Sentirnos seguros (Séptima parte)

Foto: Archivo/El periodista recibió cuatro tiros en su humanidad
 
Opinionez Lunes, 19 Junio, 2017 12:00 PM

En la colaboración pasada, comenté: “He conocido el tema de la seguridad y el fenómeno de la inseguridad desde los más diversos ángulos”. Terminé esa columna diciendo: “Transformamos el Poder Judicial del Estado, con un nuevo marco jurídico que dio vida al Consejo de la Judicatura. Acabamos con el autogobierno en los penales. Fuimos pioneros del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Creamos el Sistema Estatal de ese rubro. Por primera vez, en más de dos décadas, se inició a la construcción de un Centro de Readaptación Social de primer nivel”.

Se hicieron tantas acciones que ni el tamaño de esta columna ni el propósito de esta serie, corresponderían a las dimensiones de lo hecho.

De lo más resaltante sería comentar que después de haber ocupado la Subsecretaría General de Gobierno de Baja California, durante la administración encabezada por el Lic. Ernesto Ruffo Appel, recibí personalmente del Gobernador entrante, Don Héctor Terán, la invitación para integrarme a su gabinete. De inicio, continuando con el cargo de Subsecretario, pero en las primeras semanas de su encargo, me nombró Coordinador General de Justicia con la misión de crear la dependencia que hoy se denomina Secretaría de Seguridad Pública de Baja California.

La tarea no fue nada sencilla, primero hubo que hacer una laboriosa conciliación social, recorriendo los cuatro puntos cardinales del Estado para presentar el proyecto ante prácticamente todos los Colegios, Barras, Foros y Asociaciones de Abogados en cada ciudad de Baja California, amén de medios de comunicación y sus estructuras organizacionales; Universidades, Organismos de la Sociedad Civil, Cámaras empresariales y cuanto espacio se consideró adecuado para el propósito, a la par que se les presentó a los legisladores. Curiosamente, una de mis responsabilidades en la Subsecretaría había sido fungir como enlace entre el Ejecutivo y el Legislativo para que se les expusieran los proyectos de ley.

El proceso fue fatigoso, porque en paralelo, las responsabilidades no cesaban, así que había que cumplir con todas las obligaciones antes narradas, sin descuidar la atención del proyecto.

Cuando el encargo estaba cumplido y venía la etapa de “disfrutar” el logro alcanzado, sobrevino un trágico hecho en la ciudad de Tijuana, produciéndose un atentado contra Don Jesús Blancornelas, donde perdió la vida su chofer y escolta. Tomándose la decisión, en el Gobierno Estatal, de que había que hacer drásticos cambios en la Procuraduría General de Justicia, considerándose en ese momento que era estratégico que por mi perfil ocupara la titularidad de la Subprocuraduría de Zona Tijuana.

Aunque no era un área de mi predilección, inclusive, año y medio antes había rechazado encabezar la PGJE, como buen soldado me alinee y me hice cargo de mi nueva asignación.

En gran parte, me fue relativamente fácil hacer mi nuevo trabajo, formando un gran equipo con el entonces Secretario de Seguridad Pública Municipal, el Lic. Óscar Euskariatza y con el Delegado de la Procuraduría General de la República, el General José Luis García Chávez, con quienes había tenido excelente relación en mi responsabilidad anterior.

De inmediato establecí también una magnífica coordinación con los Jueces Penales y con las diversas autoridades y dependencias que correspondían, así como con las instituciones educativas, implementando diversos cambios históricos en la dependencia a mi cargo. Pero, a pesar de operativos y diversos eventos que exitosamente se llevaron a cabo, mis días en la función pública estaban por terminar, dado que no encajaba en ciertas situaciones propias de ese tipo de tareas. Así que por salud profesional, académica, física, mental y para bien de mi familia, concluyó una carrera de casi dos décadas en el gobierno, dejándome como único capital satisfacciones, aprendizaje, grandes experiencias y relaciones que han sido hasta la fecha, una de las bases importantes de mi ocupación profesional.

Continuará…

Todo es cuestión de sentirnos seguros.

 

Alberto Sandoval es Coordinador de Alianza Civil, A.C. Correo: albertosandoval@alianzacivil.org Facebook: AlianzaCivil AC Página web: www.alianzacivil.org

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio