Seguridad pública, tercera llamada

Foto: Archivo/Están en la ciudad
 
Opinionez Lunes, 27 Marzo, 2017 12:00 PM

Tuvimos una primera oportunidad de mantener nuestra ciudad, pero desperdiciamos esa era de tranquilidad y de alguna manera podemos decir que fuimos sorprendidos por la corrupción, la ineficiencia gubernamental y la apatía ciudadana, todo ello en conjunto, de manera superlativa.

Las terribles consecuencias se tradujeron en que, a finales de la década pasada, la inseguridad se adueñó de nuestra región.

Con un esfuerzo titánico, la población y las autoridades recuperamos la tranquilidad para nuestro territorio, pero desafortunadamente, esa gran segunda oportunidad de vivir armoniosamente fue desaprovechada y para nuestro pesar, solo fue temporal el orden social, yéndose la calma como el agua entre los dedos.

La escandalosa cantidad de homicidios cometidos en Tijuana durante los meses de enero a mediados de marzo del año en curso, así como las casi mil vidas perdidas en el 2016, deben hacernos reaccionar con la misma energía a todos; tanto a la sociedad como al gobierno, en búsqueda de una tercera oportunidad de recobrar la paz.

No debemos ni podemos estar impasibles ante lo que eventualmente se consideraba una amenaza contra la población, pero que desgraciadamente hoy es una lamentable realidad. Hablar de cientos de muertos como consecuencia de las actividades delictivas, amerita un conjunto de acciones que en cantidad y calidad reflejen una expectativa de solución proporcional a la dimensión del grave problema que enfrentamos.

Como ya lo hemos dicho anteriormente, la ciudadanía no se debe conformar con que se diga que la matanza es entre los malos; todos sufrimos las negativas consecuencias, que van desde los robos y daños materiales hasta el homicidio, además de que generan una pésima imagen de nuestra ciudad, lo que ni nos gusta ni nos merecemos, pero que puede ahuyentar positivas inversiones.

Habíamos advertido también que no se trataba solo de los asesinatos intencionales, donde se decía que los fallecidos pagaban andar “en malos pasos”, sino también que existen víctimas inocentes, ya fuera por haber estado en el lugar incorrecto a la peor hora, acompañando al muerto, o por las balas perdidas.

En contrapeso con los hechos negativos de los años pasados, la gente de bien ve con buenos ojos que en los días recientes el ejército y la policía municipal han empezado a tener mayor presencia en diversos espacios, lo que sin duda traerá consecuencias de diversa índole.

Por una parte, se han instalado “campamentos militares”, a la vez que se ve mayor circulación de vehículos de los soldados por diversas vialidades de Tijuana.

Por otro lado, el propio presidente municipal y el Secretario de Seguridad, acompañados del Comandante de la Segunda Zona Militar, han anunciado acciones tendientes a contrarrestar la ola delictiva.

A pesar de que dichas medidas se reciben con agrado, es obvio que por sí solas no serán suficientes para detener de la noche a la mañana la inercia delictiva, incluyendo los asesinatos.

Se van a necesitar muchas más acciones, especialmente las urgentes y las de corto plazo, pero sin duda, las que harán la diferencia son las que puedan trascender, las que establezcan mecanismos sociales y gubernamentales que nos ayuden a que, de una vez por todas, dejemos de sufrir las consecuencias del vaivén gubernamental, de los cambios negativos que se llegan a dar en las transiciones oficiales y hasta en las propias instituciones privadas.

Es una verdadera lástima que tanto esfuerzo realizado, que las medidas de seguridad, las inversiones públicas en la materia y la confianza ciudadana se desperdicien a causa de malas decisiones gubernamentales y la apatía de la población.

En fin, enfoquémonos en lo que tengamos que hacer para lograr que gracias a este renovado esfuerzo seamos capaces de decir lo más pronto posible que a la tercera, fue la vencida.

Todo es cuestión de aprovechar la nueva oportunidad: Seguridad pública, tercera llamada.

 

Alberto Sandoval es Coordinador de Alianza Civil, A.C. Correo: AlbertoSandoval@AlianzaCivil.Org Internet: www.AlianzaCivil.Org Facebook: Alianza Civil AC Twitter: @AlSandoval

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio