Malquerido

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 4 Septiembre, 2017 12:00 PM

Hace una semana, el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, que en el Congreso del Estado de Baja California encabeza el diputado Ignacio García -a fuerza y recomendación de Francisco Rueda-,  solicitó una reunión con el secretario de la Función Pública (antes Contraloría y alguna vez se pensó como Asuntos Internos), Bladimiro Hernández. Los legisladores azules querían saber más (o algo, mejor dicho) de su trabajo y resultados. Pero apenas se acomodaban en las sillas de un restaurante en Mexicali, cuando muy orondo, se sentó Rubén Armenta, que ni es diputado, ni es de la Contraloría, pero sí trabaja para Rueda en la Secretaría de Gobierno. El primero en manifestarse por la presencia del no invitado, fue el diputado Sergio Tolento, hasta Raúl Castañeda se indignó y Andrés de la Rosa se unió a la inconformidad. Le explicaron a Ignacio García que nada tenía que estar haciendo el de la General de Gobierno ahí, que era una reunión entre diputados y secretario. Y punto. Con todo el dolor de su corazón y comprometido con la causa de Rueda, Ignacio García hubo de pedirle a Rubén Armenta que se retirara del lugar, y así lo hizo. La duda que les quedó, porque ni de hablar le dieron tiempo, es si Armenta iba en calidad de espía de Rueda, de aliado de los diputados, o de comparsa de Bladimiro. Todavía no saben.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio