, ya que se limita a esperar llamadas a su celular para trasladarse a donde se requieran sus servicios.

El quejoso afirma que a través de las distintas administraciones ha intentado regularizar su publicidad, sin embargo, el reglamento aplicable no contempla una modalidad de acuerdo a la manera en el que éste se anuncia, por lo que se le ha negado la renovación de un permiso que le otorgó el XVIII Ayuntamiento, en 2005, y lo renovó hasta 2007.

“En cuanto llego yo y me estaciono, rápidamente llegan los inspectores a molestarme, me están pidiendo un permiso que no existe”, relató el comerciante, puntualizando que los inspectores con los que ha tratado en la presente administración, le piden que se retire, amenazándolo con multarlo bajo el concepto de cerrajero, no siendo ésta su ocupación, así como también con el remolque de su vehículo. Refiere que los inspectores le indican que la intervención contra su persona se trata de una indicación directa del Director de Inspección y Verificación Municipal, Luis Antonio Carreiro Galaviz.

Barrón Franco comentó que el pasado 9 de noviembre se presentó ante la Sindicatura Procuradora de Tijuana para interponer una queja contra Carreiro, la dependencia no la admitió, negativa que, a decir del vendedor solo fue verbal; en cambio, lo remitió al Tribunal Unitario Contencioso Administrativo Municipal, donde lo dirigieron al tribunal estatal, sin que a la fecha se le haya dado una solución.

Cuestionado sobre este tema, Carreiro Galaviz afirmó no tener presente el caso específico, sin embargo, manifestó: “hay que analizar el caso, dependiendo donde esté ubicado, ver si tiene algún permiso para estar ejerciendo, a lo mejor si tiene bocinas o hace ruido, si hay alguna queja. Con gusto lo podemos atender si acude a las oficinas de la Dirección”.

Cuando se puntualizó que el Reglamento aplicable no contempla un concepto que englobe la forma en que el quejoso ejerce su actividad, Carreiro insistió en que el vendedor se acercara al Ayuntamiento para que su situación sea analizada con el fin de darle una solución.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio