Hasta ladrones rebasan a Policía


 
Edición Impresa Lunes, 4 Septiembre, 2017 12:00 PM

En la zona de mayor afluencia económica fallaron operativos policiacos, ladrones reincidentes roban comercios y asaltan a comensales a mano armada; los beneficios del NSJP les permiten regresar a la calle. Más de 4 mil robos se denuncian al mes en Baja California, entre 35 y 37 personas son asaltadas a diario con violencia. En Tijuana hay más de 13 mil robos denunciados y 798 ladrones detenidos, solo 287 en prisión preventiva

Un día agitado de trabajo terminaba. En la zona gastronómica de la Zona Río Tijuana había poco tráfico. Eran cerca de las diez de la noche del domingo 27 de agosto y en el restaurante La Espadaña faltaba media hora para cerrar. Meseros y cajera esperaban a los clientes rezagados, entre los presentes algunos residentes de San Diego, California, y un hombre que había visitado a su madre enferma en un hospital cercano; apenas cuatro mesas ocupadas.

Entonces las conversaciones se truncaron violentamente cuando dos hombres irrumpieron.

“Pon todo el dinero en la bolsa”, dijo uno mientras le apuntaba con una pistola y le entregaba una bolsa grande de mujer a la cajera del restaurante. Según testigos, el hombre era delgado y moreno, vestido con una sudadera y la cabeza cubierta con una gorra, no precisaron edad.

Durante el minuto y cuatro segundos que la cajera tardó en introducir en la bolsa los más de 80 mil pesos de la venta del día -aún están haciendo el arqueo para precisar cantidad-, otro joven en sus 20 años, vestido con una playera gris con el logo de Adidas y un pantalón de mezclilla color azul claro, que también empuñaba una pistola, se fue contra los comensales. El tatuaje que se le podía ver en el cuello lo hacía lucir más peligroso frente a sus víctimas.

Cuatro mesas estaban ocupadas en el salón principal, en la más cercana a la caja comían dos hombres y una mujer que al ser amenazados con el arma se pusieron muy nerviosos, se pararon con movimientos torpes, dejaron sus pertenencias a disposición del ratero y con dificultades se agazaparon bajo la mesa. Mientras los ocupantes de las otras tres mesas pegadas el fondo de la pared en áreas más  privadas, ni siquiera volteaban hacia la zona de la caja.

Después, durante los 64 segundos que duró el atraco, mientras uno de los ladrones se quedó frente a la cajera, el segundo fue y vino en tres ocasiones –con movimientos que denotaban nerviosismo- del área de caja hacia la zona donde estaban los clientes. En medio un mesero observaba con aparente tranquilidad, hasta que antes de salir el ladrón lo obligó a hincarse.

El asaltante que recorría el restaurante se mostró inquieto y agresivo, fue mesa por mesa, amenazó a los comensales con el arma y les pidió sus pertenencias, las cuales recogió en una segunda vuelta.

Hasta que escuchó a su cómplice que desde la caja le gritó “Ya vámonos, Pancho”.

Algunos de los testigos aseguraron que vieron entrar a tres delincuentes, otros, que el tercero los esperó afuera. De la fuga, describieron que se fueron en un carro blanco rumbo a la colonia Libertad.

 

Fallaron la unidad de sector, el circuito de patrullas y los bloqueos

Horas antes y horas después del robo a mano armada en La Espadaña, dos cafés fueron asaltados también, y en ambos casos los ladrones fueron detenidos. Se le preguntó al secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor, cuál fue la diferencia en la Zona Dorada -donde no hubo detenidos- y respondió que hubo fallas, que por eso se dio el cambio de mandos.

Jesús Rogelio Martínez Torres y Luis Armando Cortez Gil.

“Si me roban en San Antonio de los Buenos yo no le puedo exigir igual al jefe de sector ni al jefe de distrito porque no tienen el mismo despliegue de elementos” que en la zona segura.

En la zona gastronómica y Río, “el puro operativo nos debe garantizar que no haya este tipo de eventos, si no garantiza algo pasó, a lo mejor la unidad del sector no estaba donde debía, o el circuito no lo hizo en el momento en que tenía que hacerlo, pero además ese operativo nos debe garantizar una repuesta de manera inmediata, del 015, del  016 y el comandante de región de más alto rango en todo Tijuana en esa zona, él debió haber hecho bloqueos y al final no se dio.

“Hubo una oportunidad de escape, desde mi punto de vista todavía lo estamos analizando, se pudo haber hecho más, porque el evento era como para que a lo mejor hubiéramos bloqueado y no se hicieron bloqueos”.

Adicionalmente, La Espadaña tiene un botón de emergencia, sin embargo, los nervios y el temor al ver en riesgo la vida, dificultaron la reacción de los empleados, y al concluir el atraco primero hicieron el llamado al número de emergencia y después oprimieron el botón. La llamada fue recibida por el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) a las 9:33 pm y la patrulla llegó a las 9:34, “no fue el tiempo de respuesta”, aseguró Sotomayor.

 

Los responsables: ladrones violentos con antecedentes

Antes del robo a La Espadaña, la mañana del mismo domingo a las 8:38 am, el C4 recibió la alerta por el robo en el Gazzo Café de la colonia Buena Vista, delegación Otay. En un minuto y 33 segundos, Roberto Alonso Ochoa Valdés, vestido de negro y con una gorra del mismo color, ingresó al comercio apuntando con una pistola a un joven que estaba en una mesa, a cuatro clientes más que recién habían llegado al negocio y a la cajera. Les quitó todo, los arrinconó y se tomó el tiempo para acomodar lo robado antes de salir y llevarse un auto compacto, perteneciente a una de las víctimas.

El reporte del robo se dio a las 8:39 am y la patrulla llegó a las 8:41. Los oficiales recibieron los datos del delincuente y las características del auto, trasmitieron la información y la Policía ubicó el vehículo en fuga:

“Inician persecución a la altura del Hotel Descanso, el sujeto deja el auto abandonado, va pasando una familia en una camioneta, los baja y se da a la fuga, las unidades lo siguen y más adelante deja la camioneta y roba otro carro compacto, y sigue la persecución, tiene un accidente, al bajar del auto hace detonaciones en contra de las patrullas, se mete a un domicilio particular y después, sin hacer disparos, los agentes lo aseguran”, explican oficialmente.

Al remitirlo, lo identifican como Roberto Alonso Ochoa, nativo se Sinaloa pero con antecedentes en Tijuana por robo; en 2007, robo con violencia a persona; en 2008, robo equiparado de vehículo motor; y en 2009, robo con violencia a comercio.

Con esos antecedentes, Ochoa fue imputado por los delitos de “homicidio calificado en grado de tentativa, robo con violencia, tres cargos por robo de vehículo de motor con violencia y allanamiento de morada”, y tendrá audiencia de vinculación a proceso el domingo 3 de septiembre.

El lunes 28 de agosto, a las 7:09 am, el C4 recibió de nuevo una alerta por asalto violento, esta vez al café Blue Luna en el fraccionamiento Altabrisa en Otay. La unidad llegó a las 7:12 am, en el lugar les describieron a dos hombres que a punta de pistola se llevaron el dinero de la caja registradora, las pertenencias de tres comensales, incluida la camioneta Cherokee 2014 de uno de ellos.

Se transmite la descripción de ladrones y carro, los ubican en la huida de manera inmediata. Los persiguen y los aseguran, estos no opusieron resistencia a la captura.

Al remitirlos fueron identificados como:

* Jesús Rogelio Martínez Torres, con tres órdenes de aprehensión por robo, una cumplida y una cancelada en 2007, y otra cumplimentada en 2010.

* Luis Armando Cortez Gil, con antecedentes por robo con violencia en 2014 y por causar molestia en 2015.

Ambos fueron vinculados a proceso por robo con violencia y robo de vehículo-motor con violencia, quedaron a disposición en prisión preventiva y el Ministerio Público recibió un plazo de dos meses para concluir la investigación.

 

NSJP: Asaltantes a mano armada pueden quedar libres en sentencia

En el caso del robo en La Espadaña, ¿a qué se enfrentan los delincuentes?, se le preguntó al subprocurador de Zona Tijuana en la fiscalía estatal, licenciado Jorge Alberto Álvarez Mendoza.

“Dependiendo si es primo-delincuente, en sentencias tiene toda la posibilidad de irse a la calle”.

¿Por qué?

“Para empezar, porque el Código Nacional de Procedimientos Penales, Código Penal, habla de delitos que ‘ameriten prisión preventiva oficiosa’, y el Código de Baja California no está reformado y para los agravantes o aumentos de penalidad  habla de ‘delitos calificados como graves’, entonces cuando vamos con los jueces nos dicen que los delitos graves ya no existen, y esto dificulta solicitar penas más amplias.

“Además, de acuerdo a la Ley, (quienes cometan) delitos con pena menor a cinco años se pueden ir a la calle. Hay asaltos violentos en los que la sentencia del juez ha sido de un año ocho meses, entonces regresan a la calle.

“En el caso de La Espadaña, con un robo de más de 80 mil pesos, por la cantidad alcanza seis años, por el arma sería un año más, son siete, pero con los beneficios del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), que da prioridad al juicio abreviado que les da como beneficio obtener una reducción de hasta un tercio de la pena, quedaría en 4.6 años, menos de cinco, lo que significa que podría regresar a la calle con algún requisito de firma u otra medida cautelar”, explicó el subprocurador.

Esto sucedería si no tiene antecedentes de sentencias, o consignaciones recientes, o sus delitos hayan ocurrido siendo menor de edad.

Sin embargo, la mayoría de los detenidos hasta ahora en incidentes similares, tienen detenciones y presentaciones recientes.

 

Resultados Rápidos en 100 Días

Para combatir la impunidad y mejorar los resultados en el tema de seguridad relacionados con la implementación del NSJP, esta semana el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública anunció el inicio del proyecto Resultados Rápidos en 100 Días, que se concentrará precisamente en los delitos de mayor incidencia: robo a comercio y robo de auto.

Será implementado por Projusticia, en coordinación con el consejo ciudadano el sector empresarial, el Poder Judicial, la Procuraduría General de Justicia del Estado, las secretarías de Seguridad Pública Municipal y Estatal, el Tribunal Superior de Justicia del Estado, la Secretaría de Gobierno municipal, la Dirección de Defensoría Pública y la Coordinación Estatal del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Iniciarán con reuniones el 4 y 5 de septiembre, en las que plantearán estrategias, tomarán acuerdos y definirán líneas de acción para:

* Aumentar el número de condenas.

* Incrementar las prisiones preventivas.

* Mejorar el sistema de suspensiones de medidas condicionales, cuando se reúnan los requisitos de Ley.

*  Elevar los acuerdos reparatorios.

Las posibilidades de éxito de este proyecto dependen en mucho de la disposición del Poder Judicial, desde donde decidieron enviar como representantes para las primeras reuniones al administrador Luis Villarreal, a Ernesto Ferrat -subjefe de la Unidad Judicial en Tijuana-, así como a los jueces Leonor Garza y Fidel García.

 

Conferencias y una carta por la Zona Dorada

Entrevistados, tanto el secretario de Seguridad, Marco Sotomayor, como el subprocurador Jorge Álvarez, expusieron que en los robos violentos, los asaltos a comercio son los de mayor cuantía y se mantiene en números altos, un gran porcentaje ocurre en el Este de la ciudad. La diferencia con La Espadaña es el importe de lo robado, en una menudería o en un Oxxo en La Presa se llevan 3 mil pesos; en el restaurante de Zona Río fueron más de 80 mil.

Roberto Alonso Ochoa.

Según los funcionarios, recientemente se han dado robos en restaurantes en la colonia Cacho -alto poder adquisitivo- y se han llevado desde 15, 20, 25 mil y hasta 30 mil pesos, esta misma semana asaltaron el Bol Corona de la Buena Vista y se llevaron 2 mil pesos y el teléfono celular del empleado; y hace siete meses atracaron el Rodeo en el Bulevar Agua Caliente, donde también robaron una cantidad fuerte de dinero.

Sin embargo, el asalto a La Espadaña se hizo tan viral en redes sociales, que las cámaras empresariales realizaron conferencias y redactaron cartas exigiendo justicia y seguridad, a un alcalde y un gobernador que los empresarios acusan de no estar cumpliendo.

Reclamos que el alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, primero evadió diciendo que “no era tema” para que le preguntaran, para dos días después reconocer que falta mucho por hacer y pidió el apoyo de todos, y como si no fuera él el responsable, lanzó un “ya basta”. Mientras el gobernador insistió en estar haciendo su parte.

Los robos violentos a comercios no es un tema nuevo, ocurren a diario, en otras zonas de la ciudad menos protegidas que la Zona Dorada, incluso ustedes mencionaron el incremento del robo a comercio en un 50 por ciento. ¿Por qué alzaron la voz hasta ahora que ocurrió en La Espadaña?

“Si ocurre en toda la ciudad, esta vez todos los grupos presionaron,  podría decirte que esta fue la gota que derramó el vaso, que no solo es una zona turística, que es una zona comercial, la zona que opera como columna del desarrollo de la ciudad que no solo se afecta a los turistas o los comensales, que se afecta a los trabajadores; y si esa zona se cae, se afecta la economía de toda la ciudad, esto sin menospreciar las otras zonas de la ciudad”, respondió  el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad, Juan Manuel Hernández Niebla.

El secretario Marco Sotomayor coincidió con tal aseveración y anunció que habrá más patrullas y agentes en la zona gastronómica y no en el resto de la ciudad, y agregó una razón más: “Las estadísticas, la Zona Centro, que abarca Zona Río, ha sido durante los 16 años que se ha medido los delitos, la de más alta incidencia. Si bajas los delitos en la Zona Centro, se van a bajar en todo Tijuana. Y en la sectorización que tenemos sigue La Presa, que es la que sigue en incidencia”.

 

De 35 a 37 asaltos violentos al día en Tijuana; 287 ladrones en la cárcel

Conforme cifras oficiales dadas a conocer por el Consejo Ciudadano de Seguridad del Estado, entre 2016 y 2017, la incidencia de robos en Baja California  ha crecido 45 por ciento en robo de auto y 48% en robo a comercio.

Más de 4 mil personas son robadas cada mes, más de mil de ellas con violencia, entre 35 y 37 personas son amenazadas a diario con algún tipo de arma y obligadas a entregar sus pertenencias. Baja California está a punto de cerrar el octavo mes del año con alrededor de 35 mil denuncias de robo, y las autoridades siguen contando.

La mayoría de los asaltos con violencia a mano armada ocurren en Tijuana y Mexicali, entre 15 y 17 a diario en cada uno de estos municipios.

En Tijuana los asaltos violentos más comunes son a comercios, donde denuncian ocho diarios, seguidos de los robos en vía pública a transeúnte, que suman  un promedio de cinco al día; en tercer lugar, robo de auto con violencia, tres son denunciados cada 24 horas.

Las pérdidas varían, por ejemplo entre el domingo 27 y el lunes 28 de agosto, cuatro comercios de alimentos fueron asaltados, el importe fue desde 2 mil pesos en un local de burritos, hasta 82 mil pesos del restaurante en la zona gastronómica de la ciudad.

Entre enero y julio, en Tijuana se denunciaron 13 mil 605 robos, en el mismo período la PGJE judicializó a 798 presuntos responsables, 645 quedaron vinculados a proceso, aunque en el NSJP el robo no amerita cárcel, debido al seguimiento de antecedentes de los ladrones; en 287 casos se han pedido y concedido prisiones preventiva, 40 han recibido sentencias y 153 expedientes siguen en proceso.


No cesa la violencia: 161 crímenes en agosto

A horas de que culminara el octavo mes del año, 161 personas habían sido ejecutadas en distintos puntos de Tijuana. De esta manera, la cifra de muertes violentas en lo que va de 2017 se elevó a mil 064 en la ciudad.

Hasta el cierre de esta edición, agosto se convirtió en el segundo mes más sangriento del año, solo superado por mayo, con 164 ejecuciones.

Entre los hechos violentos de los últimos días figuran:

El 25 de agosto, en un ataque a balazos en el Ejido Chilpancingo, un hombre identificado como Salvador López Barajas, de 57 años de edad, murió a bordo de un vehículo, sobre la calle Lázaro Cárdenas y Gato Bronco.

En un lote baldío rodeado de escombros y basura fueron encontrados los restos de una persona calcinada en un contenedor de metal. El hallazgo se realizó en la calle Paseo del Bosque del fraccionamiento Residencial del Bosque.

En la colonia Milenio, específicamente sobre la calle Cañada y 18 de Marzo, fue localizado un vehículo calcinado, en cuyo interior fue hallado el cuerpo de un hombre sin vida.

En una cuartería ubicada sobre la calle Mutualismo y Fernando Sánchez Ayala en la Zona Norte, fueron encontrados  restos humanos.

En la colonia Cumbres de Rubí, al interior de la tienda de abarrotes Los 7 Gallos, fue ejecutado un masculino, de entre 45 y 50 años. Fue identificado como Eugenio Castillo García, quien era empleado de la tienda.

En un ataque armado perpetrado en la colonia Jardines de la Mesa, un hombre identificado como David Hernández Inzunza, de 43 años y originario de Guadalajara, Jalisco, fue asesinado en la entrada principal de unos departamentos de la calle Orquídeas.

Con balazos en la cabeza y espalda, fue localizado el cadáver de un sujeto en la planta alta de una vivienda de la calle Rampa Leandro Valle, Colonia Alfonso Ballesteros. El occiso fue identificado como Ángel Eduardo Hernández López, de 29 años.

El sábado 26 se registraron tres homicidios, dos de ellos cometidos con arma de fuego. El primero ocurrió en la colonia Azteca, otro en la colonia Pinos Agüero; mientras que la tercera víctima, al parecer asesinada con una piedra, llevaba por nombre Bogar Alejandro Mendoza.

El domingo 27, en la colonia Camino Verde fue localizado el cuerpo sin vida de un hombre de entre 25 y 30 años. A un costado se encontraba una cartulina color rosa fosforescente con un mensaje amenazante.

Mientras que la colonia El Refugio, fue encontrado el cadáver de un hombre envuelto en una cobija y con una bolsa en la cabeza. Tenía huellas de violencia en el cuerpo.

Jesús Ramón Fabián Madera perdió la vida en el Hospital General, luego de que fuera atacado a tiros en la Ruta Morelos de la colonia Mariano Matamoros.

Por las lesiones propinadas por arma de fuego en la cabeza, un joven de alrededor de 25 años murió en las calles Baja California y Río Hondo de la colonia Camino Verde. Por último, una pareja murió tras ser agredida a balazos en la colonia El Laurel.

El 29, siete personas fueron asesinadas en distintos puntos, el primer deceso fue reportado en la colonia El Monte, ahí un masculino fue encontrado con quemadura en el cuerpo y heridas en la cabeza. La muerte de Julio César Núñez Ramos fue reportada en una vivienda el fraccionamiento Urbi Villas del Prado. Peritos localizaron casquillos percutidos en el patio exterior, así como en sala y cocina.

En el Hospital General pereció Óscar Cuevas López, de 26 años. Se desconoce en dónde fue agredido.  En la Zona Norte,  en un predio tipo vecindad fueron localizados los restos de una persona. En un vehículo abandonado sobre la calle Arroyo Grande de la colonia Altiplano, fue localizado el cuerpo de Jesús Ayala Zazueta “El Chuy” y/o “El Wero”, de  38 años. Y en el Hospital General, Cristian Alberto Torres Tequida, de 29 años, perdió la vida por heridas de bala.

Por último, en la colonia Ampliación Guaycura fue encontrado Froylán Rafael Márquez Verdugo “El Froy”, de 22 años.

La cifra de ejecuciones en Baja California asciende a mil 403 hechos dolosos.

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio