Nick Carter, integrante de Backstreet Boys, acusado de violación por la actriz y cantante Melissa Schuman 

Foto: Tomada de Internet
 
Espectáculoz Miércoles, 22 Noviembre, 2017 04:26 PM

A través de una entrada en su blog, “Melissa Explains It All”, el pasado 2 de noviembre la actriz y cantante Melissa Schuman reveló haber sido violada por Nick Carter (Backstreet Boys), cuando rodaron juntos la película “The Hollows” (2004), producida para Family Channel de la cadena ABC.

“Estoy a punto de compartir algo que he querido fingir que nunca sucedió desde que tenía 18 años. Una carga que pensé que tendría que cargar por el resto de mi vida y sufrir en silencio”, son las palabras que inician el texto que no reveló el nombre de su agresor hasta dar detalles de lo que éste hizo y exponer que Schuman intentó denunciarlo.

Sin embargo, también detalla por qué ella no procedió en lo último: “Poco tiempo después del incidente, le confié a mi entonces representante, Nils Larsen, que quería exponerlo. Me escuchó y me dijo que investigaría un poco y trataría de encontrarme un buen abogado ya que tenía la intención de presentar cargos. Más tarde me informó que mi abusador, cuyo nombre revelaré más adelante en este artículo, tenía al litigante más poderoso del país. Él estaba en lo correcto. No tenía el dinero, la influencia o el acceso a un abogado que fuera lo suficientemente poderoso para enfrentar al asesor legal de mi abusador. Me dijeron que probablemente sería enterrada en la humillación, acusada de querer fama, y ​​en última instancia, me perjudicaría profesional y públicamente”.

Ese panorama y el apenas estar cimentando su carrera hicieron que la cantante se desalentara en denunciar a quien, en aquel entonces, mostró interés personal en ella y solicitó los pusieran en contacto vía telefónica. Al percibirlo como “muy cortés” esa charla, Schuman aceptó la invitación a visitarlo en su departamento de Santa Mónica cuando filmaran la película de Kyle Newman, pero fue en compañía de otro de sus compañeros a un lugar que describe como casi vacío de muebles. Allí, Carter, que tenía 22 años, les ofreció licor y tras divertirse con videojuegos, le propuso “ir a su oficina y escuchar música nueva”.

Schuman describió que al inicio todo se dio conforme lo sugerido pero que posteriormente comenzaron a besarse y prosigue: “Tomó mi mano y me llevó al baño contiguo a su oficina. Cerró la puerta y continuamos besándonos. Le pregunté qué estábamos haciendo allí. Él no respondió y continuó besándome. Luego me recogió, me puso en el mostrador del baño y comenzó a desabrocharme los pantalones. Le dije que no quería ir más allá. Él no escuchó. A él no le importaba.

El testimonio agrega que Carter le dijo que no se preocupara, pues no se lo contaría a nadie y ella dejó en claro que no se trataba de esa cuestión, sino de realmente no querer estar con él. Luego relata cómo “de todos modos me quitó el pantalón y procedió a realizarme sexo oral”. En todo momento ella insistió en su negativa y al no ser escuchada recurrió a apagar la luz para no verlo, creyente de que después de eso la dejaría.

Pero no pasó. En cambio Carter también se quitó su pantalón –ya en otro baño pues alguien había ido a tocar en el anterior- le pidió practicarle sexo oral diciéndole que era lo correcto en retribución: “Me sentí asustada y atrapada. Estaba visual y claramente creciendo su enojo e impaciencia hacia mí. No podría irme. Era evidente que no podía irme. Era más fuerte y mucho más grande que yo, no había forma de que pudiera abrir esa puerta o que alguien me ayudara. Mi amigo no pudo ayudarme, ni siquiera sabía dónde estaba. Entonces, cuando colocó mi mano sobre su pene, pensé que la única forma de salir era hacer que terminara lo que había comenzado. Ahí es donde me vi a mí misma, en mi reflejo, viéndome agredida y obligada a participar en un acto en contra de mi voluntad”.

En las líneas siguientes Melissa Schuman asegura que Nick Carter la violó y que al día siguiente, cuando su amigo la fue a despertar, él ya no estaba en la casa y ella no se atrevió a contar lo que pasó. Se había empeñado en olvidar lo sucedido e inició a evadir las llamadas del cantante con el que, por otras cuestiones laborales, tuvo que volver a relacionarse un tiempo después aunque con natural actitud tajante. Por cómo se dio ese encuentro y los contactos profesionales que tenían en común, que no favorecieron oportunidades futuras en su carrera, desistió de su sueño musical.

“Estaba rota. Estaba cansada. Estaba traumatizada”, reconoce para después decir que le contó todo a su terapeuta, familia y amigos, prometiéndose que sólo hablaría más allá de ese círculo “si se presentaba otra víctima” y así lo hizo tras ver que a finales de octubre RadarOnline citó el caso de una víctima anónima que pasó por algo similar.

La réplica de Carter a lo escrito por Schuman en su blog personal, se dio con una carta que éste le dirigió exclusivamente al portal de People, este miércoles 22 de noviembre, cuyo contenido es el siguiente: “Estoy conmocionado y entristecido por las acusaciones de Schuman. Mientras estábamos juntos, o en otro momento, Melissa nunca me expresó que lo que hicimos no fue consensuado. Tocamos juntos y grabamos una canción, y siempre fui respetuoso. Apoyo a Melissa tanto a nivel personal como profesional. Es la primera vez que escucho estas acusaciones, casi dos décadas después. La incomodidad o daño son contrarias a mi naturaleza y a todo lo que busco causar intencionalmente en alguien”.

 

 

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio