Desentierra Lila Downs orgullo mexicano

Fotos: Ramón T. Blanco Villalón/Recibió el premio "Chavela de Oro"
 
Espectáculoz Lunes, 20 Marzo, 2017 12:00 PM

Minutos después de las diez de la noche del sábado 11 de marzo, la cantautora de la mixteca alta oaxaqueña, Ana Lila Downs Sánchez, exhumó la mexicanidad para festejarla en un encuentro sonoro frente a dos millares de tijuanenses que, orgullosos de su cultura, se regocijaron con el canto de la intérprete de “Cumbia del Mole”.

Bajo el título “Balas y Chocolate”, nombre que definió su octavo y más reciente álbum de estudio, el espectáculo de Lila Downs, de 48 años de edad, oriunda de Tlaxiaco (al noroeste de Oaxaca) fue dibujándose con la interpretación de temas como “Cruz de Madera”, que hiciera famoso el dueto Miguel y Miguel.

Vistiendo indumentaria mexicana, los asistentes poblaron el antiguo pelotari Jai Alai, habilitado hoy como un foro de espectáculos, donde Downs coqueteó con el orgullo mexicano, desenterrándolo para liderar una fiesta aderezada con el cantar de “Humito de Copal”, canción compuesta en colaboración con Paul Cohen.

“La Martiniana” y “La Iguana” dieron continuidad al encuentro en el que el público celebró los armoniosos sarcasmos de Lila, donde enfatizó “Piensa en Mí”, del fallecido compositor veracruzano Agustín Lara, que incluirá en su próximo disco; seguida por “Comalito”, “La Cucaracha”, “Patria Madrina”, “Viene la Muerte” y “Vámonos”, de José Alfredo Jiménez.

Interactuando con sus músicos, enviando mensajes a Donald Trump y consolando a  Tijuana, Lila declaró: “Me gusta cantarle a esta frontera que me inspira a través de los años, me hierve la sangre cada vez que estoy aquí. No nos vamos a doblegar los mexicanos. Por Dios, quiero esta tierra y gracias por estar esta noche”, sumando aplausos que provocaron el éxtasis de la cantante mexicana.

“Fallaste Corazón”, “Mezcalito”, “Cucurrucucú Paloma”, “Son de Difuntos”, “Sandunga”, “Zapata se Queda” y “Cumbia del Mole”, fueron algunos de los temas con los que Lila Downs relató su propuesta, escoltada por siete músicos en batería, metales, guitarra, acordeón y bajo, además de sus primos de Oaxaca, que esa noche le acompañaron desde los asientos.

Cobijada en cariño, Lila recibió el premio Chavela de Oro –que entrega el productor Guillermo Sánchez a nombre de Fundación Chavela Vargas-, de manos del legendario rockero tijuanense Javier Bátiz y su esposa; además de la presea, a Downs le fue otorgado un jorongo, propiedad de la fallecida cantante, así como un cuadro pintado al óleo.

Cantándole al orgullo mexicano, la oaxaqueña se dejó querer por los fronterizos, jóvenes y adultos, quienes corearon al unísono cada una de sus interpretaciones, dejando un buen sabor de boca en Tijuana.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio