Movió emociones

Fotos: Ramón T. Blanco Villalón
 
Espectáculoz Lunes, 27 Marzo, 2017 12:00 PM

Desde sus mensajes de paz, hasta la interpretación de sus temas más emblemáticos para celebrar cuatro décadas en el escenario, Miguel Bosé se entregó a los tijuanenses en cuerpo y alma. “Yo soy un hombre de paz, trabajo por y para la paz todos los días de mi vida”

Como un monstruo del escenario, Miguel Bosé se apoderó de las más de 8 mil almas que la noche del sábado 18 de marzo fueron testigos del ensamble musical que el español ofreció con motivo de su gira “Estaré”.

Y como bien lo expresó días previos al concierto, éste fue “un paseo por todos esos recuerdos y momentos memorables y gloriosos que han hecho la banda sonora de millones y millones de personas”.

Bosé disfrutó al público tijuanense y lo hizo vibrar con cada uno de sus temas, éxitos de cuatro décadas de trayectoria, donde se hicieron presentes un sinfín de emociones que movieron fibras sensibles, para luego explotar en algarabía la festividad musical.

“Sereno”, “Duende” y “Nena” desfilaron cual historia que se transformó en recuerdos de amor, de desapego, de adiós, de amistad y hasta de homenaje.

“Buenas noches Tijuana, buenas noches y bienvenidos todos a este concierto que va a ser un paseo donde estamos celebrando en esta gira cuarenta años de estar en los escenarios”, expresó el artista, emocionado ante el aplauso y griterío del público.

“Cuatro décadas que han sido posibles gracias a que el equipo más grande en todos, el más fiel de todos, el que más ha insistido ha sido vosotros que han hecho capaces que después de cuarenta años, seguimos aquí haciendo lo que más nos gusta, que es hacer música”, luego los invitó a dar ese paseo por lo mejor de su repertorio, cuidadosamente seleccionado para que esa noche no faltara ni una sola canción.

“Este paseo está repleto de recuerdos, seguro se develarán cosas insospechadas, insospechables, porque todo lo que soy musicalmente esta noche, os declaro aquí oficialmente culpables. Gracias por ello. Gracias”, reiteró a sus seguidores.

Le siguieron “Aire Soy”, “Amo” y “Mírate” antes de hacer una nueva pausa y expresar su sentir cada que interpreta “Nada Particular”, fue entonces que no solo lo solidario surgió de su ser, también una sentida crítica hacia el Presidente estadounidense Donald Trump: “Yo soy un hombre de paz, trabajo por y para la paz todos los días de mi vida, porque creo en la paz, creo en el derecho de vivir en paz; creo en el derecho a la cultura de paz y creo que además, es el legado que debemos dejarle todos a nuestros hijos.

“Todos los días de mi vida me levanto y todos los días lucho porque este mundo tenga paz. Pero necesito aliados, claro, y la paz además se trabaja de muchos frentes diferentes: uno es la solidaridad, que es de lo que habla esta canción, la solidaridad que es el decirle a exiliados e inmigrantes, que es una cosa que nos toca muy de cerca a todos. Aquí, justo aquí detrás tenemos un monumento”, apuntó, mientras el público no dejaba de aplaudir. “No es recomendable que se le juzgue a nadie, sobre todo los chismes, que se le cruce el tinte de pelo rubio, lo que a las mujeres les sienta bien a los hombres les sienta fatal, y hay hasta quienes una vez teñido el pelo de rubio, les da por levantar muros”.

Y antes que se escucharan las notas de “Nada Particular” enfatizó: “Yo no quiero un mundo de muros, quiero un mundo construido con el prójimo y, si alguien tiene problemas en su país de origen, poder decirle ‘Ven a mi casa, ésta es tu casa, abro mi casa, tu casa’, y ayuda a construir mi casa porque esto siempre se ha necesitado y siempre se va a necesitar. Si hay un idiota que no lo entiende, lo tendrá que entender tarde o temprano, por lo cual no quiero muros, odio los muros, son un retraso, y esta canción habla de eso: de exilio de inmigrantes, de compasión, de abrir los brazos, de decir ‘Ven, aquí ésta es tu casa’”.

El cancionero de Bosé seleccionado especialmente para la gira “Estaré”, detuvo su recorrido para regresar en el tiempo y, a manera de homenaje de aquellos gloriosos inicios, interpretar un set acústico digno de ser coreado con la potencia de 8 mil gargantas: “Amiga”, “Morir de Amor”, “Creo en Ti”, “Linda”, “Hojas Secas”, “Don Diablo” y “La Chula”.

Feliz, motivado, y sobre todo arropado por el cariño de la gente, el cantautor presentó el tema que le da nombre a la gira, que además es una canción que escribió para sus hijos, con dedicatoria muy especial “… donde quiera que vaya e incluso aun y cuando ya no esté, que busquen bien, porque yo estaré en su corazón”.

La velada fue un recorrido desde sus inicios hasta lo más nuevo, en el que el escenario se volvió el escaparate perfecto para que Bosé diera rienda suelta a su entusiasmo, y por ende, contagiar al público que no dejó de cantar.

Después se escucharían “Como un Lobo”, para hacer una pausa a su historial y homenajear a Juan Gabriel interpretando “Siempre en mi Mente”, de manera que, entre sentimientos sublimes, alegres y dedicatorias especiales, Bosé cumplió cabalmente con Tijuana, en un cierre donde no podían faltar “Morena Mía”, “Si Tú No Vuelves”, “Amante Bandido”, “Hacer por Hacer” y “Te Amaré”.

“Gracias Tijuana, os quiero, ¡hasta siempre!”, dijo finalmente como despedida, después de dos intentos.

Sus músicos fueron cómplices de memorable concierto

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio