Estos son los jueces que encarcelan y liberan a delincuentes

Foto: Tomada de Internet
 
Edición Impresa Lunes, 20 Noviembre, 2017 12:00 PM

Son 11 los jueces del Nuevo Sistema de Justicia Penal en Tijuana que diariamente determinan si delincuentes permanecen en prisión, quedan en libertad, son enjuiciados o les retiran los cargos. ¿Qué méritos los llevaron a ser nombrados? ¿Eran los mejores en las mediciones de conocimientos y aptitudes? ¿Qué relaciones familiares y de amistad sostienen dentro del Poder Judicial? ¿Qué casos han llevado y cuáles han sido sus resoluciones? A continuación, una revisión de sus primeros 17 meses de trabajo

En Tijuana son 11 los jueces del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) que deciden si homicidas, asaltantes, secuestradores, violadores y demás delincuentes, permanecen en la cárcel o salen en libertad. Son los llamados jueces de control.

Algunos llegaron a ese lugar gracias a sus relaciones de amistad, afecto o familiares, han liberado a peligrosos delincuentes, a pesar del riesgo que corren las víctimas y la sociedad; obtuvieron los puntajes más bajos en las evaluaciones para dichos cargos. Una jueza considera que un cuchillo de cocina no es un arma, esto para poder dejar en libertad a los delincuentes, y una más, es la esposa del encargado de asignar los casos a cada juez y es casualmente la que menos carga de trabajo tiene.

Si bien, para ser designado juez, se debe participar en un concurso que incluye, entre otros aspectos, un examen teórico, una entrevista, así como una valoración de preparación académica y trayectoria profesional, la decisión final recae en los magistrados que integran el Tribunal Superior de Justicia.

ZETA hace una revisión de los antecedentes, los nombramientos y los puntajes de los encargados de la impartición de justicia en Tijuana, así como un diagnóstico de su trabajo en sus primeros 17 meses de trabajo.

 

La jueza para la que un cuchillo es un utensilio de cocina y no un arma

Patricia Hernández Haro

Patricia Hernández Haro es conocida como una de las jueces más garantistas en Tijuana. Durante sus primeros meses en el cargo, liberó a 61 imputados por considerar que su detención había ocurrido de manera ilegal.

Uno de estos casos ocurrió en junio de 2017, cuando no dictó prisión preventiva a un hombre denunciado por lesiones agravadas, crueldad animal y daño en propiedad ajena.

El detenido fue acusado de agredir con un objeto punzo cortante a un perro de raza pitbull, romper uno de los cristales del vehículo del propietario del perro y luego propinar un machetazo en la espalda a una mujer que reportó los hechos ocurridos en la colonia Osuna Millán.

Ya que los afectados no comunicaron de inmediato los hechos a la Policía Municipal, la juzgadora consideró que la detención no ocurrió en flagrancia, por lo que vinculó a proceso al imputado, pero lo dejó en libertad, pese al miedo que expresaron las víctimas a ser atacadas nuevamente.

Entre los criterios garantistas que ha aplicado en las audiencias que ha celebrado, está la reclasificación del “delito de robo con violencia” a “robo simple”. Esto porque el atacante utilizó un cuchillo para llevar a cabo el asalto, pero, para Hernández Haro, este objeto es un utensilio de cocina y no un arma, expuso al representante de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que llevó el caso.

Y no fue una de las mejores evaluadas al momento de concursar por su cargo como jueza, obtuvo una calificación final de 312.66 de un máximo posible de 400, que la situó en el número 10 de 17 participantes. La calificación, bajo una escala de 0 al 100, correspondería a 78.16.

No obstante, esto no le impidió obtener 15 de 16 votos de los magistrados para convertirse en juez. Antes de ello, Patricia Hernández Haro trabajaba como secretaria de acuerdos en el Juzgado Séptimo de lo Penal, en Tijuana.

De acuerdo con estadísticas del Poder Judicial, Hernández Haro es quien más audiencias ha celebrado en el periodo comprendido del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017, en Tijuana, con un porcentaje de 13 por ciento, cuatro puntos porcentuales por encima del promedio.

 

A quien su hermano magistrado alcanzó a acomodar (antes de ser removido)

Verónica Carolina Cataño González

El 15 de junio de 2016, Verónica Carolina Cataño González fue nombrada una de los 12 jueces de control, por parte de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado, uno de ellos era su hermano, Carlos Cataño González, quien fue removido.

En 2016, el ex magistrado fue inhabilitado durante 10 años a raíz de una investigación del Consejo de la Judicatura Federal, la cual arrojó irregularidades en la admisión y resolución de 15 amparos relacionados con la importación de autos provenientes de Estados Unidos y que fueron cruzados por las aduanas de Mexicali y San Luis Río Colorado, periodo en que Cataño trabajó para los juzgados federales.

La jueza Cataño González no contó con el voto de su hermano, de haberlo hecho, el entonces magistrado habría incurrido en la violación del Artículo 18 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Baja California.

El cual indica que “ningún nombramiento para empleado de la Administración de Justicia o auxiliar de ésta, podrá recaer en los casos a que se refiera el reglamento y en ascendientes, descendientes, cónyuges o colaterales dentro del cuarto grado por consanguinidad de los consejeros al Consejo de la Judicatura y magistrados del Tribunal”.

Como castigo a la inobservancia de esta disposición, está la remoción inmediata respecto del servidor público indebidamente designado.

Pero el hecho de que Cataño González no haya votado el nombramiento de su hermana, no significa que no la haya apoyado. Un mes antes de la designación, el entonces magistrado había sido notificado de la resolución en su contra por parte del Consejo de la Judicatura Federal.

Fuentes del Poder Judicial, en Baja California, señalan que Cataño González negoció el ingreso de su hermana como jueza entre sus compañeros magistrados antes de ser removido. Nueve de los 16 magistrados que integran el Tribunal, votaron a favor de ella, incluido el entonces presidente Jorge Armando Vázquez.

 

…y esposa de quien asigna los casos a jueces

Con su esposo Herman Álvarez

Pero no es la única relación familiar de la jueza Cataño González dentro del Poder Judicial. Herman Cruz Álvarez Villarello, su esposo, se desempeña como jefe de la administración del Poder Judicial en Tijuana.

Entre sus funciones está la de distribuir los números únicos de caso a los jueces de control para que celebren las audiencias, entre ellos, a su esposa, quien del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017, celebró el 8.8 por ciento de las audiencias celebradas en Tijuana.

Si bien, en la plantilla del personal del Poder Judicial, disponible para su consulta en línea, correspondiente a marzo de 2017, Álvarez Villarello aparece como sub-jefe del Centro de Justicia Penal Oral de Rosarito, con un sueldo de 42 mil 871 pesos mensuales, que en menos de un mes después ya se encontraba laborando en Tijuana.

Precisamente, entre 2016 y 2017, Cataño González se desempeñó también como juez de apoyo en Playas de Rosarito, en el mismo sitio donde su esposo trabajaba.

Cataño González tampoco obtuvo una calificación sobresaliente en el concurso para convertirse en juez, llegó a una sumatoria de 325.66, de un máximo posible de 400, el equivalente a 81.41, en una escala del 0 a l00.

Debutó en el Poder Judicial como jueza, antes de ello se desempeñaba como defensora pública, junto con Tania Guadalupe Vega Gordillo.

 

La amiga de Cataño

Tania Guadalupe Vega Gordillo

Tania Guadalupe Vega Gordillo fue designada como jueza de manera unánime por los 16 magistrados que integraban el Tribunal, el 15 de junio de 2016. Entre ellos, Carlos Cataño González, quien dentro del Poder Judicial es identificado como su impulsor en la designación.

Esto gracias a que Vega Gordillo hizo carrera junto con Verónica Carolina Cataño González, dentro de la defensoría pública, pero obtuvo una calificación inferior a la de ella, con 312.66 puntos de un máximo posible de 400, esto es 78.16 de 100.

Del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017, ha celebrado 9.3 por ciento de las audiencias llevadas a cabo.

La jueza Vega Gordillo tiene entre sus casos, el de José Rodríguez Vázquez “El Huevo”, quien se encuentra vinculado a proceso por los homicidios de su pareja sentimental, Ana Karen Flores, y de su hijastro Jared, a quienes prendió fuego en su departamento.

Concedió un plazo de investigación de cinco meses a la Procuraduría, por lo que será en marzo de 2018 cuando el imputado regrese a los tribunales. Mientras tanto, dictó la medida cautelar de prisión preventiva contra “El Huevo”.

 

A quien le hicieron válido un examen que presentó siete años antes

Gerardo Anguiano Ceja

Gerardo Anguiano Ceja concursó para convertirse en juez, en 2009, y al hacerlo, obtuvo un puntaje de 300 de un máximo de 400, esto es un resultado de 75 en una escala de 100.

Al momento en que se publicó la convocatoria para designar jueces de garantías del Nuevo Sistema de Justicia Penal, en la cual Anguiano Ceja participó el 12 de marzo de 2009, la cláusula novena indicaba que los participantes que no serían asignados jueces al término del concurso, tenían la oportunidad de integrar una reserva de personas en caso de existir vacantes.

Sin embargo, esta consideración tendría “vigencia de un año a partir de la fecha en que se hayan realizado las designaciones de jueces y será exclusivamente para el partido judicial de Mexicali”.

Anguiano Ceja fue nombrado juez de control hasta el 15 de junio de 2016, siete años después y designado a Tijuana, otra violación a la convocatoria del propio Poder Judicial.

Esto gracias a que el Consejo de la Judicatura de Baja California publicó un aviso en el boletín judicial, con fecha del 26 de febrero de 2016, donde informa que, mediante un acuerdo tomado en sesiones celebradas ese mes respecto a la convocatoria para designar 40 jueces de control, publicada también en esas fechas, a 20 personas se les debía incluir en el listado de candidatos elegibles.

Esta lista estaba compuesta por quienes habían participado en el proceso de selección para juez de garantía, publicado el 12 de marzo de 2009, y en el concurso de oposición para juez de control, con fecha del 6 de abril de 2015.

En el listado estaba Anguiano Ceja, a pesar de que esto contrariaba a la convocatoria en la que participó.

El juez Gerardo Anguiano Ceja obtuvo 16 votos para su nombramiento, por lo que se le designó de manera unánime por parte de los magistrados. Al momento de participar, fungía como secretario de Acuerdos en la Sala Cuarta Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Baja California, en el sistema tradicional, esto significa que no tenía experiencia en el sistema penal oral.

Si bien, Anguiano Ceja fue nombrado juez de control con sede en Tijuana, como la mayoría de sus compañeros al momento de la designación, se validó que pudieran trabajar en otras sedes, dependiendo de la carga de trabajo, por lo que también se desempeña como juez de apoyo en Mexicali.

Según información del Poder Judicial, Anguiano Ceja ha celebrado 4.5 por ciento de las audiencias que del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017, se han llevado a cabo en Tijuana, el porcentaje más bajo entre los jueces.

 

El de la calificación más baja

Tras presentar un examen teórico y de conocimientos, ser entrevistado y revisar sus méritos, Daniel Aguilar Patiño obtuvo una sumatoria final de 295.33 de 400, lo que corresponde a un 73.83 de 100.

Esto lo coloca como el juez peor evaluado entre sus once compañeros, y su experiencia laboral incluía haber sido secretario Actuario del Juzgado Primero de lo Penal, en San Quintín, y secretario de Acuerdos del Ministerio Público, así como defensor de oficio.

Obtuvo 10 de los 16 votos posibles al momento de ser elegido por los magistrados. En contraste, ha celebrado 11.8 por ciento de las audiencias que se realizaron de 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017, el tercer número más alto.

 

La que dejó libre al estadounidense que después fue detenido en su país

Leticia Larrañaga Vizcarra

En abril de este año, James Tyler Yeager fue detenido en el fraccionamiento San Antonio del Mar, después de que vecinos solicitaran la intervención de la policía por los robos que cometía.

Aunque su detención ocurrió en flagrancia cuando entró a una casa con una escopeta para someter al propietario y cometer el robo, la jueza Leticia Larrañaga Vizcarra retiró los cargos en su contra y lo puso en libertad debido a que el abogado defensor del estadounidense argumentó que el Ministerio Público no contó con un perito certificado que explicara los cargos a James Tyler.

Lo curioso es que la jueza tampoco contaba con un perito traductor al momento de la audiencia celebrada el domingo 30 de abril. Quien se encargó de la traducción fue Herman Álvarez -esposo de la jueza Cataño González-, jefe administrativo de los juzgados, por ser el único que sabía inglés al momento de la audiencia, ya que había términos que no podía traducir del español al inglés para el imputado, el abogado defensor Fernando Benítez, le hizo de traductor.

Los vecinos de San Antonio del Mar reclamaron la liberación. Incluso, la Procuraduría investigaba la participación del estadounidense en un doble homicidio al momento de la liberación.

La representante del ministerio público argumentó que se había contactado al Consulado de Estados Unidos en Tijuana para que hicieran la traducción correspondiente, pero la jueza tomó su determinación.

En octubre de este año, el estadounidense fue detenido en la frontera de México y Estados Unidos al intentar ingresar a ese país a un ciudadano chino indocumentado, ahora se encuentra detenido en San Diego, California.

Leticia Larrañaga Vizcarra obtuvo una de las calificaciones más altas entre sus compañeros, 360.66 de un máximo de 400 puntos, el equivalente a 90.16 de 100.

Además, contaba con una amplia experiencia profesional, se desempeñó como juez noveno de lo penal en Tijuana, eso lo llevó a ser designada de manera unánime por los 16 magistrados.

 

La del puntaje más alto que quitó cargos por secuestro a ex policías

Leonor Garza Chávez

Entre los jueces de control, Leonor Garza Chávez consiguió el puntaje más alto al momento de su nombramiento, 370.66 puntos de 400, el equivalente a un 92.65 de 100. De ahí que contara con el voto de 14 de los 16 magistrados que integraban el Tribunal.

Durante su tiempo como jueza, Garza Chávez ha celebrado el 10.2 por ciento del total de audiencias realizadas en Tijuana.

En una de ellas, celebrada en septiembre de 2016, la juez Garza Chávez reclasificó el delito de “secuestro” a “privación de la libertad”, que se le imputó a Fabián Chan Velázquez y Francisco Gómez Casillas, ex policías municipales que, a punta de pistola, le dijeron “esto es un secuestro” a un hombre y lo mantuvieron privado de su libertad.

Sin embargo, como no se concretó la solicitud de dinero a la familia, la jueza determinó que no había elementos suficientes para vincularlos por secuestro. Esto cambió la posible sentencia de 40 a 80 años, a un máximo de siete años y un mínimo de tres años de cárcel.

Garza Chávez se desempeñó como secretaria de tribunal del Tercer Tribunal Unitario del Decimoquinto Circuito antes de ser jueza.

 

La recién nombrada

Claudia Pamela Tom Jiménez

Claudia Pamela Tom Jiménez fue designada jueza, el 15 de agosto de este año, luego que el juez Héctor Herrara Robles renunciara a su puesto por motivos de salud. Un año antes, en junio de 2016, Tom Jiménez alcanzó apenas tres de los votos de los magistrados.

Entre los actuales jueces se ubica, solo por encima del juez Daniel Aguilar Patiño en cuanto a calificación, con un puntaje de 304.66 de un máximo de 400, esto es 76.16 de 100.

Debido a su poco tiempo en el tribunal, ha celebrado apenas el 0.2 por ciento de las audiencias hasta el corte del 30 de septiembre de 2017.

 

El resto

Martha Elvia Luna
Vargas

Antes de convertirse en jueza, Martha Elvia Luna Vargas fungía como secretaria de cuenta de la Sala Cuarta Penal en Tijuana. Obtuvo uno de los mejores puntajes entre sus compañeros con una sumatoria de 358.66, un 89.66 si se traslada a una escala de 100 y fue elegida de manera unánime por los magistrados. En un año ha celebrado el 9 por ciento de las audiencias, además de haber fungido como juez de apoyo en Mexicali.

 

 

 

 

Fidel García Villanueva

Por su parte, está el juez Fidel García Villanueva, quien se coloca entre los últimos lugares de las calificaciones obtenidas entre los jueces de control con sede en Tijuana, con un puntaje de 309.32, lo que representa un 77.33.

García Villanueva ha celebrado el 10 por ciento de las audiencias realizadas en esta ciudad, en un periodo de un año.

 

 

 Adán Méndez Castro

Por último,  el juez Adán Méndez Castro obtuvo una calificación de 348.33 de 400, el equivalente a un 87 en una escala de 100. Obtuvo diez de los 16 votos de los magistrados y entre sus antecedentes laborales, está el haber sido agente del ministerio público y ha presidido el 10.6 por ciento de las audiencias celebradas del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017.

 

 

A lo largo de 505 días, estos jueces han celebrado 7 mil 482 audiencias en Tijuana. De éstas, 5 mil 995 corresponden a audiencias en etapas de investigación, mil 377 a audiencias en etapa intermedia, 81 en etapa de ejecución y 29 en etapa de enjuiciamiento.

Cada uno percibe un sueldo mensual de 61 mil 847 pesos, mientras que, entre sus prestaciones y remuneraciones, está el disfrute de 30 días hábiles de vacaciones al año, seguro de gastos médicos mayores que cubre cirugías, hospitalización, consultas, medicamentos, análisis clínicos, tratamientos dentales y reposición de lentes, seguro de vida.

También se les otorgan viáticos diarios de 3 mil 500 por viajes fuera del Estado y de 2 mil pesos diarios si es dentro de Baja California.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio