Panista empuja ley no machista y matrimonio igualitario

Foto: Ramón T. Blanco Villalón
 
Zoom Político Lunes, 6 Noviembre, 2017 12:00 PM

Desde hace ocho meses, un grupo de abogados, académicos y el diputado emanado del Partido Acción Nacional, Miguel Osuna Millán, han trabajado en una propuesta para hacer una profunda reforma al Código Civil de Baja California.

El esfuerzo ha consistido en armonizar el Código Civil del Estado con los tratados internaciones, basados en los Derechos Humanos y la no discriminación. Tarea de suma importancia, puesto que el vigente código data de los años setentas, es decir, 50 años atrás. Y no ha sufrido cambios sustanciales en su origen, el Código Civil para el Distrito Federal y el Territorio de la Baja California, de 1870, es decir, hace 150 años.

En esta propuesta que fue presentada, el jueves 26 de octubre, ante el Pleno de la Cámara de Diputados de Baja California, se plantea la actualización de diversos derechos y obligaciones, tanto como para los ciudadanos, como para los gobiernos.

Se reconoce a las personas en su derecho de contraer nupcias e, incluso la adopción para los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Pero no son los únicos temas, también se aborda el derecho a la disposición de órganos, células y tejidos; las sanciones por daños causado a la violación de la vida privada; la violencia familiar; de la adopción internacional; el matrimonio sin la necesidad de causas; el derecho de los padres de elegir el orden de los apellidos de sus hijos; también, el derecho de cambiarse de nombre y sexo, entre otros.

El diputado, Miguel Osuna Millán, es parte del planteamiento legislativo, resultado del trabajo de un grupo de abogados encabezados por Lourdes Molina, reconocida jueza en materia civil y familiar.

Paradójicamente, Miguel Osuna, un diputado del PAN, apoya y respalda la iniciativa de avance que incluye tópicos satanizados por grupos religiosos y algunos gobiernos panistas. Como antecedente, su hermano José Guadalupe vetó en 2012, la Ley de Protección a Víctimas, aprobada por la Cámara de Diputados, luego de ser condenada por autoridades de la Iglesia Católica y otros grupos religiosos.

El Código de la Familia, explica el diputado, “tiene su preámbulo a la última reforma al Artículo 1ro. Constitucional, en 2011, en el que tratados internacionales se equiparan a la Constitución bajo principio de universalidad, individualidad, progresividad”.

De igual modo, “exigencias -agrega- que ya no satisface el Código Civil vigente en la entidad, que está plagado de muchas situaciones, en las cuales, especialmente los derechos de las personas, ya no se ven en la actualidad asegurados, hay disposiciones discriminatorias, machistas y misóginas”.

Osuna señala además que actualmente no se tiene una “expedición de justicia ágil”, pues  las resoluciones de los jueces se realizan “con criterios aislados en casos iguales, dando resoluciones diferentes”.

Lourdes Molina y sus colaboradores

En entrevista con ZOOM POLÍTICO, el ex secretario de Salud explica que es un trabajo eminentemente académico, libre de cercos ideológicos, políticos: “es homologar, estamos seguros que se aprobará por haber sido un trabajo netamente intelectual y académico, libre de cualquier definición o ley de político, debe de pasar, debe de convocar a consenso; tengo la seguridad de que, por no llevar ninguna concepción ideológica, ni pretender ninguna paternidad, este tema va a pasar”.

Al diputado se le cuestiona sobre las presiones de los grupos conservadores y religiosos o de extracción de su propio partido y no ha detectado “ningún esfuerzo de ese tipo, de asociaciones religiosas, ni alguna ONG; si hubiera, habríamos de dar argumentos del bien público. Tenemos que estar, no a la disposición de satisfacer a una minoría, sino a una mayoría”.

Por su lado, la jueza Lourdes Molina explica cuáles otros supuestos son eliminados del nuevo cuerpo normativo, por ejemplo, el divorcio con causa: “Actualmente, nuestro Código, si no te logras poner de acuerdo con tu cónyuge, no puedes acceder a un divorcio, si no invocas alguna causa. Hay muchos matrimonios que siguen siendo matrimonios porque los interesados no se animan a llevar su controversia a los juzgados, ya bastante daño se hicieron en casa y todavía tienen que exponer su situación, arriesgándose a seguir casados si no prueban”.

Lourdes Molina abunda sobre el trabajo que encabezó: “Hicimos un estudio de Derecho Comparado nacional e internacional, combinamos la jurisprudencia internacional, los criterios internacional orientadores, recabamos los Códigos que ya existen, que está operando en siete estados, algunos de ellos incluso vienen del derecho procesal familiar. Una vez que tuvimos todo ese material académico, vimos qué temas no teníamos en nuestro Código y cuáles necesitaban regularizarse, se agregaron muchos temas, no eliminamos”.

En el nuevo Código Familiar, un hijo nacido en matrimonio podrá tener los apellidos del esposo y no necesariamente del padre, antes éste no podía reclamar la paternidad: “La adopción –dice Molina– no importa que sea un matrimonio conformado por personas del mismo sexo. La realidad social ha rebasado la legislación”.

El jueves pasado, el diputado Osuna Millán lo presentó en el Pleno y fue turnada a la Comisión de Justicia que encabeza Victoria Bentley. Ahí se establecerá la ruta para llevarla a foros, colegios y organizaciones expertas en el tema.

En la iniciativa colaboraron: Raúl Aarón Curiel Morales, Gabriela Montoya García, María Fernanda Hernández Molina, María Fernanda Ontiveros Moreno; Estaranía Encinas Gómez, Ana Fabiola Escandón Leyva, Óscar Armando Valenzuela Castillo, Luis Ángel Amador Pérez y Sergio Enrique Juárez Navidad.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio