La fiesta del león


 
En Zerio Lunes, 6 Noviembre, 2017 12:00 PM

Un día el león de la selva dice “Voy a hacer una fiesta” y todos gritan “¡OLEEÉ!”.

La rana grita “¡Qué bien la voy a pasar, qué bien me la voy a pasar!”.

Entonces el rey de la selva pronuncia “¡Vamos a tener caramelos y bebidas!”… y todos “¡OLEEÉ!”.

La rana insiste: “¡Qué bien me la voy a pasar, qué bien me la voy a pasar!”.
Harto de escucharla, el rey explota:
“Van a estar todos los animales, menos uno que es verde con ojos saltones”, y  todos “¡OLEEÉ!”.

Y la rana:

“¡Que se amuele el cocodrilo!”.

Autor: El cocodrilo.

 

Mala pronunciación

Toc, toc.

“¿Quién es?”.

Lola.

“¿Qué Lola?”.

Loladrones.
“Espera que voy a por Lame”.

¿Qué Lame?

“¡Lametralleta!”.

Autor: Anónimo del NSJP.

 

Drácula en la panadería

— ¿Me da dos birotes?

“Pero, ¿usted no es Drácula?”.

Sí.

“Yo siempre había pensado que Drácula solo bebía sangre”.

— Sí, correcto; aquí afuera hubo un accidente y es para untar”.

Autor: Frankenstein.

 

Miedo

— Niña, ¿no te da miedo caminar sola por la calle de noche?

“Cuando estaba viva, sí”.

Autor: Otro fantasma.

 

Pregunta necia

— Amiga, ¿cuántos años cumples?

“Uno”.

— ¡¿Cómo que uno?!

“Los otros ya los tenía”.

Autor: Próxima cumpleañera.

 

Caldo gallego

Entra un señor a una tienda y pregunta al dependiente:
¿En qué pasillo encuentro latas de Caldo Gallego?

“¿Es usted gallego?”, pregunta el trabajador.
Visiblemente molesto, el cliente responde:

Efectivamente, sí soy gallego, pero dime una cosa: si te hubiera preguntado por pasta italiana, ¿me habrías preguntado si soy italiano? O si te hubiera preguntado por salchichas alemanas, ¿me habrías preguntado si soy alemán? O si te hubiera preguntado por un hot dog kosher, qué, ¿tengo que ser judío? O si te pregunto por tacos mexicanos, ¿me habrías preguntado si soy mexicano? ¿Lo habrías preguntado acaso?
“No, pues… ¡la verdad no!”.

Y qué tal si te pido un whiskey escocés, ¿me habrías preguntado si soy escocés?
“Pues no, seguramente no”.
Terriblemente indignado, el tipo grita:

Pues ahora dime, pedazo de #%@*&, ¿por qué carajos si te pido Caldo Gallego, me tienes que preguntar si soy gallego?

“¡Porque está usted en Office Depot!”.

Autor: Chef.

 

Gallo blanco, gallo negro

Un gallego fue por primera vez a una pelea de gallos en México. No tenía mucha idea, pero se decidió a apostar. Un hombre que estaba allí tampoco parecía entender de lo que se trataba y le pregunta:

— ¿Usted sabe cuál es el gallo bueno?

“Sí, claro, el gallo bueno es el blanco”.

El gallego fue adonde las apuestas e invirtió su dinero, pero la cosa no salió bien porque justamente el gallo blanco acabó destrozado, muerto. El gallego se acercó al mexicano y le dijo:

Pues menos mal que sabía cuál es el bueno, menuda paliza, ¿Cómo me dice que es el bueno?

“Es la verdad, el blanco es el bueno. El malo es el negro, un auténtico asesino”.

Autor: Residente del Mirador.

 

Reflexión meteorológica

— ¡Papá, papá! Un huracán se llevó el auto.

“Imposible hijo, yo tengo las llaves”.

Autor: Anónimo de un canal de televisión.

 

Obviedad

¿Sabe Usted qué le dijo un jaguar a otro?

“Jaguar you”.

Autor: Maestro de inglés.

 

Ciervo en Halloween

Residentes de los suburbios de Cincinnati pasaron el fin de semana tratando de localizar a un ciervo que ¡EN ZERIO! metió la cabeza en una calabaza de plástico y se le quedó atorada.

La llamada de auxilio llegó al Anderson Township Family Pet Center luego de que los vecinos vieron al animal metido en semejante lío. Aunque se les advirtió que podría ser peligroso intentar el rescate, la gente se vio dispuesta a ayudar al curioso ciervo.

Eventualmente los pobladores localizaron al animalito, lo cercaron con trampas y por fin un chico logró quitarle la estorbosa calabaza de la cabeza. El ciervo de inmediato fue a un arroyo a beber agua. Final feliz en Halloween.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio