Peligro

Fotos: Cortesía
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 25 Septiembre, 2017 12:00 PM

A pesar de la opinión de colegios especializados, del sentido común y los evidentes errores en la edificación del Nodo 20 de Noviembre, los cuales han sido harto evidenciados en fotografías y videos en medios de comunicación y redes sociales, el Gobierno del Estado de Francisco Vega de Lamadrid, encargado de la obra a través de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano, decidió no exigir a la compañía Makro la demolición de los pilotes dañados y erigirlos de manera correcta, con la ingeniería necesaria. Las columnas que sostienen las gazas de acceso del nodo hacia el Bulevar Aguacaliente y la Prolongación Paseo de los Héroes acabaron en ruinas antes de que concluya la obra; además, el recubrimiento de varilla cayó, hubo filtraciones de agua y aquello parecía más vestigio que construcción nueva. Los trabajadores fueron ordenados a resanar los pilotes y a dar parte a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de las filtraciones de agua que inundaron el subsuelo del nodo. También se prohibió la entrada a ciudadanos y medios para tomar fotografías de las “reparaciones”, seguro para evitar se den a conocer en los medios electrónicos. Las imágenes que se presentan en esta página, fueron proporcionadas por profesionales de la construcción que acudieron a supervisar los trabajos y se dieron cuenta de la pifia. Informaron a DICHOZ Y HECHOZ “de las condiciones actuales de las pilas y los preparativos que hacen para instalar un muro de contención adosado, el cual va a reforzar los pilares (…) pero la recomendación de los especialistas es que, independientemente de que el muro se construya, las pilas dañadas deben derribarse y reconstruirse, porque el acero expuesto es un cáncer que se debe corregir de raíz”.

Pero el gobierno nada, dice que no hay peligro, cuando eso es evidente. El problema es que no hay autoridad que obligue a la compañía que competió la pifia, y al Gobierno del Estado que ordenó hacer, por seguridad, la construcción de nueva cuenta. Ahora sí que en Baja California, el Gobierno del Estado no es impune; es inmune a la supervisión, la crítica y la corrección de errores. ¿Por qué será?

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio