Trece años: ¿Ahora, quién?


 
Dobleplana Lunes, 26 Junio, 2017 12:00 PM

Recuerdo la realidad hecha película: Estaban director, editor y reporteros. Todos de The Washington Post. Veían el telediario. Spiro T. Agnew bajaba de un jet casablanquero. Era hombre del presidente Richard M. Nixon. Cercanísimo. Muchos reporteros lo esperaban en el último escalón de la nave. Flashazos. Camarógrafos. Micrófonos. Grabadoras. Libretas. En fin. Todos querían igual respuesta. “¿Qué opina sobre lo publicado hoy por el Post?”. Es que en aquellos momentos la información del diario retumbaba. Sacó a relucir la podredumbre política y mafiosa manejada por Nixon, bautizada “el Caso Watergate”.

Spiro T. Agnew bajó despacio. Traía la influencia bajo la piel. Inflado. Y se lanzó con todo contra el periódico. Los etiquetó de mentirosos. Antiamericanos. Procomunistas. Enemigos de Nixon. Escandalosos. Amarillistas. Tendenciosos y súmele.

Cuando terminó la transmisión se desinflaron los reporteros. El editor se apachurró. Pero el director los estremeció sonriendo y diciéndoles: Spiro habló mucho, pero no desmintió nada de lo publicado. El jefe editorial les alentó explicándoles que era la mejor señal. Los demás diarios, radio y televisión, tampoco podían rechazar lo publicado. Spiro T. Agnew solamente insultó.

Ni siquiera la intención de comparar. Sólo recordar para traer al presente. Había tres sospechosos en el asesinato de mi compañero Francisco Javier Ortiz Franco:

  1. “Los Zetas” de Nuevo Laredo. Pistoleros traidores al Ejército mexicano y asociados posiblemente con carteleros de la región.
  2. Matones en equipo del Barrio Logan. Semillero de asesinos utilizado por el cártel Arellano Félix.
  3. El ingeniero Jorge Hank Rhon, candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Tijuana. Naturalmente, razoné y fundamenté las hipótesis.

Pero nada más lo publiqué y respingó el presidente del PRI estatal, Ricardo Acosta Fregoso. Me llamó perverso tildándome de mentiroso. Según él estoy lucrando con la muerte de mi compañero. Me etiquetó de tendencioso, especulador y lanzó más calificativos. Cuando leí su declaración recordé a Spiro frente a The Washington Post. Muchos insultos pero ningún desmentido. Igualito. Con una gran diferencia: La PGR informó un sábado: Jorge Hank sí era motivo de investigación.

A los compañeros periodistas casi no les interesó la versión de los pistoleros. Nada más la de Hank. Me preguntaron hartos compañeros de todo el país. Muchos de Estados Unidos. Hasta de España y Londres. Hank Rhon es sospechoso por una razón. Sus guardaespaldas, que antes lo fueron de su padre, asesinaron en 1988 a nuestro compañero Héctor Félix Miranda. Una investigación de ZETA los descubrió. Fueron detenidos, procesados y sentenciados. Han pasado varios años encarcelados. El caso fue cerrado mañosamente sin definir autor intelectual. Por eso la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) reclamó justicia desde hace 10 años al gobierno mexicano. A fines de 2003 sucedió lo increíble. La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en Washington recomendó al gobierno federal formar una comisión para revisar el expediente. De encontrarse fallas u omisiones se iniciaría una averiguación para definir quién ordenó a los guardaespaldas de Hank matar a nuestro compañero. El caso se protocolizó ante la presencia de Fox.

Se formó una comisión y empezó a trabajar: un representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores, otro de la Procuraduría de Justicia del Estado y Ortiz Franco por la SIP, debido a su conocimiento del caso y calidad de abogado. Antes de recibir esa encomienda, Francisco Javier escribió en ZETA: Hay motivos legales para consignar a Hank. Lo razonó. Mintió en sus declaraciones hace dieciséis años. Financió a los asesinos. Algunos periodistas dijeron que politizábamos el caso. Que era trampa contra Hank candidato. Ni siquiera se enteraron de los antecedentes. Inclusive se acordó: no manejar públicamente las tareas de la comisión investigadora durante la campaña. Rendir un informe hasta agosto en Ciudad Antigua, Guatemala.

Coloqué a Hank antes que a otros sospechosos. El sentido común los jerarquiza. Lo más delicado es que Ortiz Franco pisó los terrenos más delicados del narcotráfico. Etiqueta de ZETA. Descubrió nombres y apellidos de los mafiosos más importantes de la región. Fotografía. Ubicación. Antigüedad. Conexiones. La gran relación que tenían con la Procuraduría estatal. Y hasta cuánto pagaban por cada credencial a los policías. Esto se liga a otro hecho: el asesinato fue cometido a trescientos metros del edificio policiaco. Evidente, los criminales sabían perfectamente: No los perseguirían.

Escribí cómo mataron a mi compañero. El procedimiento pocas veces visto aquí. Preciso. Sólo cuatro disparos a puntos vitales del cuerpo. Ni uno más. Pudo vaciar el cargador. El arma difícil de manejar. Escapatoria sin problemas. Abandonaron la camioneta que utilizaron en lugar solo pero céntrico. Un hombre que estuvo cerca de Ortiz Franco hasta verlo subir al auto y hacer señas al asesino para acercarse. No dejaron huella. Por eso se piensa en hombres capacitados como “Los Zetas”, ex militares traidores. Enviados desde Nuevo Laredo hace meses. Producto de la nueva alianza Osiel Cárdenas-Benjamín Arellano, trenzada en el interior de La Palma.

Sé cómo fue todo. Deberé enterarme quién disparó. Cuál es el nombre del chofer. El estrafalario que hizo señas. Lucharé por saber quién ordenó el crimen. Ya lo hicimos en ZETA cuando asesinaron a Héctor Félix en 1988. También mis compañeros, encabezados precisamente por Ortiz Franco, descubrieron a quienes nos emboscaron en 1997. Esos perversos que mataron a mi compañero Luis Valero Elizalde. En ambos casos ZETA publicó sus fotos. Nombres y ubicación. Lo haré nuevamente. No soy policía. Es mi trabajo periodístico de investigación. Con más razón tratándose de un compañero.


Cronología del caso Francisco Javier Ortiz Franco

 

Junio 2004

Asesinan al Editor de ZETA.- El 22 de junio de 2004, Francisco Javier Ortiz Franco fue asesinado de cuatro disparos por un hombre encapuchado que le tiró a quemarropa cuando se encontraba a bordo de su automóvil acompañado de sus dos hijos. La ejecución ocurrió a dos cuadras de la Subprocuraduría de Justicia del Estado. En un comunicado emitido por ZETA se reclamó una investigación que llevara a la captura de los asesinos, sin señalar sospechosos, ni establecer hipótesis, dejando el caso en las autoridades.

Ofreció Fox aclarar el crimen.- En una carta enviada a Jack Fuller, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), señaló que su gobierno tendría la más estricta aplicación de la Ley y que se trabajaría para aclarar el crimen y castigar a los culpables.

Protestan periodistas.- Periodistas de Tijuana, Mexicali, Rosarito y San Diego realizaron una protesta del edificio de la Procuraduría General de la República (PGR) hasta las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Los sospechosos.- Luego de investigaciones realizadas por ZETA se llegó a las siguientes conclusiones:

1.- Fueron tres elementos de “Los Zetas”, el grupo del Cártel del Golfo

2.- Sicarios del Barrio Logan

3.- El ingeniero Jorge Hank Rhon

Mientras que las líneas de investigación de la PGJE eran:

1.- El entorno profesional

2.- El entorno del narcotráfico

3.- El entorno de participación en la SIP/Jorge Hank Rhon

Hank rechaza acusaciones.- El entonces candidato a la presidencia municipal, Jorge Hank Rhon, es señalado por los editores de ZETA como uno de los sospechosos del crimen. Por su parte Hank Rhon asegura que no responderá al señalamiento por la vía legal. Autoridades del PRI calificaban los señalamientos como insensatos.

 

Julio 2004

Los asesinos.- No existe confirmación que en el crimen de Ortiz Franco “Los Zetas” hayan actuado por órdenes de Osiel Cárdena Guillén o de los Arellano Félix. La primera hipótesis sobre ellos es que debieron recibir órdenes para ejecutar y les pagaron por hacerlo. Aunque todavía no se sabe quién los mandó, el motivo fue la venganza. Alarmados o aludidos por conocer a través de ZETA detalles que ni siquiera la policía había tocado. Buscaron quiénes y dieron con los informantes. Los mafiosos prefirieron dejar vivo al informante y no al periodista.

PGR sospecha de 3.- El Subprocurador de la Siedo, José Luis Vasconcelos, señaló como sospechosos al ex militar Heriberto Lazcano Lazcano “El Lazca”, a Marco Antonio García Semental “El Cris” y a Eduardo Ronquillo Delgado “El Niño”.

Niega haber participado .- Marco Antonio García Simental “El Cris”, jefe de los sicarios de los Arellano Félix, quien fue detenido el 23 de junio, aseguró a la PGR que desconocía quién llevó a cabo la ejecución del editor de ZETA.

Desechan hipótesis.- En la investigación del asesinato la línea de su vida personal está ya descartada porque desde un inicio resultó ser la más floja, por lo que sin duda fue el dado de su labor periodística la que originó su crimen, aseguraba Martínez Luna.

Los informantes.- ZETA fue informado sobre trabajos de inteligencia realizados en las dos últimas semanas, que permitieron ubicar al Licenciado David Valle y José Encinas Filatoff como posibles informantes del Licenciado Ortiz Franco. Valle fue socio en el despacho del Licenciado Rogelio Delgado Neri y llevaba amistad con el desaparecido periodista. Aparentemente confió al editor información comprometedora. Por su parte Encinas Filatoff pudo ser quien le hizo cometarios sobre agentes de la Policía Ministerial ligados con el narcotráfico.

A un mes y 24 horas.- Transcurrido un mes y luego de las investigaciones periodísticas de ZETA se señaló a los sospechosos de haber organizado u ordenado asesinar a Ortiz Franco. La lista de sospechosos antes de ser publicadas fue consultada con funcionarios de las fiscalías estatal y federal. Ambos coincidieron en aceptarlas como válidas. Originalmente la Procuraduría de Justicia del Estado mantuvo cuatro líneas de investigación:

– El entorno narcotráfico

– El entorno profesional

– Su vida personal y Hank Rhon

 

Septiembre 2004

Secuestradores mencionan a Ortiz Franco.- Cuatro detenidos que formaban parte de una célula que dirigía “El Cris”, también conocido como Mario Alberto Rivera López, durante su declaración preparatoria mencionaron algunos datos respecto al crimen de Ortiz Franco.

Atrae PGR el caso.- Ante el fracaso de la PGJE de las ejecuciones cometidas en Tijuana, la PGR atrajo 11 casos, entre ésos el de Ortiz Franco. En entrevista exclusiva con ZETA, José Luis Vasconcelos afirmaba que había una relación evidente entre todas las ejecuciones atraídas por la Procuraduría.

Intercambian información.- Miembros del Comité de Protección a Periodistas (CPJ) se entrevistaron con el Delegado de la PGR, Antonio Mendoza Chávez para intercambiar opiniones sobre el asesinato de Ortiz Franco. El motivo de su visita fue para reunir información que sería analizada por el comité.

           

Octubre 2004

Reconocimiento Internacional a Ortiz Franco.- El 26 de octubre la Licenciada Gabriela Ramírez viuda de Ortiz Franco, recibió el Reconocimiento Internacional que la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) hizo de manera póstuma al Licenciado Francisco Ortiz Franco. También recibió un homenaje de parte del Colegio de Medicina Legal al cual pertenecía desde 1998.

 

Noviembre de 2004

Guerra entre narcotraficantes acorrala a la prensa.- Joel Simon, Director Adjunto del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) y Carlos Lauría, Coordinador del Programa de las Américas CPJ, visitaron Tijuana y realizaron una amplia investigación sobre el caso Ortiz Franco, misma que se editó como un informe especial y que fue distribuido a periodistas de todo el mundo por el Committee to Protect Journalists (Comité de Protección a los Periodistas).

Ministeriales en la ejecución.- En su edición 1613 del 25 de febrero al 3 de marzo ZETA da a conocer una nueva hipótesis revelada por fuentes confidenciales donde señalan que Eduardo Ronquillo “El Niño”, pistolero a las órdenes de Arturo Villarreal “El Nalgón”, fue acompañado por dos o más agentes ministeriales con sede en Tijuana para realizar el movimiento que terminó en la ejecución. El tiempo que tardaron los agentes ministeriales en llegar, a pesa de la cercanía de las oficinas al lugar de los hechos, siempre ha sido considerado como una obvia complicidad.

 

Mayo de 2005

CNDH revisa investigación del crimen.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anuncia que analiza la actuación de las autoridades encargadas de investigar el asesinato de Ortiz Franco.

 

Junio 2005

Ortiz Franco: Un año.- Un año después de su asesinato los culpables no habían sido detenidos a pesar de conocerse desde hace tiempo quiénes ordenaron y realizaron su ejecución. La PGR confirmó una de las principales hipótesis de ZETA: Asociados del Cártel de los Arellano Félix ordenaron y realizaron la ejecución del periodista.

En una reunión que funcionarios de la PGR tuvieron con representantes del Comité para la Protección de los Periodistas, los funcionarios repitieron los nombres que ZETA publicó:

* Arturo Villarreal “El Nalgón”.

* José Briceño “El Cholo”.

* Eduardo Ronquillo “El Niño”, autor material.

Pero les faltó agregar a Heriberto Lazcano “El Lazca”, así como Carlos Acosta “El Big Boy”, ex agente de la Policía Ministerial del Estado. El Director Fundador de ZETA, Jesús Blancornelas, declaraba que había datos ya publicados sobre los probables responsables y todos solidificaban la teoría del narcotráfico como la causal del atentado en contra del licenciado.

 

Policías impiden investigar el caso.- El periodista Andrés Oppenheimer, reveló textualmente en su columna publicada el 24 de junio que uno de los mayores problemas en la investigación era la hostilidad de la policía local de Tijuana.         Martínez Luna, declaraba que había un avance del 70 por ciento, mientras que la realidad era que durante el tiempo que la Procuraduría tuvo el caso no reconoció que el asesinato había sido cometido por miembros del Cártel de los Arellano Félix, y menos que participaron agentes de la propia fiscalía.

 

Agosto 2005

Sospechosos detenidos.- A las 8 de la noche del miércoles 3 de agosto mientras salían de la Plaza Fiesta a bordo de una Cadillac Escalade fueron detenidos los sospechosos del asesinato por elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) durante un patrullaje de rutina. Entre los detenidos se encontraba Jacobo Luis Cárdenas, Ray del Villar “El Ray Junior” y otras seis personas. Un funcionario de la PGJE dijo que, al momento de la detención entre ellos, se culparon del asesinato, pero la Policía Ministerial prefirió turnarlo al ramo federal para que fueran interrogados y trasladados a la Ciudad de México.

Ray del Villar no es el asesino.- Aunque varios periódicos y televisoras locales insistían, la PGR confirmaba el sábado 6 de agosto de 2005 que Ray del Villar no era el asesino del editor Ortiz Franco. El Licenciado José Luis Santiago Vasconcelos, Subprocurador de Investigación Especializada contra la Delincuencia Organizada (SIEDO), dijo que se trataba de un “mafiosillo de quinta”. Tampoco se encontró referencia de que Ray del Villar perteneciera al Cártel de los Arellano Félix y en consecuencia no se estableció enlace con Arturo Villarreal “El Nalgón”, Jorge Briceño “El Cholo”, y Heriberto Lazcano “El Lazca”, quien según las hipótesis de ZETA y las investigaciones de la PGR tomaron parte en el asesinato. Martínez Luna afirma que no fue él quien declaró a la prensa la existencia de alguna evidencia que involucrara a Ray del Villar en el asesinato.

 

Junio 2006

Sin resultados.- El próximo 22 de junio se cumplirán dos años del asesinado del Editor de ZETA, Licenciado Francisco Javier Ortiz Franco. Ni la Procuraduría del Estado en las primeras semanas de la investigación, ni la Procuraduría General de la República a la fecha, han concluido el caso. Los asesinos de Ortiz Franco siguen libres.

 

Texto tomado del libro “En Estado de Alerta”, escrito por J. Jesús Blancornelas para la editorial Plaza y Janés, publicado por primera vez el 16 de junio de 2006.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio