Es-frivolidad-es

Foto: Internet/El "chapulín de las cámaras", Emilio Gamboa Patrón
 
Opinionez Lunes, 30 Octubre, 2017 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

1.- Según diversos libros especializados en la lengua que intentamos hablar y escribir, por “frivolidad” debe entenderse a alguien que es superficial, sin sustancia, aun en casos o situaciones que demandan cierta seriedad y responsabilidad. El “frívolo” persiste en sus intereses individuales sin importarle las necesidades de los demás, es indiferente y poco preocupado por los grandes problemas, pues solo le interesan los de su pequeño mundo.

Sí, ya sé que parece más una descripción de muchos de nuestros “grillos” y “políticos” que conforman la clase que dice gobernarnos, esos que de plano han perdido el piso y se han olvidado de los que supuestamente representan y a los que deben servir en cualquier nivel de gobierno, pues de nosotros sale todo el dinero con el que se les paga y con el que se dan la gran vida.

Como diría mi siempre sabia abuela -que va acumulando más años y ya se le “patina la trasmisión” con mayor frecuencia- “en mi rancho los llamamos de otra forma”. Y sí, en efecto, además de frívolos, Usted puede llamarlos sinvergüenzas, aprovechados, poca pena, ladrones, ratas de dos patas, pillos, desgraciados, desvergonzados y los epítetos que Usted guste agregar.

2.- Es que de plano da coraje al enterarnos que tal o cual vividor de presupuesto -“pulpo chupeteador” de los que tanto criticaba Palillo- gasta a manos llenas nuestro dinero en frivolidades, o de plano, se aprovecha de recursos públicos para satisfacer sus “superficiales necesidades”.

Ejemplos de ello sobran, a lo largo del tiempo y de la geografía nacional: desde las páginas del extinto ABC y luego aquí en ZETA, también en sus libros, Don Jesús Blancornelas nos dio a conocer cómo en varias ocasiones, el entonces gobernador de BC, Roberto “Bob” de la Madrid, hacía llevar por avión leche norteamericana -entre otros productos- desde San Diego hasta donde se encontrara su familia o la de su amigo, el presidente José López Portillo, pareja que hizo de la frivolidad su sello personal.

También se recuerda cómo esta pareja frívola hizo acondicionar la duela del Auditorio Municipal de Tijuana para que el “Baja’s Governor” y el presidente que iba a “defender al peso como un perro”, pudieran jugar tenis, deporte del cual gustaban ambos. De los aviones que compró durante su administración, ya ni hablar.

3.- Por eso, no es nada extraño que se vea al eterno legislador, “chapulín de las cámaras”, Emilio Gamboa Patrón, aterrizar en un helicóptero en zona ecológica protegida para después abordar un yate particular e irse de pesca por los mares del caribe mexicano.

Y luego, apenas en este mes que está por terminar, fiel a su costumbre y a su afición por los helicópteros, en el Campo Marte, volverse a trepar a uno de la Fuerza Aérea para ir a jugar golf con “Enriquepeñanieto”, según dijo, después de “reflexionar” sobre asuntos harto importantes para los que fue citado.

Para que le sigo contando más frivolidades, seguramente Usted recuerda otras más y también le “rechinan las tripas” de coraje al ver cómo se las gastan los que dicen gobernar.

Bueno, hasta el mismo Presidente ha caído en esto de las ligerezas y superficialidades, cuando, en el mismo foro en el que hace un año declaró no levantarse “buscando la forma de joder a México”, dijo, palabras más, palabras menos, que en nuestro país no hay tanta corrupción, que todo es culpa de las redes sociales, que es una mera percepción; cuando informes internacionales serios, colocan a nuestro país entre los más corruptos del planeta.

Así pues, ni modo, la frivolidad los hace olvidarse de los problemas que atañen a todos, a dejar de lado el bien común y a dedicarse a satisfacer sus gustos e intereses individuales de su pequeño gran mundo.

P.D.1.- Sí, me faltaron adjetivos, ahí se los dejo a su “desconsideración”.

P.D.2.- ¡Ah pa’ calorcito! Casi 90 grados a las nueve de la noche del martes.

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana. Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio