Grupo Coordinación rebasado y sin estrategia

Foto: Cortesía
 
Edición Impresa Lunes, 2 Octubre, 2017 12:00 PM

El Consejo Estatal de Seguridad, encabezado por el gobernador Francisco Vega de Lamadrid, solo sigue reaccionando ante la violencia provocada por narcotraficantes. La evidente falta de coordinación entre policías y fiscalías permite la libertad de criminales identificados y el aumento de incidencia delictiva. De la Cruzada por la Seguridad, desde el CCSP que trabaja en el análisis de resultados, señalan “no hay avances… y no está funcionando”  

La agenda de inseguridad en Baja California la marcan los cabecillas de primer, segundo y tercer nivel de los cárteles de droga, de Sinaloa, Jalisco y los Arellano Félix, mientras las autoridades municipales, estatales y federales, son incapaces de truncarla.

El incremento en los homicidios y los robos violentos,  muestra que el Grupo Coordinación ha sido rebasado. El hecho de que conozcan el modus operandi de los criminales y la identidad de los jefes delictivos y sus grupos de sicarios sin que hasta el momento hayan sido capaces de contenerlos o fincarles responsabilidad judicial, evidencia la ausencia de una estrategia conjunta. Deja claro que los constantes anuncios de droga asegurada y delincuentes detenidos -posteriormente liberados-, son acciones desarticuladas y no existe coordinación con las fiscalías.

Han transcurrido 109 días desde que las fuerzas del orden integradas al Consejo de Seguridad de Baja California firmaron otro convenio de coordinación por la seguridad al que llamaron “Cruzada por la Seguridad: Tarea de Todos” y la jornada sangrienta – particularmente en Tijuana- sigue en aumento. En junio, cuando firmaron por la cruzada, se cometieron 152 asesinatos, mientras que durante septiembre se han enlistado 194 muertes violentas.

Ladrones y vendedores de droga al menudeo, están convertidos en asesinos, las autoridades dicen que son “sicarios desechables”, pero las policías operativas y las fiscalías han sido incapaces de sacarlos de las calles.

La ausencia de estrategia es evidente en una entidad federativa que en nueve meses ya registra mil 650 asesinatos violentos (mil 266 en Tijuana), de los cuales el 80 por ciento está relacionado con narcomenudeo. Mientras que en el mismo lapso, solo 3 mil 540 narcomenudistas han sido detenidos  (mil 640 en Tijuana), pero de esos, solo seis permanecen en prisión, porque en la mayoría de los casos los jueces han considerado ilegal la detención por falta de elementos, o ausencia de flagrancia.

 

Identificar criminales sin fincar cargos, una constante

Al interior del Grupo Coordinación, de poco o nada han servido las reuniones periódicas donde se dedican a leer estadísticas de personas detenidas y droga asegurada. La misma inutilidad han tenido esas listas de “Los Más Buscados”, o el listado de criminales clasificados desde hace más de 70 días, por el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, como “objetivos prioritarios, ubicados”.

 

A lo más que han llegado las autoridades, es a hacer públicos sus nombres y caras sin mayores consecuencias. Como ejemplos, Juan José Pérez Vargas “El Piolín”, José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”, René y Alfonso Arzate García, José Soto “El Tigre”.

La evidencia más reciente de impunidad se generó con la captura del “El Piolín” cabecilla del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), quien la semana pasada fue detenido en Guadalajara como parte de los convenios de coordinación, dijeron las autoridades, para ser enviado a Baja California a que respondiera por sus crímenes.

Hoy el presunto delincuente sigue preso en Puente Grande, allá optaron por fincarle responsabilidad por los delitos de “violación y trata de personas”, porque de acuerdo a las fiscalías en Baja California, no hay expedientes ni órdenes de aprehensión en su contra.

El jueves 28 de septiembre, en una conferencia improvisada dada por el fiscal de Jalisco, Jesús Eduardo Almaguer Ramírez sobre diversos temas, reporteros de aquella la entidad le preguntaron refriéndose a Pérez Vargas.

¿El detenido del cártel de Tijuana se quedó aquí, o lo enviaron a Estados Unidos?  

“Ese es un tema que se está procesando junto con la SEIDO, él ahorita se encuentra en el Reclusorio Metropolitano, por ilícitos que había cometido aquí en Jalisco, sin embargo, hay un trabajo muy importante que se está haciendo con la SEIDO para pronto poder tener una resolución, si finalmente permanece aquí o hay una decisión que se tome por parte de esta área de la Procuraduría General de la República” respondió el fiscal.

 

Reacción en lugar de estrategia; CCSP: Cruzada “no está funcionado”

Como parte de las reuniones de coordinación, además de conocer las identidades de los criminales por los reportes de las áreas de inteligencia, autoridades de los tres órdenes de gobierno son informados de los modus operandi, los cambios en las formas de delinquir y las zonas de influencia, así como las colonias y calles que está peleando cada grupo delictivo.

A la fecha, esa información solo ha servido para establecer acciones reactivas. En Tijuana, el municipio más violento, lo que han hecho las autoridades es incrementar el patrullaje, la vigilancia y la presencia de la Policía Ministerial, incluso de militares, a través de campamentos en las zonas de mayor incidencia.

Primero se concentraron en la Zona Centro, Norte y Sánchez Taboada, pero los asesinatos se trasladaron a Los Pinos y entonces las corporaciones concentraron fuerzas en esta nueva zona y los homicidas se movieron a La Presa y Presa Rural.

Al respecto, el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública (CCSP), Juan Manuel Hernández Niebla, comentó que no es una manera estratégica de actuar, “están reaccionando, no están resolviendo, solo están trasladando el problema de un punto a otro, sin resultados palpables”.

Dado que el lunes 25 de septiembre, en la reunión ordinaria del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, los titulares de las diferentes corporaciones integradas al Grupo Coordinación y el gobernador Francisco Vega de Lamadrid anunciaron que presentaron los avances de la “Cruzada por la Seguridad”, ZETA le preguntó al consejero presidente cuáles fueron los progresos expuestos.

Hernández Niebla detalló que todos los titulares de las áreas de seguridad presentaron informes, pero no lo hicieron de acuerdo a los mecanismos de medición establecidos por el Observatorio y el Consejo Ciudadanos como lo habían solicitado, después que se establecieron 47 acciones medibles.

“Presentaron un informe, pero no para evaluar resultados, no nos terminan de entender, no lo hemos podido aterrizar, nos hace falta información acciones específicas para medir mes con mes. Llevamos dos ejercicios, esperamos que para el tercer mes ya podamos tener el reporte correspondiente”.

¿Cuál es la diferencia de resultados al comparar lo que existía antes de la cruzada, comparado con el día de hoy?

“No te lo puedo decir, porque no nos llegó la información para evaluar. Yo creo que si le rasuramos toda la ‘grasa’ que sé presentó, podemos decir  si se está trabajando, pero no en la medida que se debía avanzar. Y mientras no haya un revertimiento en la incidencia delictiva, no hay avances y no está funcionando”.

 

Crece violencia en Tijuana por enfrentamiento CJNG- Sinaloa 

El análisis de la incidencia que sigue sin generar una estrategia o resultados positivos, revela que en Tijuana la jornada mortal en alza sigue siendo generada por el enfrentamiento entre las células del CJNG, encabezado por Juan José Pérez Vargas “El Piolín”, y el de Sinaloa, liderado por José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”.

En los últimos nueve meses, las zonas en disputa se ubican en:

Delegación La Presa, con 199 asesinatos. La pelea por la venta de droga al menudeo se focaliza en Valle Verde, El Dorado Residencial,  Villas del Sol y Mariano Matamoros.

Delegación Los Pinos, parte de La Mesa, con 173 homicidios. La pugna es por las calles de las colonias Viviendas Magisterial, Niños Héroes, México Lindo, Los Venados, Los Naranjos y Valle Dorado.

Sánchez Taboada, 166 ejecuciones. Las muertes se acumulan en los territorios de Camino Verde, Sánchez Taboada II y Reforma.

La Presa Rural, 136 muertes violentas. En vialidades  y caminos vecinales de Terrazas del Valle, El Encino, La Morita, El Refugio y Viñedos Casa Blanca.

En Tijuana, el mayor ejemplo del baño de sangre en el Estado, el 66% de los asesinatos se han cometido con arma de fuego, 5% de los cuerpos han perecido calcinados, 3% han sido perpetrados con arma punzocortante, 3% con objeto contundente; mientras que el 23% de los casos están mercados sin datos: son los cadáveres desmembrados, en estado putrefacto, etcétera.

El 52% de los homicidios se han llevado a cabo durante el turno nocturno de las policías,  la mayoría entre las seis y siete de la tarde, o las nueve y diez de la noche. Haciendo gala de impunidad y burla a las autoridades, el 82% han ocurrido en vía pública y el 18% en lugar cerrado.

 

Septiembre de 2017, el más violento en los últimos 12 años

Cuerpos desmembrados, en tambos, calcinados, putrefactos, engrosan la estadística de una semana consecutivamente agresiva: 43 personas ultimadas en siete días. El punto álgido fue que en menos de 24 horas, 13 sujetos fueron hallados muertos en distintos puntos de la ciudad.

Entre los últimos hechos violentos figuran:

El jueves 28 de septiembre fueron localizados los cuerpos de dos hombres de entre 20 y 25 años de edad, con lesiones por arma de fuego, en la colonia Cermeño (Mérida). Asimismo, Mario Enrique Muñiz Jaime, de 38, murió de las heridas  de bala que recibió en el Ejido Francisco Villa.

El miércoles 27,  en la colonia Valle Imperial Primera Sección, se localizó el cadáver de un hombre con huellas de violencia. Los cuerpos de dos masculinos envueltos en cobijas fueron encontrados en la colonia México. En el interior de un vehículo se hallaron los restos de un sujeto con heridas por proyectil de arma de fuego. En el fraccionamiento Real del Mar, un cadáver putrefacto fue encontrado sobre un camino vecinal; tenía huellas de mutilación. Un ataque armado en la colonia Urbi Villa del Prado Segunda Sección, dejó como saldo una persona de entre 20 y 25 años muerta y otra herida. En El Rubí, un hombre de entre 30 y 35 años fue asesinado a tiros. José Luis García Sánchez, de 34 años, fue ultimado a tiros en el Cañón del Pato.

Hasta el jueves 28 de septiembre, la estadística de homicidios dolosos en Baja California se elevó a mil 650 hechos: mil 266 en Tijuana, 113 en Mexicali, 85 en Rosarito, 44 en Tecate y 142 en Ensenada.

En Tijuana, en lo que va de 2017 han sido asesinadas mil 266 personas, mientras que septiembre se convirtió en el mes más violento de los últimos 12 años. Al cierre de esta edición, la estadística se había elevado a 194 homicidios dolosos en el periodo. (Con información de Patricia Tamayo Meléndez)

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio