Amparos “frenan” selección de magistrado

Foto: Eduardo Villa
 
Edición Impresa Lunes, 6 Noviembre, 2017 12:00 PM

A la juez Lourdes Molina y al secretario de la Judicatura, Enrique Magaña, les fueron concedidos amparos por parte de la justicia federal sobre los agravios que comprobaron, fueron objeto con el examen teórico en el proceso de selección de un magistrado para el TSJE. Esto significa que, mientras en el Consejo de la Judicatura la selección continuará, cuando la lista llegue al Congreso del Estado, estos no podrán elegir hasta en tanto los juicios de amparo hayan sido determinados

Dos amparos, con la posibilidad que se integren otros dos, han “frenado” el proceso de selección de magistrado numerario que quedó vacante a raíz de la salida por inhabilitación, del abogado Carlos Cataño, con lo que podría prolongarse de forma indefinida.

Los recursos federales fueron interpuestos de manera individual por la juez Lourdes Molina y por el secretario general del Consejo de la Judicatura, Enrique Magaña Mosqueda, quienes se inconformaron por una serie de inconsistencias que, consideran, actuaron en su perjurio, según comentó la integrante del Consejo de la Judicatura, Miriam Niebla Arámburo.

En entrevista para ZETA, la magistrada aseveró que esta semana recibieron la suspensión definitiva de ambos aspirantes “que no alcanzaron la calificación requerida para pasar a la siguiente ronda”.

Los argumentos expuestos por la aspirante Lourdes Molina son que es inconstitucional que se lleve a cabo un examen teórico para la selección del nuevo magistrado, además de reclamar una serie de inconsistencias en los reactivos que se utilizaron para las pruebas, lo que fue avalado por un juez federal que consideró había suficientes elementos para suspender el proceso en lo que se toma una decisión. Dichos argumentos son similares a los expuestos por el aspirante Magaña Mosqueda, solo que su inconformidad llegó un día después.

Según Niebla Arámburo, si bien esto detendrá el proceso de selección de magistrado, el amparo es claro al indicar que el Consejo de la Judicatura deberá continuar con las evaluaciones y entregar la lista de candidatos al Congreso del Estado, pero será este último el que detenga el procedimiento hasta que la justicia federal emita una resolución.

El amparo también contempla que el único motivo por el que se elegiría a un nuevo magistrado numerario es que existiera una vacante que no pudiera ser solventada por algún supernumerario, lo cual podría ocurrir en determinado caso, pues el magistrado Raúl González Arias debería dejar el puesto en febrero de 2018.

Este panorama podría materializarse, pues los tres supernumerarios forman parte del pleno del Tribunal de Justicia para cubrir las vacantes de Cataño, Perla Ibarra Leyva y Olimpia Ángeles. Sin embargo, en octubre interpuso un amparo con el que pretende dejar sin efecto su separación del cargo por edad.

Esto se debe a que, según Niebla, la Ley establece que por encima de cualquier bien particular, se encuentra el bien común.

Los aspirantes a ocupar el cargo de magistrado numerario que dejó disponible Carlos Cataño son: Karla Amaya Coronado, Jesús Angulo Guzmán, Jesús Antonio Chávez Hoyos, Ana María Elías González Rosas, Jorge Osvaldo Flores Ruiz, Alejandro Isaac Fragoso López, Andrés Garza Chávez, Pedro Galaf Hernández García, Nelson Alonso Kim Salas, Rodolfo Lira Pedrín, Gustavo Medina Contreras, María Dolores Moreno Romero y Marcelino Zepeda Berrelleza.

A estos trece se unirían los últimos tres entrevistados: Luciano Angulo Espinoza, Víctor Manuel Fernández Ruiz de Chávez y Juan Salvador Morones Pichardo, quienes en su momento interpusieron recursos de revisión con resultados benéficos para su inclusión en la lista.

 

Siempre habrá inconformes

Pese a que este proceso judicial se “paralizó” de manera momentánea a raíz de dos amparos, y que el proceso previo fue suspendido por dos años, para la magistrada Miriam Niebla no es necesario hacer algún tipo de modificación a los procesos de selección.

Afirmó que en estos temas siempre habrá inconformes y la justicia federal precisamente está para dar certeza de que todo se realiza conforme a derecho, por lo que en su opinión, no importa cuántas adecuaciones o reformas al reglamento de carrera judicial o a la Ley Orgánica se hagan, siempre habrá impugnaciones y amparos.

Indicó que en el pasado proceso, que duró dos años y del que resultó nombrada Columba Amador Guillén, recibió amparos hasta por la ubicación en la lista enviada al Congreso, pues los inconformes señalaron que eso los agraviaba.

En algunas ocasiones se podría pensar que se beneficia a uno o a otro, pero también se debe considerar el factor humano y sus intenciones de mejorar.

Al señalar esto, Niebla indicó que una persona puede reprobar un examen y a los meses obtener la calificación sobresaliente y no por eso se le está apoyando, sino que cada individuo puede mejorar sus condiciones y herramientas.

Acorde con la magistrada, el Consejo de la Judicatura es un filtro para que las personas con mejores conocimientos sean propuestas ante el Congreso, lo cual no quiere decir que las otras personas no estén capacitadas, sino que en ese momento se eligió a las que mostraron mejores resultados.

Sobre la inconformidad de la juez Lourdes Molina, Niebla expuso que la convocatoria presentaba todas las especificaciones y además se firmó un documento donde aceptaban esos lineamientos. Sin embargo, se encuentra en su derecho de mostrar inconformidad por los resultados que no le favorecieron.

Este proceso, al igual que el anterior, ha estado plagado de impugnaciones y procesos judiciales, debido a que los aspirantes creen que hubo irregularidades en la selección.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio