Calaveraz


 
Cartaz Lunes, 6 Noviembre, 2017 12:00 PM

Chispas levanta el taller

que trabaja en esta casa,

que de libertad arrasa

nuevos muertos a saber.

 

Quiere colocar al centro

del escenario, discurso

que sin fin, siga su curso,

pronunciado desde dentro

 

de las ilustres calacas,

que claman, que pronto venga

la epidemia que contenga

un sonido de maracas.

 

Y el clamoroso entierro

de los males nacionales,

locales y federales,

que nos lanzan al destierro.

 

* * *

 

Quien quiera gozar de veras,

inocentes calaveras,

lo primero con que sueña:

que la censura permita,

 

que pasen nuestros poemas,

que lleguen sus chispas buenas,

de inteligentes esquemas,

y se cimbren las arenas,

 

con escándalo ancestral,

del entierro más jovial

de nuestro mal nacional,

hidra de las mil cabezas

y otro tanto de torpezas:

primero, la incompetencia;

segunda, la mala influencia

de la transa y del cochupo,

que ya rebasa su cupo,

con reparto substancial

de las recomendaciones.

 

* * *

México lindo y querido,

si muero dentro de ti,

que digan que fue luchando

contra las ratas del PRI.

 

Letal llegó en el dieciocho,

nuestra madre calavera,

cogió a todos los partidos

y los mandó a la nevera.

 

Para que los mexicanos

por fin pudieran juntarse,

para vigilar las cuentas

y por fin recuperarse.

 

De tanto inepto y ladrón

que era apapachado, tanto

por la Dictadura perfecta,

con su perfecto atraganto.

 

De tanto nombre de calle

que da la inmortalidad,

a tanto inicuo que impune

paseó tanta iniquidad.

 

* * *

 

Final

¡Te imploramos madre muerte,

no te tardes en venir

a purificar la suerte

de la Patria, en devenir!

 

Pseudónimo: “Todos a una”.

 

Calaveras enviadas por Javier Prieto Aceves

 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio