Vecinos de El Sauzal, hartos de la delincuencia

FOTOS: Enrique Botello
 
Edición Impresa Lunes, 13 Marzo, 2017 12:00 PM

Vecinos están hartos de robos vehiculares y a casa habitación, a pesar de que tienen identificados a los “malandros”. Aseguran, el Nuevo Sistema de Justicia Penal se burla de ellos poniendo trabas para encerrar a responsables. Amenazan con hacer justicia por mano propia

Residentes de la delegación de El Sauzal no duermen tranquilos porque la incidencia delictiva es imparable ante el evidente crecimiento de actividades delictivas como narcomenudeo, robos e ineficientes servicios públicos que han hecho de este poblado un foco de descomposición social.

El puerto de El Sauzal tiene una extensión de 500 hectáreas y es la cara de la ciudad de Ensenada, a pocos metros de la caseta de peaje de San Miguel; también es el acceso principal a la reconocida Ruta del Vino, ahí vive tanto el presidente municipal Marco Novelo Osuna, como el ex alcalde Enrique Pelayo Torres, quienes son vecinos en zonas exclusivas.

Roxana Molina, promotora cultural en la delegación, habló de lo complicado que es convivir a diario con el robo de vehículo, casa habitación y comercio, aunado al alto índice de drogadicción que agobia a las familias, por lo que al no tener el respaldo de la autoridad amenazan con “hacer justicia por mano propia”.

“En un par de cuadras hemos contado diez carros robados en los primeros dos meses, es demasiado, no puede ser”, ejemplificó la artista sauzaleña.

Sobre la ineficacia del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), cuestionó al gobernador Francisco Vega de Lamadrid: “¿A favor de quién cambiaron las leyes, qué sucede y por qué no informan a la gente que será difícil culpar a un delincuente? Si los policías municipales no pueden hacer nada, tampoco el Ministerio Público entonces qué nos queda”, manifestó molesta.

Gabriela García

Un caso reciente fue el de una comerciante que se quedó sin inventario cuando un conocido del barrio entró a su domicilio justo cuando ella acababa de surtir mercancía de Estados Unidos para su negocio; a plena luz del día sacó todo, “me dejó sin nada”.

A pesar de que perdió más de un día en la denuncia ante el Ministerio Público y el parte de robo en la Policía Municipal, no le sirvió de nada porque detuvieron al sujeto, pero de inmediato lo liberaron.

“Lo peor de todo es que está identificado y no es la primera vez que lo hace (robar)”, explicó la mujer.

 

Seguridad Pública no se da abasto

A pesar de las carencias económicas de la corporación, el director de Seguridad Pública Municipal, Emilio Camarena Castillo, declaró que es un problema que se resolverá en unos días, con la aplicación de  operativos de vigilancia.

Descartó la posibilidad de que los residentes se animen a formar grupos de defensa.

Hace un par de días tuvo un encuentro con los pobladores, quienes le advirtieron sobre  el alto índice de robo a casa habitación, de vehículo en el acotamiento de la Carretera Ensenada-Tijuana, así como en otros puntos de mayor afluencia turística.

Expuso que hace unos días se reunió con el comandante de la delegación, donde determinaron enviar a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) y Policía Ministerial.

“Esto debe ser la solución”, respondió en automático el jefe policiaco.

Dudó que haya problemas de narcomenudeo, pero habrá de reforzar la zona con recorridos por parte de la Base de Operaciones Mixtas (BOM) y con operativos en los horarios más conflictivos.

“¿Narcomenudeo? No tengo mucha información de que exista esto mucho”, respondió el funcionario, seguro e indiferente.

 

Por mientras habrá bache

Los servicios públicos son deficientes en la delegación, según un vecino, solo hay un camión de basura que es prestado, y describió que los desechos son arrojados a terrenos baldíos, ante la falta de un adecuado relleno sanitario.

El alcalde Marco Novelo reconoció que los recursos materiales y económicos del Ayuntamiento son insuficientes, aunque por el momento comenzarán con la reparación de calles.

“La Iniciativa Privada prestó maquinaria y vamos a empezar por la reparación de vialidades en varias colonias, aunque sé que hay un rezago fuerte con la basura. Pero allá mandaremos dos camiones recolectores”, se comprometió.

Por su parte, el gobernador Francisco Vega de Lamadrid evadió hablar sobre el tema de la seguridad en el municipio y en las delegaciones donde los índices se han disparado.

Sin más, prefirió la vía corta, conviniendo con el primer edil, la gestión de recursos económicos para la compra de material para bachear las calles de la ciudad.

 

Vecinos en alerta

Las calles de la delegación están oscuras por la noche porque el servicio de alumbrado no funciona, tampoco tienen vigilancia funcional y efectiva, lo que obliga a estar a la expectativa.

En tres ocasiones a un vecino de  Roxana Molina en la misma calle Segunda le han robado el automóvil. Siempre lo localiza pero sin batería, ni catalizador o pertenencias de valor.

Ni siquiera se trata de robar automóviles de lujo, sino “chafillas”.

Rozana Molina del Comité ProSauzal en acción

“Eso significa que roban solo para comprar droga. La gente está harta y lo que van a hacer es colgar una buena tunda a quien agarren, y eso no me parece bueno porque en qué nos vamos a convertir y qué ejemplo le damos a los niños”, se intrigó la mujer.

Comentaron que las personas que delinquen regularmente están ubicadas y, aunque se los han llevado detenidos, “salen y vuelven a las mismas”.

“Son generaciones que hemos visto crecer de madres, hijos y nietos agresores”, relataron.

Hace unos años era común el robo en patios de viviendas, algunas herramientas o minitas de gas, pero de manera reciente se han intensificado, ya que ingresan a los domicilios con el propósito de desvalijar.

 

Los olvidados

La amplia demarcación de El Sauzal se divide en varias zonas, las exclusivas donde vive la clase política, como el actual alcalde y el ex alcalde Enrique Pelayo; Cíbolas en San Miguel, con seguridad privada con caseta de vigilancia, zona cercana a la carretera con mansiones, negocios con video vigilancia y accesos restringidos.

Por otro lado están los asentamientos en las lomas y cañones de difícil acceso, con alto índice de marginación, es decir, son los olvidados de la administración.

Ahí proliferan el narcomenudeo y la desolación, terrenos lodosos que en épocas de lluvia ni las unidades entran, ni siquiera hay electricidad o servicio de recolección de basura.

El Sauzal tiene solo un parque dentro de las instalaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), además de una zona deportiva, pero ambos están bardeados de lado a lado. Las playas poco a poco se han cerrado, debido al desarrollo industrial y turístico, no hay sitios de esparcimiento.

En la zona industrial con vista al mar, hace años se dio uno de los crímenes más atroces que Ensenada tenga memoria, la matanza de El Rodeo, donde 19 miembros de una familia fueron masacrados a balazos.

 

El mal está documentado

La delegación es un polo en crecimiento donde conviven más de 10 mil ciudadanos entre maquiladoras, empacadoras pesqueras, gaseras, restaurantes, cervecerías y vinícolas.

En el Plan de Desarrollo Comunitario realizado en 2016 con el apoyo de las organizaciones Ciudadanía Mexicana, A.C. y Fondo Acción Solidaria, A.C., se hicieron recorridos, reuniones de trabajo, entrevistas y encuestas por diferentes zonas.

Como resultado identificaron que la problemática más sentida  es la inseguridad, como asaltos, delincuencia, “malandros”, falta de vigilancia, robo de carros, además de pocos policías, mal capacitados y equipados.

Entre los proyectos  del gobernador se contempla la construcción del puerto de El Sauzal II, que irá de la mano con el desarrollo del ferrocarril.

Como parte de la organización comunal, hay un grupo de ciudadanos que participó en la Consulta Pública del Programa Parcial Industrial de Ensenada, con la intención de que los habitantes expongan propuestas de programa para definir el tipo de industria permitida en El Sauzal que no afecte la calidad de vida.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio