Thank You for Your Service

Foto: Internet
 
Cinemazcopio Lunes, 6 Noviembre, 2017 12:00 PM

La flaqueza de esta película es que ya hemos visto esta historia mucho mejor contada en películas como “Coming Home”, de Hal Ashby; por supuesto “The Deer Hunter”, de Michael Cimino; “Born on the 4th of July”, de Oliver Stone; o “American Sniper”, de Clint Eastwood.

Aquí lo que cambia es que el veterano de guerra que padece estrés post-traumático en su máxima expresión es Miles Teller, el joven de “Whiplash” claramente en busca de un papel que lo consagre, aunque el personaje de “Adam Schumann” parece haberle ofrecido mucho margen para actuar.

El largometraje se centra en este sargento que debe realizar tres misiones para ganarse una pensión de por vida de parte del Ejército, pero después del segundo encuentro con la guerra ya no parece tener las agallas para continuar. En realidad se salvó de puro milagro.

Luego está su vida en familia que trata de recuperar con serias dificultades, y la amistad con un militar de origen samoano que regresa del campo de batalla con peores problemas físicos y mentales que él.

El dilema entre servir al país y salvar el pellejo sobreviviendo a pesar de un sistema que promete no dejar un solo soldado abandonado, pero que no ofrece el apoyo físico, moral y psicológico que requiere cuando vuelve a casa hecho añicos, es el propósito de este filme que no llega a dar escenas tan perfectas como la de un Christopher Walken impedido para darle a la enfermera siquiera sus datos personales en esa inolvidable escena de “The Deer Hunter”.

Tal vez le faltó ambición al director Jason Hall, evidentemente circunscrito a un guion de su autoría que se limita a narrar lo evidente: la crisis de un hombre expuesto al horror bélico. Y no basta con decir que la cinta está basada en hechos reales para que sea lo desgarradora que merece ser.

Es por eso que Teller tampoco encontró mucho margen para hacer de las suyas y exponer ese talento que ya vimos en “Whiplash”, donde dijo tanto sin pronunciar muchas palabras.

Es probable que como homenaje a los combatientes el filme cumpla su cometido, sin embargo, cuando se tiene una premisa así, siempre se espera una obra para recordar, un largometraje que marque un parteaguas en la historia del cine, no una propuesta que entretiene pero no conmueve y, por lo tanto, está destinada al olvido. ***

Punto final.-  Saoirse Ronan con “Lady Bird”. Hay que ver esa película, sobre todo esa actuación…

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio