Se agudiza conflicto entre transportistas

Fotos: Enrique Botello
 
Edición Impresa Lunes, 23 Octubre, 2017 12:00 PM

Dos grupos con intereses particulares solicitaron 450 permisos de taxi para competir por el pasaje, sin embargo, la rivalidad y falta de entendimiento han detenido el proceso de aprobación. Existe un Consejo Técnico integrado por los mismos concesionarios que impiden al Ayuntamiento avanzar revalidaciones, cambios de ruta e incluso sanciones

En un escenario donde la Unidad Municipal de Transporte (UMT) de Ensenada no ha sido capaz de imponer control, el sector transportista inició enfrentamientos en las calles donde microbuseros se enfrentan con taxistas, y taxistas contra prestadores del servicio Uber.

Los problemas los protagoniza el transporte masivo conocido como línea Rojo y Blanco, Amarillo con Blanco y Vigía, versus taxistas que al parecer invaden rutas de microbuses.

Ambos grupos, por competencia o rivalidad en el servicio, han realizado en 2017 alrededor de 485 solicitudes de permisos para taxi que no han sido aprobados; 150 los inició Raúl Carrillo Espinoza, presidente de la Unión Estatal de Transporte en Baja California (UETBC), 300 los pidió  José Noruega y 30 más fueron tramitados por personas ajenas al conflicto.

El martes 17 de octubre, en sesión de Cabildo, fue necesario sacar del Orden del Día el Dictamen 019-2017 donde se trazan las condiciones para aprobar un permiso, ya que los dos bandos se apersonaron en la sesión, unos para manifestarse en contra y otros a favor del dictamen.

“Tú no vives de esto, generar más anarquía y ruina es un crimen”, “¿Para esto sirve la UMT, nos quieren fregar?”, “Ni un permiso más a taxistas”, escribieron inconformes en cartulinas.

Taxistas de línea Azul y Blanco y Ubers

De aprobarse las licencias, sumarán 900 en todo el municipio, según estadística de la Unidad, tal cantidad es factible de acuerdo con las autorizaciones per cápita que se manejan en Playas de Rosarito y Tijuana. Cada permiso tiene un costo de 12 mil  pesos, que representa un ingreso de apenas 5.8 millones de pesos para el gobierno municipal.

Ante la problemática, el alcalde Marco Novelo Osuna no ha emitido un posicionamiento y ha dejado el conflicto en manos de la UMT.

 

Una bomba de tiempo

El nivel de ataque ha llegado a las amenazas. Los masivos advirtieron que usarán la fuerza para retirar a los taxistas de su camino, pues aseguran que estos invaden las rutas sin la debida vigilancia de la UMT que dirige Julio Felipe Santana Romero, hijo del líder local de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la regidora María Rosa Guzmán Agúndez.

Raúl Carrillo aseguró que no descansará hasta tener las licencias de taxi, pues cumplen con los requisitos.

“Después de que sangran con tres pesos más a la tarifa, o sea, al pueblo, quieren evitar un transporte más barato, moderno, eficaz y capacitado; o sea, los dueños de las calles son Rojo y Blanco, y Amarillo y Blanco”, compartió en referencia al reciente aumento al transporte público de 10 a 13 pesos.

Otro ejemplo de agresión se presentó el lunes 16 de octubre, cuando la Dirección de Seguridad Pública Municipal atendió un reporte ciudadano porque varios taxistas acorralaron y arremetieron en contra de un chofer del servicio Uber en la central camionera, sobre la calle Riveroll. No hubo detenidos.

“Deberíamos tener mano firme con ese tema porque se puede desbordar”, dijo el regidor Iván Duarte Córdova, coordinador de la Comisión de Seguridad, Tránsito y Transporte.

 

UMT, cero resultados

El secretario de la Unión de Transportistas Independientes, Heriberto López López, pide que el Ayuntamiento respete las promesas e impida la aprobación de los permisos.

Una de las condicionantes para incrementar la tarifa de 10 a 13 pesos fue hacer importantes inversiones en capacitación, compra de unidades nuevas y uniformes.

“Hemos cumplido”, aseguró, y hay quienes deben hasta 48 mil dólares a las agencias por la compras de los vehículos nuevos, pero cómo van a pagar si hay tanta competencia.

Acusó de poca vigilancia por parte de la UMT, permitiendo que cualquier transportista se meta a las rutas de los microbuseros, y advirtió que tampoco descansarán hasta ver resultados, sobre todo, no permitirán la proliferación de permisos.

 

Consejo tiene “secuestrado” el transporte

El Ayuntamiento de Ensenada no puede resolver asuntos relacionados con la movilidad urbana, es necesario consultar al Consejo Técnico de Transporte Público en Ensenada, integrado por concesionarios del transporte masivo, mencionó uno de los integrantes de sala de regidores.

El Artículo 26 del Reglamento de Transporte Público obliga al consejo a emitir opinión o recomendaciones, cualquier incumplimiento a estas, será presentado ante el Cabildo para que resuelva en definitiva, pero mientras no sesionen los temas, se entramparán.

De entrada, urge una opinión del Consejo para la revalidación de los permisos de transporte de las empresas maquiladoras, alrededor de siete, pero como no se ha emitido algún documento, el gobierno municipal no ha podido recaudar cerca de 800 mil pesos que representa este trámite.

En este caso, los transportistas se quejan de que choferes de estas unidades son competencia desleal porque en su paso para distribuir al personal también levantan pasaje. Otro  problema es un  empate de rutas en la delegación de San Quintín entre dos concesionarias del transporte masivo, y mientras no emitan declaración, la Comisión de Seguridad, Tránsito y Transporte seguirá detenida.

 

Estudiantes, adultos mayores y niños, batallando

En medio de la disputa por el territorio, el descuento para todos los estudiantes sin importar si pertenecen a escuela pública, privada, semiescolarizada o de cualquier tipo, en cualquier grado escolar, apenas prosperó.

El edil Cristian Vázquez González lamentó la inaplicación de este derecho ciudadano que no ha sido respetado por una supuesta mala comunicación, o a una vigilancia deficiente, a pesar de que se publicó en el Periódico Oficial desde el 6 de octubre.

Con la nueva reglamentación desaparecieron las tarjetas adicionales pagadas por estudiantes en oficinas adaptadas por concesionarios del transporte.

Anteriormente los alumnos de escuelas privadas pagaban boleto completo con el argumento de que “tienen dinero, cuando la realidad es que muchos de ellos lo hacen por necesidad, a falta de cupo en escuelas públicas o por la inexistencia de la carrera deseada, sacrificando vivir con lo justo, trabajando y asistiendo a clases, todo con el fin de cumplir sus metas”, manifestó.

Además de ser usuario, Vázquez, quien ha sido insistente en el tema de la regulación del servicio de transporte, llama al dialogo para que no solo se beneficie el sector, sino a la población.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio