Esto es lo que no quieren que se sepa de los candidatos electorales

Foto: Internet.- De izquierda a derecha: Bejarano, Burruel, Beltrán, Aranda, Salas y Vargas
 
Cuentahiloz Lunes, 18 Septiembre, 2017 12:00 PM

Malas noticias para los que pensaban que el Consejo Electoral sería casto y puro. De los 23 aspirantes que se inscribieron en la convocatoria para contender por el cargo de presidente del Instituto Estatal Electoral (IEE) de Baja California, únicamente siguen nueve candidatos.

Pero lejos de seguir el espíritu de las leyes electorales que rezan por un Consejo y un Instituto Electoral ajeno al interés de los partidos políticos, los secretos de los aspirantes solo delatan sus inclinaciones y qué fuerzas los impulsan; desde la ignorancia y la inexperiencia, hasta los más oscuros afectos a los partidos en el poder.

Se trata de tres mujeres y seis caballeros: sin mayor experiencia laboral, Ayerim Guadalupe Magallón Granadas se estrenó en materia electoral como presidenta del Consejo Distrital 14, en Ensenada, en el proceso electoral 2015-2015. Años antes, en 2013, se afilió a Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el mismo municipio.

Caso contrario el de Jaime Vargas Flores, quien ha hecho una carrera electoral que se remonta a tres periodos como consejero electoral en el otrora Instituto Federal Electoral (hoy INE). Luego, el Partido Acción Nacional (PAN) lo propuso al Congreso del Estado, nuevamente, como consejero electoral y, tras dos ratificaciones, las modificaciones que trajo la reforma electoral de 2014 le impidieron continuar ahí. Ahora sigue en la pelea mientras se ostenta como contralor interno del Congreso del Estado designado por mayoría calificada del PAN, PRD, MC, PT, Morena, PES y PBC,

Una figura muy cercana al PAN es Jorge Alberto Aranda Miranda, ex director del Registro Estatal de Electores, del Instituto Estatal Electoral. Tras ser despedido de este puesto, se incorporó a la Secretaría General de Gobierno con el ex gobernador Eugenio Elorduy, y de ahí paso a ser subsecretario de Desarrollo Social con el también ex mandatario José Guadalupe Osuna Millán.  Después de ello, el partido se encargó de impulsarlo y se le designó como consejero electoral en 2013, pero un año después, se solicitó su expulsión ante el IFE por su militancia panista. Ahora, a la par de que intenta ocupar la presidencia del IEE, Aranda Miranda mantiene una demanda laboral contra el mismo Instituto, por la cual exige 15 millones de pesos. Difícil de creer, ¿no?

Otro panista en la contienda es Pablo Beltrán Herrera, identificado como cercano al círculo del abogado Víctor Lujano, actual subsecretario de Gobierno del Estado. Sin experiencia electoral, Beltrán Herrera participó por primera ocasión en materia electoral en el proceso electoral local 2015-2016 como secretario del secretario de Acuerdos de la ponencia de Martín Ríos Garay, magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Baja California, otro cercano al PAN y ex empleado del actual gobernador. Antes de ello, Beltrán laboró en la Secretaría General de Gobierno, donde tuvo como compañeros a la consejera electoral Graciela Amezola Canseco, quien ocupa de manera temporal la presidencia del Instituto.

Por su parte, Rosa María Geraldo Venegas fungió como secretaria del Distrito 6 para el entonces Instituto Federal Electoral en 1994, cuando era presidido por Leopoldo Martínez Herrera y, desde entonces, sin nada en la carrera electoral.

Otra sin experiencia laboral ni electoral es Olga Viridiana Maciel Sánchez, quien durante el proceso electoral 2013, se unió a un grupo del PRI que apoyaba la candidatura de Fernando Castro Trenti. La abogada forma parte del equipo cercano del también priista Salvador Gómez Ávila, quien ofreció la estructura jurídica del Colegio de Abogados en Materia Electoral, al ex candidato a la alcaldía de Tijuana por el PRI, René Mendívil.

Como parte de las opciones secundarias de Acción Nacional, se encuentra Armando Bejarano Calderas, quien se desempeñó como magistrado electoral durante 12 años, gracias a un amparo, hasta que no logró su ratificación en el cargo.

El otro candidato más identificado como cercano al PAN -y el más dócil, por llamarlo amablemente- es Clemente Custodio Ramos Mendoza, ex empleado del IFE y actual vocal ejecutivo del Distrito 08 con cabecera en Tijuana. Sin embargo, el que forme parte del servicio profesional electoral, contraviene una disposición de la Ley Electoral que le impediría llegar a la presidencia del órgano electoral.

Por último, está Paul Francisco Burriel Campos. Con limitada experiencia en materia electoral, antes de llegar a Baja California, se formó académica y laboralmente en la Ciudad de México, donde formó parte del primer círculo de colaboradores de Noé Rivera Domínguez, del Partido Verde Ecologista de México, cuando ambos trabajaban en la Contraloría de la Ciudad de México en 1999; hasta que Burriel Campos negoció su salida del puesto, luego de que se iniciara una investigación interna en su contra.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio