“The Punisher”: violencia y redención

Fotos: Internet/Jon Bernthal, protagonista del programa
 
Espectáculoz Lunes, 27 Noviembre, 2017 12:00 PM

La versión de Netflix sobre Frank Castle, un ex marine que quiere vengar el asesinato de su familia, estrenó los trece capítulos de su primera temporada como una creación de Steve Lightfoot que busca profundizar en las emociones del personaje

“Frank está en mi corazón, estoy eternamente agradecido de tener otra oportunidad de interpretarlo. También estoy agradecido con los hombres y mujeres que conforman la Policía y con los hombres y mujeres que sirven al país, y con los fans de los cómics, queremos hacerlo lo mejor posible”, fueron las breves pero contundentes palabras que el actor Jon Bernthal dijo en la pasada San Diego Comic-Con, para referirse a lo que vendría con “The Punisher” bajo el mando de Steve Lightfoot y el apoyo de Netflix.

A sugerencia de la plataforma, según expuso ese día el propio presidente de Marvel TV, Jeph Loeb, el programa se daría por cómo Bernthal encarnaba al ex marine que busca vengar el asesinato de su familia a costa de lo que sea y que vimos introductoriamente en la segunda temporada de “Daredevil”. El resultado de ese plan es un hecho desde el viernes 17 de noviembre y puede ser juzgado por los usuarios de Netflix a través de los trece capítulos que conforman su primera temporada, en la que también aparece Deborah Ann Woll, conocida como Karen Page en “Daredevil” y “The Defenders”.

Sin embargo, en “The Punisher” su participación es más notoria, pues representa uno de los pocos contactos que Frank Castle mantiene después de que se le da por muerto y decide usar a su favor el contexto para procurar su identidad.

Sobre el paso de una serie a otra manteniendo la unión entre todas, la actriz comentó: “Es interesante porque cada que filmaba uno de estos programas le preguntaba a Rosario (Dawson) cómo lo hacía. Intento que el personaje sea consistente a través de las diferentes series, afortunadamente los guionistas han sido muy buenos y encuentran maneras de agregarle capas, a la vez me permitían agregarle elementos si lo sentían correcto. Esa parte fue muy divertida porque a su vez recibí retroalimentación”.

John Romita y Gerry Conway, dos de los tres creadores originales del personaje de Marvel que surgió en 1974, fueron junto a Lightfoot la base de un equipo de más de diez guionistas que hizo de “The Punisher” una historia profunda sobre el dolor de un hombre que sirvió a su país y fue traicionado. Pero por su complejidad, la trama también ramificó otras miradas de los veteranos de guerra en Estados Unidos que requirieron asesoramiento de un verdadero militar que tuvo acceso a los guiones de cada capítulo para luego consultar con sus colegas el tratamiento y discutirlo con el equipo de escritores, hasta aterrizarlos lo más apegados a la realidad, sin que afectara el que se trata de una adaptación ficcionada o el hecho de que Lightfoot tiene un marco de referencia británico por su origen.

“3 a.m.”, “Dos Hombres Muertos”, “Kandahar”, “Suministros”, “Gunner” y “La Cabra de Judas”, son los nombres de los primeros capítulos de “The Punisher”, con los que el público poco a poco conocerá a quien fuera el mejor amigo de Castle en las Fuerzas Especiales, Billy Russo (Ben Barnes); a la agente del Departamento de Seguridad, Dinah Madani (Amber Rose), que en apariencia es muy diferente a él, pero comparten el mismo sentido de justicia; y a “Micro” o David Lieberman (Ebon Moss), ex analista de Seguridad Nacional que es el eslabón crucial para denunciar una red de narcotráfico encubierta por militares.

Un personaje polémico

Al relacionarse con la muerte de su familia, dicho suceso potenciará la venganza de Castle, haciéndolo revivir nuevamente su faceta de “The Punisher” para acabar con los criminales a través de técnicas que no medirán grado de violencia y serán su perfil característico, sin importar si lograron su objetivo a puño limpio, con armas blancas o de fuego, aunque el uso de estas últimas es el más recurrente en el personaje, de ahí que el estreno de la serie (que se retrasó por el tiroteo en Las Vegas, Nevada a principios de octubre y a su vez obligó la cancelación del programa en las actividades de la Comic-Con de Nueva York) retomara la polémica del uso de armas en Estados Unidos y las graves consecuencias que ha ocasionado esa permisión.

Cuestionado recientemente por Vice sobre la sensibilidad del tema, Lightfoot concluyó: “Admito que no soy un político, pero lo que sí intenté hacer con el programa, ya que es un tema continuo, es intentar que los personajes tengan esos debates entre ellos. Algunos dirían, ¿Frank, qué te da el derecho? Si todos fueran como él, tendríamos anarquía. Lo que un buen drama debería hacer es hacer las preguntas, pero no es mi lugar el predicar las respuestas. Espero que el espectáculo estimule el debate por lo menos. Pero al final es un cómic, una adaptación ficticia en el género de suspenso y acción que ha sido popular desde que comenzó el cine”.

Así, el equilibrio de la producción de Netflix se da entre la exploración del dolor propio (Castle) y el ajeno (otros casos de veteranos), haciendo que entre ambos se dibuje un escenario de redención que el público puede explorar en sus límites para cuestionarse a sí mismo y pasar a un plano más allá de una serie de televisión.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio