Diputados de BC huyeron del sismo en lugar de ayudar.

Fotos: Archivo.- Max García, Gissel García, Jorge Ramos
 
Cuentahiloz Lunes, 25 Septiembre, 2017 12:00 PM

Vaya clase de diputados federales tiene Baja California, quienes frente a la tragedia de cientos de miles de damnificados por el terremoto en el centro del país, ocurrido el martes 19 de septiembre, prefirieron desaparecer de donde más se les necesitaba. Y es que en lugar de quedarse en la Ciudad de México, donde celebraban una sesión en la Cámara de Diputados, huyeron de manera inmediata posterior al sismo de 7.1 grados, hacia su Estado. Ese mismo día ya se encontraban en la comodidad de sus casas. Nada de hacer valer su representación en el Poder Legislativo, ejercer los “ideales” solidarios de sus partidos políticos o la posibilidad de manejar recursos en favor de las víctimas. Nada, se evaporaron.

Con su solvencia económica fueron llevados a Toluca minutos después del temblor para poder pagar el primer avión que los llevara lejos del temblor…. hasta Tijuana.

Y lo peor que, desde acá, en la tranquilidad de sus nada humildes residencias, pudieron publicar en redes sociales sus “oraciones” y “lamentos”, sus preocupaciones fingidas sobre los daños causados por el sismo.

Fue el caso de los diputados del Partido Acción Nacional, Jorge Ramos Hernández y José Máximo “Max” García, así como la representante del Partido Encuentro Social, Cynthia Gissel García Soberanes, quienes presumieron en Facebook, primero haber sobrevivido al sismo y después haber logrado viajar de regreso a Tijuana. Estos son de los que se supo, seguramente la mayoría hizo lo mismo.

Una panista le reclamó públicamente a uno de los diputados: “Sabes, Max que yo voté, te apoyé, y di la cara por tu voto. Lamento tu falta de solidaridad con el país como diputado federal y como persona, de publicar tu rápido regreso a tu casa en Tijuana, cuando el problema está en CDMX”.

Disimulando la cobardía o la indiferencia, García apareció en su cuenta de Facebook presumiendo en un video: “Instalamos un centro de acopio”, e invitando a la gente a poner “su granito de arena”. Ramos, por las mismas, escribiendo desde su teléfono  celular: “Mi solidaridad y mis oraciones están con los familiares afectados”. Qué sensibles, ¿no? La diputada de Movimiento Ciudadano que se pasó al PES, igualmente se tiró al suelo desde la red haciendo activismo y “orando por México”. Rápidos para salir corriendo. La actitud de estos diputados contrasta con la solidaridad de la mayoría de los mexicanos ayudando.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio