El pecado de “Chabelo”

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 13 Marzo, 2017 12:06 PM

Imaginemos que Gamboa Patrón convoca a conferencia de prensa, y sorpresivamente anuncia su respaldo a la candidatura presidencial del “Peje”, además de su pretensión de permanecer como coordinador de la fracción parlamentaria priista. El escándalo y la indignación de sus correligionarios sería mayor, y seguramente ipso facto conoceríamos algunos de sus múltiples pecados económicos cometidos a lo largo de su longeva carrera política, tal vez, incluso, sabríamos si realmente es un pederasta como lo afirma Lydia Cacho. Si no se retractase, su expulsión sería la menor de sus preocupaciones.

Ahora imaginemos que Martí Batres, dirigente de Morena en el D.F., declarara su respaldo a una hipotética candidatura presidencial de Mancera. El linchamiento de los seguidores pejistas le haría peligroso salir a la calle.

¿Son los mismos supuestos que la declaración política de Barbosa a favor de AMLO? Formalmente sí, pues AMLO es el candidato jurado por otro partido, más aún, lo es argumentando constantemente que el PRD es uno más de los partidos de la mafia del poder; sus seguidores un día sí y otro también, insultan, agravian y se burlan del sol azteca, pero hay puntos finos en un análisis justo, que valdrían la pena desarrollar:

Para miles -tal vez millones- de perredistas, incluyendo a cuadros dirigentes de primer nivel, Andrés Manuel es un compañero muy querido, incluso, lo siguen asumiendo como líder moral del partido. Decir que el debate de AMLO si o AMLO no es inexistente en el PRD, es, por lo menos, ilusorio, pues la crisis política del partido amarillo tiene como uno de sus componentes más poderosos, a la indecisión respecto de qué hacer ante el abandono de su excandidato presidencial; más aún, si reconocemos al PRD como un partido que surgió para modificar el status quo de nuestro sistema económico y construir un modelo progresista y nacionalista, cuyos valores éticos fundacionales fueron la honestidad en el

manejo de los recursos públicos y la justicia social, tendríamos que aceptar que la candidatura de López Obrador sería la única que haría eso posible.

No quiero decir, ingenuamente, que los motivos de Barbosa, el “Chabelo” para los perredistas poblanos, fueron los que en el párrafo anterior pondero, pero sí la coartada moral para su lance político. Barbosa quiere ser gobernador de un estado en el que el PRD no llega al 5%, pero que gracias a las ambiciones desproporcionadas del neopanista Moreno Valle, se empató la elección de gobernador con la elección presidencial del 18, en un intento por amarrar un reintegro para la esposa del exgobernador poblano ante la posibilidad de que éste fracasase en su intentona presidencial. En este contexto, para el Chabelo, la oportunidad de ir amarrado, acompañando en Puebla al “Peje” de Macuspana en el 18, fue la verdadera negociación del avispado ex coordinador senatorial perredista con José Ramón López Beltrán, mejor conocido como el hijo del “Peje”.

Veremos si al “Chabelo” le cuaja su jugada, o si se queda como el perro de las dos tortas. Por lo pronto ya abrió un debate impostergable para la izquierda mexicana.

 

Jesús Alejandro Ruiz Uribe es Doctor en Derecho Constitucional, ex diputado local, rector del Centro Universitario de Tijuana en el estado de Sonora y coordinador estatal de Ciudadanos Construyendo el Cambio, A.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio