Diagnóstico sobre el Sistema Acusatorio (Segunda parte)

Foto: Internet/El problema de la inseguridad y violencia, en gran media está asociado a la corrupción y a la incapacidad
 
Opinionez Lunes, 4 Septiembre, 2017 12:00 PM

“Si abrimos una confrontación entre el presente y el pasado,

podemos estar en peligro de perder el futuro”.- Winston Churchill

 

Hoy podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la sociedad mexicana se encuentra envuelta en un catártico e inútil proceso de acusaciones y, desde luego, búsqueda de responsables por los crecientes y evidentes hechos de violencia en el país, donde diferentes indicadores  señalan que estamos alcanzando cifras que se afirman históricas. Por ejemplo, en homicidios dolosos, robo de automóviles, robo en transporte público; robo de hidrocarburos, secuestros, extorsiones, entre otros. Estos afectan gravemente a la seguridad pública y a la nacional, lo cual, sin duda alguna, será bandera de campaña para el próximo proceso electoral que se avecina el año entrante y que, por supuesto, ya ha iniciado con un candidato que realiza labor de proselitismo desde hace seis años al menos, más los candidatos claros y definidos de otros partidos nacionales.

Lo que está claro es que, por un lado, están los grupos que fustigan a la autoridad por su manifiesta incapacidad para resolver dicho problema; incapacidad que es cierta, clara y que tiene gravemente irritada a la sociedad en contra de las autoridades municipales, estatales y federales y a los partidos que las mismas representan. Pero, por otro lado, también están quienes, con la simple y absurda negación del problema, consideran que el problema de la inseguridad desaparecerá y es pertinente señalarles, a quienes así piensan, que esto jamás va a ocurrir.

Pero también, hay otro sector que ha tomado la directriz de la resignación de aquello que parece sin solución, es decir, que el Estado reafirme su capacidad de rector del orden y la seguridad. Esto lleva a muchos a confiar románticamente en que las próximas elecciones les negarán el voto a la autoridad y al partido que, ante su incompetencia, les ha causado tantos agravios, fundamentalmente, reitero, en la seguridad y la economía. Sin embargo, están conscientes que quien se vea beneficiado por su sufragio, tampoco resolverá el problema de inseguridad y violencia; problema que en gran media está asociado a la corrupción y a la incapacidad.

Sin embargo, debe de emerger una cuarta vía que, sin dejar a un lado los reclamos plenamente justificados de la ciudadanía, sentidos, reiterados, fastidiados por la inseguridad que ya los afectó, dañando a algún miembro de su familia o amigo cercano, se concentra en replantear  soluciones y no ocurrencias como aquella de “Cruzada Estatal Contra la Inseguridad”. Sí, no queremos más ocurrencias como ciudadanos ofendidos, nos parece que hubiera una terrible escasez, indescriptible por cierto, en el campo de las ideas y la competencia, lo cual nos ha llevado al error de confundir lo legal con lo correcto.

Se trata de que no debemos dejarnos engañar por ningún candidato, quien quiera que sea, que abandere a un partido o a una alianza, al punto de que frívolamente y de manera ingenua, “confiemos en sus promesas”. Ahora debemos exigir desafíos, como ciudadanos, debemos mostrar coraje y no complacencia, sino habilidad y competencia, que no haya ya más servidores públicos que lo sean por el “gran mérito” de que trabajaron en la campaña, por ser miembros de un partido. La ciudadanía no quiere que le pidan más sacrificios, que confíen en el candidato y su programa y plataforma de trabajo, sino que ofrezcan verdadera seguridad.

 

Benigno Licea González es Doctor en Derecho Constitucional y Derecho Penal. Fue Presidente del Colegio de Abogados “Emilio Rabasa”, A. C. Correo: liceagb@yahoo.com.mx 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio