Policías discapacitados en el olvido del Ayuntamiento y obligados a trabajar

Foto: Manuel Ayala
 
Edición Impresa Lunes, 20 Noviembre, 2017 12:00 PM

El contrato que hizo el Ayuntamiento de Tijuana al afiliar a sus más de 2 mil policías municipales al Issstecali no contempla el beneficio de incapacidad permanente, por lo que 132 oficiales discapacitados en accidentes de trabajo -52 de manera permanente- se encuentran en el limbo administrativo. La oficial mayor Ángeles Olague aseguró que la administración municipal ofrecerá una alternativa de solución, pero no dio detalles ni plazos

Un grupo de 56 policías operativos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, quienes padecen incapacidades permanentes por accidentes sufridos durante sus labores de trabajo, no cuentan con la atención médica específica de acuerdo a su situación y, contrario a ello, reclaman que son obligados a trabajar en distintas áreas de la corporación, a pesar de que médicamente no pueden realizar labores en activo.

El policía Genaro Rodríguez Flores, quien cumplirá cuatro años incapacitado, detalló que varios elementos andan con caminadoras, otros con muletas y con bastones y a muchos de ellos no les están respetando el servicio médico ni la incapacidad que les brinda el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Gobierno y Municipios del Estado de Baja California (Issstecali), porque el Ayuntamiento los ha tenido “olvidados y abandonados”, sin el respaldo de su seguridad social.

Rodríguez,  oficial con más de 15 años de servicio en la corporación, resaltó que la exigencia que se está haciendo es para que se les realice la revisión de salud ocupacional, para que los médicos calificados evalúen cada uno de los casos y se les notifique si pueden seguir trabajando y en qué condiciones, o quienes ya lo requieran, se les brinde la incapacidad permanente y la pensión, porque muchos como él ya no puede seguir laborando; sin embargo, de sus salarios les siguen descontando la cuota correspondiente para su seguro, además, están invirtiendo de sus propios bolsillos para solventar sus gastos médicos.

El oficial relató a ZETA que las discapacidades derivaron de accidentes en el cumplimiento de su deber, por lo tanto, lo menos que esperan es que les den lo que merecen y a lo que tienen derecho.

 

Desbarrancado y arrollado

Sobre su situación, compartió que fue en 2010, mientras se encontraba laborando con su compañero en la unidad 0053, cuando sufrió su primer accidente, en esa ocasión recibió un reporte de que en la colonia Independencia, Delegación Centro,  andaban varios vehículos pick-up sin matrícula con varias personas que portaban armas largas y andaban encapuchados.

Al desplazarse hacia el lugar por la parte del Libramiento, a la altura del puente rumbo a la colonia Francisco Villa, el oficial quiso esquivar “un bulto” que no pudo percibir, debido a la lluvia que estaba cayendo y se fue a un barranco, accidente que le provocó tres hernias, pero que no se quiso operar porque podía perder movilidad en medio cuerpo, y así continuó trabajando.

Tres años después, el 12 de agosto de 2013, le hablaron de Oficialía Mayor para una cita en la que lo revisaría un doctor afiliado a dicha dependencia, tras la revisión el doctor refirió que sí estaba realmente incapacitado por diversas razones y que sus incapacidades eran válidas, pero en el trayecto hacia su domicilio, a la altura de las albercas El Vergel, una pipa embistió su carro particular y lo sacó de la carretera.

Foto: Manuel Ayala.- Documento de la valoración médica que le dió el propio Issstecali, en donde certifican las lesiones de incapacidad.

En el lugar se realizaban obras de la canalización y del puente que va hacia Otay, y por las condiciones del sitio, la pipa que era de la misma constructora, le provocó un segundo accidente, el cual lo mantuvo en coma durante dos meses y con múltiples fracturas en su cuerpo.

Desde entonces ha reclamado a Oficialía Mayor una incapacidad permanente, porque ya no puede laborar, además exige que le proporcionen los servicios médicos, que le dejaron de proporcionar con el argumento de que su accidente se presentó fuera de las horas de trabajo, cuando en realidad fue en horario en el que atendió una situación correspondiente a su trabajo.

 

Issstecali determina incapacidades: Dirección de Policía

De acuerdo a información de la Secretaria de Seguridad Municipal, proporcionada en octubre, los más de 2 mil elementos con que cuenta la corporación, 139 están incapacitados, de los cuales 28 se encuentran en valoración médica, lo que significa que tienen incapacidad permanente, y 111 del tipo subsecuente, total de elementos que representan el 6.3 por ciento de toda la corporación; incapacidades que derivan principalmente por cuestiones médicas generales, ortopédicas, traumatología y urgencias.

En ese sentido, quién determina en qué casos procede una incapacidad permanente y en qué casos refiere solamente a una subsecuente, es el propio Issstecali, porque la corporación municipal, no tienen la facultad, ni la experiencia, ni los conocimientos médicos para determinar o negar a alguien este tipo de situación médica.

En la corporación, los elementos que tienen incapacidad subsecuente se les trata de buscar áreas que no afecten  su estado de salud, ejemplo de ello es que no los pueden subir a una patrulla, darles su arma de cargo y exigirles que vayan a la operatividad cotidiana, pues “sería algo inhumano”, por lo tanto, procuran darles un trato preferencial para que de alguna manera sigan laborando y contribuyendo a la corporación en áreas propiamente administrativas.

 

Convenio con Issstecali no contempla riesgo de trabajo

El doctor Everardo Patiño McClish, subdirector médico del Hospital Tijuana Issstecali, aclaró que la incapacidad permanente no la define esta institución, porque eso no está convenido en el contrato que se tiene con el Ayuntamiento, es decir, la contratación que tienen los policías con esta institución “no les cubre el riesgo de trabajo porque son personal de confianza”, por lo tanto, tampoco pueden evaluar la capacidad residual para el trabajo, de tal manera que se puedan pensionar de acuerdo al porcentaje de la lesión que presenten.

Agregó que es por eso que “los policías se sienten como en el limbo por Issstecali”, porque tienen incapacidades muy prolongadas, donde ya no hay margen -desde el punto de vista médico- que ofrecerles para poder resolverles sus lesiones, y el médico tratante los tiene que dar de alta con un resumen médico, donde se especifica qué limitaciones y qué capacidades para laborar tienen.

Estos resúmenes se envían a Oficialía Mayor, donde debido a que no tienen resuelta esta problemática de la pensión e incapacidad permanentes, le piden “de regreso” a Issstecali que los esperen, porque no pueden recibir a los elementos así, y encomiendan a que los sigan incapacitando mientras resuelven la situación.

De ahí la confusión, dijo, que se genera en la atención de los servicios médicos, pero “no es que les neguemos la atención o la incapacidad permanente, sino que en su contrato no cuentan con ese beneficio (del riesgo de trabajo) y por lo tanto, Oficialía Mayor pide que los incapacitemos consecuentemente para que ellos vean cómo es que pueden solucionarles esto.

“Issstecali les da servicios, les da la incapacidad hasta que Oficialía Mayor decide cuál será la situación laboral, pero allá con ellos, por ello el hecho recae en la propia Oficialía, y aquí nosotros solamente revisamos todas esas incapacidades prolongadas, se observan y se tienen al tanto para ver qué procede, y en muchos casos se tienen policías con incapacidad prolongada porque ya no sabemos a dónde enviarlos”, concretó.

 

Asegura Oficialía Mayor la resolución; Dirección desconoce las medidas

Derivado de toda esta situación, en dos ocasiones (los días 17 y 24 de mayo del presente año) una veintena del grupo de policías que pudo desplazarse hacia Palacio Municipal, acudió a las instalaciones de Oficialía Mayor para exigir de manera personal y directa que se les respeten las incapacidades permanentes que muchos de ellos requieren por la gravedad de sus casos y se les cumpla con los servicios médicos estipulados.

Sobre esta situación, ZETA entrevistó a María de los Ángeles Olague Contreras, oficial mayor del Municipio, quien aceptó que efectivamente hay una problemática con los policías, y aunque no entró en detalle, refirió únicamente que después de esas reuniones con los oficiales se acordó “resolverles” y ya están trabajando ese tema, aunque aún no hay un dictamen médico definitivo.

Destacó que es una relación de alrededor de 52 agentes, quienes “han trabajado toda su vida  (por la institución) y algunos de ellos han sufrido accidentes o percances en el desempeño de sus funciones”, por lo tanto, “van a ser reconocidos y apoyados por el Ayuntamiento”.

El doctor Patiño McClish confirmó que efectivamente ya hubo una reunión para tratar específicamente el tema de este grupo de policías, en la que autoridades municipales les pidieron que incapacitaran a los agentes y les dieran tiempo para ver la forma de resolver la situación, por lo tanto, el tema recae directamente en el Municipio.

 

No se han presentado denuncias

A propósito de estos reclamos por falta de servicios médicos y la negativa de darles la incapacidad permanente, la síndico procuradora municipal, Ana Marcela Guzmán Valverde, destacó que hasta el lunes 24 de julio no tenía reportada ninguna queja en ese sentido, y lo único que tenía conocimiento sobre el tema era que “ya se está trabajando para poder solucionar esta problemática por parte de Oficialía Mayor”.

Al respecto, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) confirmó que tampoco cuentan con registro alguno de denuncia en ese sentido, y que más allá de que algunos policías agraviados lo habían manifestado públicamente, la realidad es que nadie se acercó a la institución para presentarla.

 

IMSS solo afilia a nuevos policías

Olague Contreras abonó al tema que una medida para resarcir esta situación en futuras generaciones de policías, es que ahora los están afiliando al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), beneficio que tendrán solamente los nuevos elementos, para que “a futuro cuenten con un fondo de pensión y con todo lo que nos exige la Ley”, mientras tanto, como refirió Chan Baltazar, “los demás van a continuar como están hasta ahorita”.

El jefe de Servicios de Afiliación y Cobranza del IMSS en el Estado, José Alfredo Jiménez Gálvez, detalló que hay un convenio con el Municipio que se firmó el 29 de abril de 2015 para la incorporación de esos elementos al Seguro Social en la modalidad 42, y a la fecha se tienen 371 policías afiliados con derechos al seguro por riesgo de trabajo, enfermedades y maternidad, invalidez y vida, retiro, además de pago de incapacidades por accidente de trabajo y a una pensión, entre otros.

Como alternativa para coadyuvar en esta situación, el diputado Marco Antonio Corona Bolaños Cacho comentó que ya tiene planteada una iniciativa para buscar la afiliación a un sistema de seguridad social especial a todas las instituciones policiales, la cual se realizaría mediante una reforma a la Ley de Seguridad Pública en el Estado para reconocer ampliamente el derecho humano a la seguridad social que se merecen los miembros de las corporaciones policiales, para que gocen de servicios médicos, seguro de vida, entre otras prestaciones.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio