En Tijuana tres bandas de defraudadores por lotería

Foto: Tomada de Internet
 
Edición Impresa Lunes, 20 Noviembre, 2017 12:00 PM

Fraudes que van de los 20 mil y hasta los 400 mil pesos, son los que han estado perpetrando tres parejas de defraudadores en Tijuana, desde principios del mes de agosto del año pasado. Las víctimas son principalmente personas de la tercera edad, quienes caen ante los engaños de estos sujetos; les hacen creer que por una cierta cantidad, ellos pueden ayudarles a cambiar un boleto de la lotería que ha sido ganador y en un par de horas llegan a ganarse un millón de pesos por ese favor. La PGJE ya investiga los casos, incluso uno de los defraudadores fue detenido hace un par de meses y reparó el daño a sus denunciantes, sin embargo, los fraudes se siguen presentando y han sido constantes

Desde agosto del 2016 hasta la fecha, la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) ha recibido un total de 14 denuncias contra tres bandas de defraudadores, de quienes se sabe, cuentan con un largo historial, incluso en otros estados como Quintana Roo, Aguascalientes, Puebla, Jalisco, Ciudad de México, Estado de México y Guanajuato.

Parejas de estafadores que operan cada una de forma independiente a la otra, y en su andar por Tijuana han timado a sus víctimas por montos económicos que van desde los 20 mil a los 400 mil pesos, dejándolos con severas deudas en los bancos o incluso, sin patrimonio económico que venían resguardando.

Luego de las primeras denuncias que se dieron el año pasado, la PGJE logró identificar a una de las parejas, y en octubre de este 2017, uno de ellos, José Ángel Rodríguez, fue detenido en Guanajuato, aunque solamente reparó el monto económico que les había timado a dos víctimas y posteriormente quedó en libertad.

Situación que para Jorge Álvarez Mendoza, subprocurador de Justicia Zona Tijuana, representa una problemática, debido a que no se continuó con el juicio contra esta persona señalada incluso en otros estados, debido a que así lo permite el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), además que sigue latente la presencia de las otras dos parejas en la ciudad y los delitos continúan presentándose.

 

Ofrecen un millón de pesos a cambio de su dinero para cambiar boleto

Álvarez Mendoza comentó que a las víctimas las seleccionan en centros comerciales; los abordan para hacerles creer que uno de ellos se ha ganado el sorteo “Melate”, pero que por su condición de “extranjera”, no puede cambiar el boleto y necesita que alguien lo haga por ella, depositando una cantidad para mostrar solvencia económica, a cambio les ofrecen una parte del premio -un millón de pesos- solamente por ese “favor”.

Las parejas han cometido fraudes principalmente en la Zona Centro y Plaza Río, pero también en el Bulevar Fundadores, la Zona Este y hasta en Playas de Tijuana.

De acuerdo con una de las víctimas que habló para ZETA, quien optó por resguardar su nombre, ella iba saliendo un domingo por la tarde de una la plaza comercial, en Zona Río, se dirigía hacia su automóvil en el estacionamiento y se le acercó una mujer con acento “extranjero”, pidiendo que le ayudara para poder encontrar una oficina de abogados porque quería cobrar un boleto del sorteo “Melate”.

Con voz “rápida y envolvente” le hizo saber que el boleto había salido ganador de un premio millonario y buscaba ayuda porque, como extranjera, no podía cobrar ese premio, fue entonces que se les acercó un hombre, quien les dijo que había escuchado la historia y les propuso un acuerdo de mejor cobrar entre los tres el boleto; luego que la convencieron, el hombre hizo una supuesta llamada a Lotería Nacional para saber las condiciones del cobro.

Después de la llamada les explicó a las dos mujeres que para poder cobrarlo necesitaban depositar únicamente el 5% del total del premio del boleto, con lo que pudieran demostrar una solvencia económica.

A ella la convencieron aún más, dijo, cuando le propusieron ir en su carro por unas supuestas escrituras que uno de ellos tenía de su casa, pensó que eso le daba garantía de que todo lo que estaba pasando era verdad, situación en la que el subprocurador Álvarez Mendoza considera “está la parte fundamental del engaño”.

Una vez que pasaron por esos documentos le pidieron a la señora ir por su parte del dinero, entonces se dirigieron a su domicilio y sacó los ahorros que tenía de hace muchos años: “eran como 45, 50 mil pesos, ni lo conté bien de los nervios”, señaló. Entonces se dirigieron a las supuestas oficinas de la Lotería Nacional para cobrar “el premio”.

El problema -que argumentó la señora- es que durante el trayecto, la mujer de aspecto extranjero les comenzó a decir que se sentía mal, que necesitaba comer y se detuvieron en un restaurante, también por la Zona Río, ahí le pidieron que los esperara mientras compraban algo para comer, con la condición de dejarle la bolsa con el dinero en la guantera del carro.

Sin embargo, después de eso, dice la señora que no supo más de ellos y que en la guantera, donde supuestamente habían dejado el dinero y las escrituras, solamente estaba una bolsa negra con papeles en blanco dentro.

 

Falso lo de la “droga zombi”

“Ahí es cuando descubren que todo fue un engaño”, señaló Álvarez Mendoza, sin embargo, resaltó que mucha gente que ha sido timada, relacionan este tipo de delitos con el tema de que hay una droga “que te hace comportarte como zombi”, es decir, que supuestamente hay personas que los hacen tocar una hoja o una carta de papel y eso provoca que las personas actúen de manera consiente, pero sin saber qué es lo que pasa y así se aprovechan de ellos haciéndolos sacar el dinero y demás.

Sin embargo, aclaró que “esto no tiene nada qué ver con ello, porque ni científica ni médicamente está comprobado que existe esa droga”, por lo tanto, está totalmente descartado, y que aunque hay un medicamento que lo quieren relacionar con este tema, porque al parecer pudiera ocasionar un efecto similar, “nada tiene que ver con las conductas que están relacionando estas personas” y mucho menos con los fraudes de la lotería.

El subprocurador consideró necesario “aclarar el tema” para que la gente no se deje engañar de que “hay un polvo mágico que te convierte en zombi y que te manejan a su voluntad”, lo que sucede en estos casos es que la gente comenta esto porque no aceptan que fueron engañados, porque una persona les ofreció un millón de pesos de manera fácil por cambiar un boleto y al verse timados, no aceptan la verdad, sienten que las personas los van a juzgar o señalar por ello.

 

No denuncian “por pena o por vergüenza”

De acuerdo con el subprocurador, el primer asunto que se presentó bajo las características de este tipo de fraude, fue en agosto de 2016 y a partir de entonces sucedieron otros cinco casos, pero solamente tres fueron denunciados porque a la gente le daba pena o vergüenza denunciarlo, debido a que después de que cayeron en el engaño, no lo pueden creer y se sienten aminorados por tal situación.

Argumento validado para la señora entrevistada, quien manifestó que en un principio se sintió “avergonzada… hasta un poco tonta por haber creído esa falacia”, sin embargo, unos días después se atrevió a denunciarlo porque “no podía quedarme así sin nada, eran mis ahorros y los de mi marido, y no podía dejar que unos faltos de corazón nos arrebataran todo así nada más”.

Del primer asunto, la PGJE logró identificar a María de los Ángeles Amaya Santana, alias “María del Rosario”, originaria de Jalisco; además de José Ángel Rodríguez, alias “Juan Bernabé Jaramillo Galindo” o “Daniel Mora Quicones”, originario del Estado de México, sobre quienes se giraron dos órdenes de aprehensión el 6 de octubre de 2016.

Fue hasta el día 2 de octubre del presente año cuando se cumplimentó una de las órdenes y se logró detener a José Ángel Rodríguez en Irapuato, Guanajuato, gracias a la colaboración de la Procuraduría de ese Estado.

Las víctimas solamente pidieron la reposición del daño y el imputado reintegró totalmente la cantidad que les había fraudado; en el primer caso, 50 mil pesos fue lo que le había timado a una persona, por lo que le regresó 75 mil pesos, por cuestión que habían hecho gastos de los créditos, los préstamos y las tarjetas de crédito; en el otro caso, que eran 250 mil pesos, pagó 270 mil pesos por la misma situación y así ambas partes quedaron “satisfechas”.

“Ese es el lado positivo (que se arregló la situación), pero el lado negativo para nosotros es que el caso ahí concluyó, porque si bien le habían dado prisión preventiva (al detenido), se le ordenó inmediatamente la libertad, pero como institución o con esto del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), lo que se buscaba era que se les regresara el dinero a las víctimas”, sin embargo, el subprocurador de Zona sabe que ahora esta persona andará libre y quizá vuelva a cometer otros delitos en otras ciudades.

Meses después de esta situación, llegó otra pareja a Tijuana y en la PGJE detectaron que estos realizaron este tipo de delitos en varias ocasiones. Recibieron tres denuncias por montos que van desde los 20, los 50 y los 100 mil pesos, y hace un par de semanas identificaron otra pareja, quienes cometieron estos delitos en las mismas circunstancias por montos de hasta 400 mil pesos, lo cual ahonda más en la preocupación.

 

Son foráneos, uno de los obstáculos para poder detenerlos

El mayor obstáculo para resolver estos casos en la ciudad es que estas parejas vienen de fuera, no son de Tijuana ni del Estado, sino que vienen del interior del país, llegan a estas ciudades, están una o dos semanas cometiendo los fraudes y se van, luego esporádicamente regresan y así siguen cometiendo estos delitos.

Álvarez Mendoza considera que muchas veces es complejo darles nombre y apellido a las personas que cometen los fraudes, pero dijo tener imágenes, además que tienen “más o menos” a la gente identificada, porque están en comunicación constante con muchas procuradurías al interior del país para compartir información, porque puede ser que aquí no los tengan identificados, pero en otros estados sí.

Agregó que esta forma de operar en la ciudad “no es nueva”, porque hasta en Centroamérica y Estados Unidos se han presentado casos; por ello pidió a los adultos mayores que no caigan en estos fraudes, que si alguna persona se les acerca prometiéndoles que van a ganar dinero en dos o tres horas por cobrar un premio, “es totalmente falso”, y que por más que estas personas tengan muy buena presentación y generen confianza, podrán resultar timados debido a “que son unos profesionales del engaño”.

“La clave aquí es que (las víctimas) vayan a denunciar, porque en el momento que se identifiquen estas personas, se consignen y sean aprehendidas, lo más seguro es que van a pagar, como ya sucedió en dos de los primeros casos, o en su caso, se logren los juicios en su contra”, destacó finalmente.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio