SITT y el “tráfico de influencias”: negocio de los priistas

FOTO: Agustin Reyes / Ramón T. Blanco V.- Cris López y la demanda
 
Zoom Político Lunes, 6 Febrero, 2017 12:00 PM

Los vínculos de amistad, familiares y socios que han resultado de las investigaciones hechas al Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT) y las empresas concesionadas para su operación apuntan a un grupo de priistas, relacionados con el actual dirigente en el Estado del Partido Revolucionario Institucional, Chris López Alvarado.

No solamente, como ya se dio cuenta en estas páginas, porque uno de los accionistas de la empresa SITT de Tijuana S.A. de C.V., es socio de Jaime López Ferreiro, padre de Chris López Alvarado. Sino porque, los accionistas de la empresa que dio nacimiento a la ruta troncal son parte del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien encabeza López, a decir de documentos del PRI.

De hecho, fue Arturo Aguirre “El Napo”, ex candidato del PRI a la diputación local en 2016 y ex delegado de La Presa en la administración de Jorge Astiazarán Orcí, quien admitió haber creado la “Empresa de Empresas” que opera al SITT. A “El Napo” se le entregaron las concesiones para las líneas de transporte alimentadoras de la ruta troncal.

El priista mismo declaró a ZETA haber contratado a José Alfredo Martínez Moreno y José Antonio Alvarado Castro para la creación de la empresa y ellos son los únicos accionistas.

El último, Alvarado Castro, es “comisario” de Servicios Industriales de Investigación y Seguridad Privada S.A. de C.V., una empresa creada por Jaime Armando López Ferreiro, el Padre de Chris López. El otro accionista, José Alfredo Martínez, es igualmente integrante del equipo del PRI estatal junto con Chris López, Martínez aparece como “representante ante los órganos electorales”.

Ruta “truncada”

De igual forma, en su momento impulsado por la administración municipal de Astiazarán y Bernardo Padilla, el ex director del SITT (la paramunicipal, no la empresa), José Alonso López Sepúlveda (quien renunció ante el anuncio de una auditoría por parte del ayuntamiento panista) es también parte del Comité del PRI que encabeza Chris López, como y secretario de Finanzas y Administración.

Un nombre más enlaza a los priistas: Jesús Jorge Ambriz Corona es parte de la empresa propiedad del papá de Chris López, ex funcionario de seguridad en el gobierno de Sonora, de Manlio Fabio Beltrones. Ambriz, también es integrante del Comité Directivo Estatal del PRI, aparece, en los documentos como “secretario de jurídico y de transparencia”.

Ambriz es conocido por ser el abogado de cabecera del López Ferreiro, lo mismo que Alfredo Martínez.

Ante estas relaciones de socios, apellidos emparentados y negocios con el gobierno emanado del PRI, el regidor Marco Antonio Romero Arizpe del Partido MORENA, interpuso una denuncia en la Sindicatura municipal por “la comisión de hechos que presuntivamente constituyen negociaciones ilícitas y/o tráfico de influencias”.

En el expediente recibido el 30 de enero por la sindicatura que encabeza Ana Marcela Guzmán formaliza la denuncia contra José Alonso López Sepúlveda, quien fungió como director de la paramunicipal.

El regidor se apoya en el artículo 46 de la Ley de Responsabilidades, donde ampara a los funcionarios públicos. En la fracción 10: “desempeñar su empleo, cargo o comisión sin obtener o pretender obtener beneficios adicionales a las contraprestaciones que por ley le corresponda por el desempeño de su función”.

Y prosigue: “…sean para él o su cónyuge o parientes consanguíneos hasta el cuarto grado, por afinidad o civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios o para socios o sociedades de las que el servidos públicos…formen o hayan formado parte”.

En la denuncia del edil se incluyen los nombres (dado a su afinidad partidista, y relación profesional y laboral) Alfredo Martínez Moreno, José Antonio Alvarado, Francisco Javier García Sánchez, Rigoberto Jiménez y Jesús Jorge Ambriz Corona.

Por su parte, con las manos temblorosas y hasta cierto punto descontrolado el dirigente estatal del PRI, Chris López respondió en una conferencia de prensa sobre su relación con las personas y los presuntos hechos de tráfico de influencias.

El priista aseguró no haberse beneficiado personalmente del Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT), pero se negó a abundar en las relaciones de sus integrantes de su comité y la empresa de su padre en el negocio.

“No tengo nada que ver, que investiguen y lleguen hasta las últimas consecuencias”, dijo al ser cuestionado sobre un reportaje de ZETA. Negó que el denunciado principal sea su hermano (lo cual el semanario no aseguró).

Acerca del ex titular del SITT, Alonso López Sepúlveda aseguró “no es mi sangre, sí es mi amigo y lo reconozco como un gran amigo mío y una persona que hizo mucho por ese proyecto”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio