El Padre Kino en el Colorado: 1701-1702

Foto: Cortesía Germán Orozco
 
Opinionez Lunes, 27 Noviembre, 2017 12:00 PM

“Y en todas partes recibieron con amor la palabra de Dios…”

Eusebio Francisco Kino

Favores Celestiales

 

Entre el 19 y 21 de noviembre del año 1701, el misionero jesuita Eusebio Francisco Kino, auxiliado por los nativos cucapá, cruzó el Río Colorado, conocido como el “Nilo de Norteamérica”.

Acompañado por el Capitán Juan Mateo Mange, y el visitador de las misiones Juan María Salvatierra, padre de las Californias, comprobaron los tres desde el Cerro de Santa Clara (Pinacate, 1,209 mts.), que la California no era isla, sino península unida a la Nueva España.

A la aventura explorativa de comprobar por tierra el paso entre Sonora y California (hoy Baja), el misionero trentino Eusebio Francisco, tuvo que arreglárselas solo, acompañado de un español laico que después huyó ante el encuentro de los altos y fuertes yumas que gozosos recibieron al padre a caballo. Se hizo amigo de ellos para siempre. Una de las virtudes del buen jesuita Kino fue amistar, poner las pases espiritual y materialmente entre tribus que por años vivieron enemistadas.

Fundando misiones y rancherías, bautizando, visitando enfermos, compartiendo ganado, maíz, bastimentos, y sobretodo el Evangelio de Cristo, el “Ropa Negra” fue enlazando las misiones y a sus tribus: pimas, gilas, pápagos, yumas, quiquimas (cucapás). No los defraudó a pesar de tantas oposiciones y dificultades.

La Hoover Dam (presa), ni en el imaginario existía (inició a construirse a finales de 1930), de modo que a poblaciones como Mexicali, el Colorado llegó a inundarlas como en 1900’s; las tribus navajos, yumas, constantemente eran arrasadas en sus cultivos originándose así atracos y penurias entre los habitantes del bajo delta del Río Colorado en ambas bandas y en sus valles riquísimos hasta hoy: Mexicali y San Luis.

Hombre espiritual y pragmático, si usted lee su obra autobiográfica, descubrirá el amor que el Padre Kino demostró con su caridad y palabra, con acciones concretas, el socorro espiritual y material del que había sido separado por la torpeza de los soldados de entonces, al tener que retirarse en 1685 de sus queridos “californios”: guaycuras, cochimíes, para irse a misionar con los seris de Guaymas. Y en 1687 iniciar la evangelización de la Pimería Alta, desde Cucurpe-Misión de Dolores, San Ignacio, Imuris, Magdalena, Saric, Pitiquito, Caborca, Sonoyta, Yuma, San Luis.

En Favores Celestiales, quizá su obra fundamental, el Padre Kino fue estrechando, acercando Sonora a la llamada California. Y al comprobar el paso por tierra a la Península, le llevó a encontrarse en el lado bajacaliforniano del Colorado, con su entrañable hermano jesuita y paisano Juan María Salvatierra. Dos incursiones hizo Kino al Río Colorado: 1701-1702.

Eusebio Kino expresa en Favores Celestiales: “El incansable santo celo del padre Juan María Salvatierra, consiguió con tanta felicidad y eficiencia, gracias al soberano Señor y a María Santísima y al Gloriosísimo Apóstol de las Indias, San Francisco Javier, pasar a California desde 10 de octubre de 1697” (FC 54).

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali. Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio