Opacos y gastadores

Foto: Internet/José Ignacio Peralta, Gobernador de Colima
 
Sortilegioz Lunes, 20 Noviembre, 2017 12:00 PM

Esta semana en diversos portales noticiosos de México, incluido ZETA, se publicó un reportaje cuyo origen está en el blog Mientras Tanto en México que titula Karla Rivero. Los periodistas enviaron solicitudes de información a las áreas de transparencia de los 32 estados de la República, para conocer cuánto, cómo y en qué viajes han gastado los recursos públicos los mandatarios.

Como toda investigación de datos, la cual supone es de mayor accesibilidad que entrevistas directas, dado que en la ley de transparencia se especifican tiempos, circunstancias y formas del manejo y envío de la información pública, la investigación de los gastos de viajes de los gobernadores tuvo sus obstáculos.

Por ejemplo, de 32, únicamente 17 respondieron entregando la información, aun cuando en diferentes formatos y después de diversos trámites, finalmente hicieron público el recurso gastado. Increíblemente, cinco gobiernos de los Estados clasificaron la información del coste de sus viajes para no ser hecha pública, justificando que dar a conocer la cuantía de lo gastado y los destinos visitados, podría poner en riesgo la vida y la seguridad del Gobernador.

En ese nivel de opacidad se encuentran los estados de Colima, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas. Cuyos Congresos e Institutos de Transparencia, han cedido ante el manejo discrecional de los recursos del Estado, y permitido que los ejecutivos oculten a la población cómo y dónde se gasta su dinero. La ausencia de una participación de la sociedad organizada es también reflejo de ese oscurantismo en el que se desarrollan esos gobiernos, negados a hacer público el gasto del dinero público, algunos con clasificaciones de secreto hasta por cinco años, otros negando la información pública.

De los cinco opacos estados, tres están encabezados por gobiernos priístas: Sinaloa con Quirino Ordaz, Colima con José Ignacio Peralta, Sonora con Claudia Pavlovich; los otros dos estados, por panistas, Veracruz con Miguel Ángel Yúnez (priísta hasta 2005), y Tamaulipas con Francisco Javier Cabeza de Vaca.

En contraparte, los estados que respondieron de manera ágil, efectiva y precisa con la información requerida, fueron Chihuahua y Guanajuato. Ambos en tiempo y forma, con comprobantes, con destinos, vuelos, viáticos y costos de cada rubro. Ambos Gobernadores son del Partido Acción Nacional, en Chihuahua Javier Corral, en Guanajuato Miguel Márquez.

Si a los documentos entregados nos confiamos, entre Javier Corral, 353 mil 527, y Miguel Márquez, 595 mil 131 pesos, han gastado en viajes.

Entre los 17 gobiernos de las entidades federativas que entregaron información –aun cuando algunos lo hicieron a medias-, se encuentra Baja California; además, Baja California Sur, Zacatecas, Morelos, Campeche, Coahuila, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí, Ciudad de México, Quintana Roo, Yucatán, Colima, Jalisco y Nayarit.

Los Estados que, aun cuando no han clasificado la información de sus viajes para no darla a conocer pero que de cualquier forma permanecen en la opacidad, fueron Aguascalientes, Chiapas, Durango, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Puebla, Sonora, Tabasco, Tlaxcala.

El niño Verde del sureste mexicano, Manuel Velasco, Gobernador de Chiapas, respondió a Mientras Tanto en México que esa información ni se genera, ni se guarda y no es su obligación hacerlo. Un aliado del Verde, el Gobierno del Estado de México, tampoco dio a conocer la información. Recién estrenado en la silla Alfredo del Mazo, refirieron únicamente catorce viajes internacionales del ex Gobernador Eruviel Ávila, pero no hubo detalles de los mismos ni gastos erogados, con un simple “no cuenta con registro de gastos efectuados en las giras internacionales realizadas por el Gobernador del Estado de México”.

Y si Ávila realizó solo catorce viajes al extranjero en seis años, el gobernador de Puebla, José Antonio Gali, se lo lleva de corbata: respondió haber realizado 97 viajes nacionales desde que tomó posesión en enero de este año, aunque en su opaco gobierno no hay registro de los gastos efectuados en esos casi cien viajes. Héctor Estudillo, el Gobernador de Guerrero, informó haber realizado 988 giras, pero tampoco presentó detalle del presupuesto guerrerense gastado.

Los gobiernos que más han gastado en hacer maletas y salir del Estado que gobiernan, son Quintana Roo, encabezado por Carlos Joaquín González, y Colima con José Peralta. Entre los dos, de acuerdo a las cuentas de Mientras Tanto en México y la reportera Alejandra Padilla, han gastado en menos de un año, 55 millones 317 mil 481 en viajes, lo cual significa el 81.8 del total sumado respecto los viajes de 17 gobernadores.

Carlos Joaquín, de hecho, en seis meses de gobierno ha gastado 41 millones de pesos en viajes; Peralta, 14.2 millones de pesos.

La transparencia en el uso de los recursos del Estado es un tema que en los últimos años ha cobrado relevancia, especialmente desde la ciudadanía, la sociedad civil organizada, el periodismo. Es la ausencia de transparencia el motor de la corrupción en México, si no se debe informar en qué y cómo se gastan el recurso proveniente de los impuestos, las inversiones, los servicios y los productos del Estado, la tentación de desviarlo se convierte en una realidad.

Ahí está el caso de Javier Duarte de Ochoa, ex Gobernador de Veracruz, hoy día en prisión, que durante seis años, contó con la complicidad del Congreso del Estado, de los integrantes de su gabinete por supuesto, y de la sociedad civil organizada, que no le exigieron, le presionaron y le reclamaron transparencia en el uso del presupuesto veracruzano, y que llevó a ese Estado al final del sexenio a tener una deuda histórica de más de 100 mil millones de pesos, y desviar miles de millones de ellos; tan solo en el último año de su inacabada administración, de acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación, fueron desviados 16 mil millones de pesos.

Los gobernadores ladrones, los opacos, los transas y corruptos, generalmente requieren de complicidades para serlo; en el caso de Duarte fue por muchos años cercano al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, contó por casi seis años con el apoyo de las autoridades de su partido el PRI, el aval de legisladores locales y federales, y la venia de las Secretarías Federales para que siguiera manejando dineros propios y ajenos.

Saber cuánto gastan los gobernadores en viajes es parte del combate a la opacidad, exhibir a los oscuros es también parte de lo mismo; lo que requerimos en México son sistemas de supervisión públicos o ciudadanos, que eviten la creación de más Duartes, la compra de Casas Blancas, obras con sobre costo y mal hechas.

El dato de los gobernadores que más gastan en viajes, y aquellos que se niegan a hacer pública esa información, que sirva para exhibir las condiciones que son caldo de cultivo para la corrupción.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio