“Kiko” de vacaciones; “tiene agenda privada”, dice su equipo

Fotos: Cortesía.- En plan informal
 
Cuentahiloz Lunes, 11 Septiembre, 2017 12:00 PM

Dejó el traje o las corbatas. Pantalón de mezclilla, tenis y una camisa de cuadros, manga corta y de botones. Informal. Desfajado. Con una pulsera café en una mano, hecha como de piel y un fino reloj en la otra. Relajado, pues. Ni maletín ni documentos. Solo él y una pequeña maletita con llantas. Un turista cualquiera.

Sin asistentes, escoltas ni compañía, el gobernador de Baja California despegó a las 10:12 am del 25 de agosto. Tomó el vuelo Y4450 de la ciudad de Tijuana rumbo al Aeropuerto Internacional de Los Cabos en Baja California Sur.

Era viernes temprano y el mandatario ya había hecho maleta para aterrizar a la 1:29 pm en Baja Sur. A unos 50 minutos en carro (sesenta y tanto kilómetros) de donde construye -junto con cuatro socios- un ambicioso y multimillonario desarrollo turístico cerca de las poblaciones Buena Vista y La Rivera en aquel Estado. Este desarrollo fue revelado por ZETA en el reportaje intitulado “Millonaria inversión de ‘Kiko’ Vega en BCS”.

Hay que recordar que los millones inyectados por el panista a sus negocios en “Baja Sur” -y no en la entidad que gobierna- tienen como destino hacer redituables más de mil 712 hectáreas frente al mar, algo así como cuatro veces el tamaño del Parque Morelos, el más grande en Tijuana.

Su negocio -uno de tantos- tendrá hotel con restaurantes y habitaciones de lujo, venta de terrenos, campo de golf e incluso una marina propia para la llegada de embarcaciones. En fin, Vega dejó sus responsabilidades como mandatario en el Estado y se fue como turista a otro, adonde muda sus millones.

En Tijuana pasó por la puerta B16 del aeropuerto, en Los Cabos, en la única que hay. En su destino esperó a que su equipaje saliera por la banda. Bajó su maleta negra y se la llevó jalando. Una mirada a su teléfono celular y se plantó a pocos centímetros de la puerta principal.

No esperó mucho. A los segundos una camioneta de reciente modelo se paró frente a él. Francisco Vega caminó hacia ella. Descendió el vidrio de la puerta de atrás y una mano le admitió su maleta. Se trató de su hijo menor. Al volante, ni más ni menos que su esposa y presidenta del Patronato DIF, Brenda Ruacho. “Kiko” saludó, se subió de copiloto y la Suburban modelo 2016, blanca 4×4, arrancó hacia el Este de Los Cabos.

Ese mismo día, minutos después, al personal de Gobierno del Estado se le solicitó conocer sus actividades de ese día. “Hoy trae actividades, pero privadas”, y luego agregaron: “Reuniones internas de trabajo con integrantes del gabinete”.

La mentira fue todavía evidente y burda, minutos después de esa versión, dada por la Dirección de Comunicación Social. Su secretario particular, Roberto Karlo López y el director de Comunicación, Raúl Reynoso Nuño, se reunían en un encantador restaurante en Tecate, Lugar de Nos, con el secretario y subsecretario de Desarrollo Social, Alfonso Álvarez Juan y Luis Bustamante, respectivamente.

Nunca es tarde para una escapadita con la familia; total, este gobierno camina solo. El mandatario pudiera pensar que de turista a inversionista, se pasea en tierras ajenas.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio