La impunidad

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 11 Septiembre, 2017 12:00 PM

La señora Carmen Judith Arcadia López no ha visto una a su favor en Baja California. De manera impune, el crimen organizado la ha acorralado y matado a las personas a su alrededor. Sola, sin la ayuda de la Procuraduría General de Justicia del Estado, al no ser el suyo un caso “conocido”, de determinada clase social o notorio, la mujer llegó desde Sinaloa para buscar a su hijo Fernando Humberto Palma Arcadia, desaparecido. Después de años lo encontró muerto. Ella dio con el lugar donde fueron enterrados sus restos. Después apareció el cuerpo de otro joven que le ayudó a localizar el de su hijo. Una mujer que también le colaboró en la localización de su vástago, fue desaparecida, y su ex esposo, Juan Ruperto Beltrán López, padre del menor y quien identificó lo que enterraron de su hijo, fue desaparecido y después encontrado muerto. Todo alrededor de la Zona Norte de Tijuana, y con el desaire de la PGJE. El día que reconoció el cuerpo de su ex esposo en el Servicio Médico Forense, se dio cuenta que ese asesinato había sido “un claro ejemplo para que le bajara”. Habló con Fernando Ocegueda, secretario de la Asociación Unidos por los Desaparecidos de Baja California, quien intercedió por ella y esa misma noche llegaron elementos de la Policía Federal para brindarle protección y llevarla a Mexicali. Se fue dejando a sus muertos. Se fue para salvar su vida. No confía, y con justa razón, en las autoridades locales. Quién puede hacerlo en esas condiciones.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio