El desgobierno de Gastélum


 
Ezenario Lunes, 27 Marzo, 2017 12:00 PM

Con más de mil 600 millones de pesos ingresados a las arcas municipales en los 2 primeros meses de su gobierno, Juan Manuel Gastélum Buenrostro no ha logrado bachear vialidades, mejorar el alumbrado público, definir un Plan Municipal de Desarrollo o aumentar la seguridad en las calles. Argumentando “una crisis económica ficticia”, el rumbo que ofrece como solución es la renta de servicios básicos como la recolección de basura, el mantenimiento de luminarias y, posiblemente, hasta de patrullas

Juan Manuel Gastélum Buenrostro mintió a los tijuanenses.

Desde el inicio del XXII Ayuntamiento de Tijuana, la declaración reiterada del Presidente Municipal de Tijuana ha sido que recibió “unas arcas vacías”, que su antecesor –Jorge Astiazarán Orcí– le dejó una administración con solo 25 millones de pesos.

Esta semana Astiazarán Orcí rompió el silencio para reiterar que en la hacienda dejó más de 200 millones de pesos, cantidad que incluía 32 millones de pesos de participaciones federales liberadas en noviembre de 2016 y que indebidamente el gobierno de Francisco Vega de Lamadrid le retuvo hasta el arribo de Gastélum.

Y conminó a “El Patas” a cambiar su estrategia de gobernar por “menos grilla y más chamba”, porque “se requiere inteligencia, organización, eficacia y experiencia para manejar una ciudad tan importante como es Tijuana”.

Esta misma semana regidores del Partido Encuentro Social (PES) dieron a conocer la información obtenida vía transparencia sobre el estado real que guardan las finanzas municipales, en la que el tesorero Ricardo Chavarría Morales presenta un resumen de ingresos captados en diciembre de 2016 y enero de 2017, las arcas del Ayuntamiento de Tijuana recibieron en aportaciones y participaciones estatales y federales un total de 1 mil 604 millones 249 mil 791 pesos con 67 centavos.

Con tal cantidad de recursos, Gastélum Buenrostro se ha dejado rebasar por la basura, aduciendo el mal estado de los camiones recolectores y la falta de presupuesto para repararlos, mucho menos para adquirir unidades nuevas.

Tampoco ha mejorado el sistema de alumbrado público, ni ha realizado un programa integral de bacheo en la ciudad para la que restableció el calificativo de “bachelandia”.

Y aunque ha ponderado un plan de austeridad en su gobierno, en la modificación del presupuesto presentado por el tesorero Chavarría a los regidores de la Comisión de Hacienda, el miércoles 22 de marzo, no se plasmó ahorro alguno.

De un presupuesto autorizado en diciembre de 5 mil 914 millones 487 mil 484 pesos, la administración de “El Patas” contempla gastar lo mismo.

 

Opacidad en el manejo de la hacienda municipal

“Hay una gran opacidad y un doble discurso por parte del gobierno de Tijuana, lo cierto es que sí el Ayuntamiento sí cuenta con recursos”, expusieron Mónica Vega, Manuel Rodríguez y Jesús Ortiz Ampudia, regidores de la fracción del Partido Encuentro Social (PES).

El presupuesto de egresos demuestra que “la crisis que señala el alcalde es ficticia y obedece a intereses creados”, anotaron, al indicar que el rumbo que sigue el alcalde de Tijuana es hacia la privatización. “Quiere manejar el Ayuntamiento como una empresa, concediendo contratos y arrendamientos para pagar favores de campaña”, añadió Manuel Rodríguez.

Esta apreciación la comparte el regidor independiente del Cabildo de Tijuana, Roberto Quijano, quien enumeró lo que consideró incongruencias en el manejo del presupuesto municipal.

Aunque sí se dieron disminuciones presupuestales en algunas áreas como la oficina de presidencia, Comunicación Social, Dirección de Relaciones Públicas, Consejería Jurídica o la Secretaría de Gobierno, para un de 41 millones 359 mil pesos, pero la suma de los 29 millones.

En contra parte, a la Secretaría de Desarrollo Social Municipal (DESOM) se le aumentaron 29 millones de pesos; 95.6 millones a Oficialía Mayor; 126 millones a Tesorería municipal y 184.4 millones de pesos a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, para un gran total de 460 millones de pesos.

A decir de Tito Quijano, el tesorero no les supo explicar a los ediles de donde se obtendría la diferencia existente entre el monto que se disminuye contra la cantidad presupuestal ampliada. “Solo menciono que era recurso del BRT que se distribuiría en el gasto corriente para no ser devuelto a la federación”.

Al respecto, Raúl Felipe Luévano Ruiz, secretario de Gobierno Municipal, recordó que las partidas provenientes de fondos federales y para la Ruta Trocal no pueden ser reorientadas a rubros distintos, además de que del presupuesto 2016 del Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT) “no quedó nada”.

Los ediles reprobaron que, en una decisión que calificaron de unilateral, Gastélum Buenrostro haya decidido retirar la partida de gasto social etiquetada para regidores –del orden de los 9 millones de pesos al año– para etiquetarla a la Dirección de Desarrollo Social, “esa concentración de recursos a una sola dependencia solo obedece a fines electoreros”, consideró Mónica Vega.

 

Por la tercera licitación de luminarias

Ignorando al Cabildo, Juan Manuel Gastélum Buenrostro anunció públicamente esta semana la licitación de un nuevo programa de alumbrado público, para sustituir entre 8 y 12 mil luminarias.

No solo eso, también decidió que la mejor opción para el mantenimiento de este servicio es pagar una renta mensual, la cual “nos va a salir un ojo de la cara, pero hay que hacerlo”, dijo resignado el presidente municipal, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, sin precisar aún el monto que costaría a los tijuanenses la renta del servicio de rehabilitación.

Y para obtener garantía de cumplimiento de las empresas ya cabildeadas, será necesario suscribir contratos que van más allá de los 3 años de su gobierno.

En el caso de las luminarias, los contratos de arrendamiento podrían trascender su gobierno, se le cuestionó.

“Sí, hay empresas que garantizan el arrendamiento con contratos de alrededor de 8 a 10 –años– y otras por 15 a 20 años”, respondió a ZETA.

El secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Ricardo Lomelín Clapera, detalló que en promedio, al mes requieren ser renovadas alrededor de 500 luminarias. Pero el mantenimiento mensual tendría que ser de 2 mil lámparas.

Y aunque la posibilidad de ceder a particulares las labores de Servicios Públicos Municipales no se ha sometido al análisis y aprobación del Cabildo, su administración ya realiza sondeos con empresas para licitar la compra de un promedio de 10 mil lámparas, así como la renta del mantenimiento de las 64 mil luminarias que conforman el padrón de Tijuana.

Pero en el cabildeo no ha considerado a las empresas locales, reportó Rolando Escobedo, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mantenimiento Eléctrico de Tijuana.

Tampoco descarta la posibilidad de que Sola Basic, la empresa que incumplió un contrato de 141 mil millones que le otorgó el gobierno de Carlos Bustamante y que, a pesar del desfalco, la administración de Jorge Astiazarán optó por absolver a la firma.

Ricardo Lomelín Clapera, Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, expuso que no se le puede negar participar en el proceso de licitación, porque ésta será abierta. Sin embargo, dijo que para participar en el concurso “tienen que demostrar casos de éxito”.

Después de dos licitaciones para mejorar, sin éxito, el servicio de alumbrado se le cuestionó al alcalde Gastélum ¿Por qué ahora sí creer que se logrará?

“Número uno, por la transparencia; número dos, estamos a la vista de todo mundo, del ORFIS –Órgano de Fiscalización Superior–, de la Auditoría Superior de la Fiscalización (ASF), estamos sujetos a muchos frenos y a estas alturas no nos podemos permitir hacer transas, no dejarlo transparente y ahora con los recursos que hemos logrado ahorrar, con eso tenemos que reinvertir”, asentó.

 

Gobierno arrendatario

Antes de anunciar la renta de un servicio público como es el mantenimiento de alumbrado, el gobierno de Tijuana anunció la renta de cuando menos 40 unidades para el servicio de recolección de basura.

“Son camiones gordos para la basura, de los grandotes y los de transferencia, nada más

40 camiones”, dijo.

Raúl Felipe Luévano había adelantado que el pago previsto para ese proyecto sería de 4 millones 200 mil pesos al mes, durante los 3 años del periodo del XXII Ayuntamiento de Tijuana. De inicio se tenía previsto arrendar 60 camiones recolectores, que por lo que resta de la administración municipal significaría una erogación de total de 130 millones de pesos.

Y remató el funcionario: “Concluido este proceso, el siguiente paso sería “arrendar patrullas para la Secretaría de Seguridad Pública”. Pero “El Patas” aseguró, “no, patrullas no”.

De acuerdo a lo informado por Gastélum Buenrostro, será hasta este viernes 24 de marzo cuando todos estos proyectos en los que ya invitó a participar a empresas los presente pleno del Cabildo.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio