Peña Nieto y su laberinto

Foto: Internet/Santiago Nieto, la víctima
 
Opinionez Lunes, 30 Octubre, 2017 12:00 PM

Soy de los que piensan que el Presidente Enrique Peña Nieto, en sus momentos de soledad, reflexiona acerca de su mandato y verdaderamente cree que su trabajo lo está haciendo bien, y lo más delicado que es valorado y apreciado por la mayoría de los mexicanos.

Me da la impresión que su círculo más cercano de colaboradores no le informan de asuntos negativos para que no se deprima ante los malos resultados de su administración y sobre todo, de las críticas recurrentes. Al inicio de su gobierno se le veía como un hombre poderoso que había regresado junto con su partido, el PRI, no solo a recuperar el poder, sino a perpetuarse. Seguramente pensaban que 12 años sin gobernar habían sido suficientes y que la gente volvería a brindarles su confianza porque ellos -decían- que sí hacían bien las cosas.

Hace tan solo cinco años tenía a la oposición a sus pies, mientras Peña Nieto fortalecía los liderazgos de Gustavo Madero, en el PAN, y Jesús Ortega, en el PRD, se aprobaba el llamado “Pacto por México”, donde los partidos políticos, sin ofrecer resistencia, entregaron la agenda legislativa al Ejecutivo. En el tema de seguridad, el gobierno en lugar de ofrecer una estrategia diferente, pero efectiva, decidió como política de estado obligar a los medios de comunicación a que el tema desapareciera de la agenda pública. Apostó a creer que si las notas se eliminaban de las primeras planas y los espacios electrónicos, entonces la población percibiría inexistencia del problema. La realidad los superó y hoy en día tenemos los peores resultados en el combate a la inseguridad.

El desprecio por las instituciones ha sido una constante del Presidente Peña Nieto y los suyos. El último caso es la destitución del responsable de investigar y castigar los delitos electorales (Fepade), Santiago Nieto. En lo personal y por lo que he escuchado de gente que conoce el trabajo de Santiago Nieto, se le considera bastante incompetente, su llegada a la Fepade fue sumamente cuestionada, pero a pesar de todo, logró mantenerse.

La Procuraduría General de la República investiga actos de corrupción entre la empresa Odebrecht y altos funcionarios de Pemex, el principal sospechoso es Emilio Lozoya, quien a su vez fue el responsable de administrar los recursos de campaña del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto.

Todos los caminos conducen a que Odebrecht fue uno de los más entusiastas donadores de dinero a esa campaña. Si bien, los directivos de esta empresa fueron castigados en otros países; en México, el tema había sido tratado con gran hermetismo hasta que Santiago Nieto se encargó de “filtrar” a medios de comunicación, información delicada sobre el caso. Es muy probable que el titular de la Fepade sufriera presiones para tratar de detener la investigación y de ahí su reacción de entregar a la prensa información privilegiada.

El gobierno de Peña, extraviado en sus principales áreas, decidió mejor destituir a Santiago Nieto en un movimiento por demás torpe, ahora todos los partidos políticos de oposición están solicitando su reinstalación y lo más peligroso, hicieron víctima a una persona que no valía la pena. Ahora Santiago Nieto está aprovechando de maravilla su momento y se está convirtiendo en otra víctima más de la administración federal.

De esta manera se escribe una historia más de obscuridad en el gobierno de Peña Nieto que, ante el temor de un mayor descredito, opta por la vía fácil: intentar silenciar a los rivales, pero como ha sido una constante, los problemas ante la falta de operación política le revienta en sus narices.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas, comunicación y campañas; se ha desempeñado como vocero en la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Desarrollo Social en el Gobierno Federal, así como Director de medios en la presidencia de la República. También fungió como Director de Comunicación Social en el Gobierno del Estado de Baja California. @CasoAlejandro

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio