Condescendiente

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 27 Marzo, 2017 12:00 PM

En la Sindicatura Procuradora de Tijuana, no se mueve un documento, hoja o acción, sin que ésta no la autorice el Alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro. La Síndica Ana María Marcela Guzmán Valverde, amiguísima del Presidente Municipal, no entiende que la institución que encabeza se maneja con independencia a la oficina de la Presidencia Municipal, que como edil tiene un papel preponderante y que entre sus obligaciones está el revisar el ejercicio del gasto conforme las leyes y reglamentos del Ayuntamiento, llevar el inventario de los bienes del ayuntamiento y vigilar su buen uso, vigilar que los funcionarios todos de la administración pública municipal realicen su trabajo de acuerdo a la ley, cumplan con sus obligaciones, verificar los ingresos y el correcto uso de los mismos, así como atender a la ciudadanía en las quejas contra funcionarios públicos, policías u otros empleados municipales, y dar trámite. Además en los últimos días, dictaminar sobre la entrega-recepción entre la administración del doctor Jorge Astiazarán y la que encabeza Gastélum. Todo, claro, sin pedirle autorización, opinión, luz verde o venia, al Alcalde. Un poquito de independencia, Síndica.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio