Pacto de amor eterno


 
Cartaz Lunes, 4 Septiembre, 2017 12:00 PM

Las flores asemejaban una tropa retozando

la tregua de una intrépida batalla.

Las aves picoteaban su sustento,

brincaban, y mi alma sollozaba.

 

Los cuervos en lo alto de la enramada,

los vientos los movían con entereza.

Un pájaro cenzontle musitaba

y mi alma suspiraba con tristeza.

 

Un águila cruzaba el firmamento,

volando diestramente a gran altura

y en mí revoloteaba el sufrimiento,

con mi alma llena de amargura.

 

Cuando sentimos que el amor es puro

y lo entregamos con ansiado anhelo,

quisiéramos por él ganar el cielo,

mas nuestro corazón lo hacemos duro.

 

Ignorantes lo hacemos que convenga,

con nuestras diligencias y maltratos,

le damos lo que sea que lo entretenga,

para pasar nosotros buenos ratos.

 

Pero el alma que es la que siente todo,

tolera los agravios y desdenes,

cuántas veces la cubrimos de lodo,

creyendo que con ello hacemos bienes.

 

Por eso, cuando miro aquellas flores

alegres, me recuerdan a tanta gente.

Con mi alma quiero restaurar errores

de ayer, hoy, mañana…eternamente.

 

José Miguel Ángel Hernández Villanueva

Tijuana, B. C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio