¿Quién ganará la presidencia de México?

Foto: Internet/A la cabeza
 
Opinionez Lunes, 27 Febrero, 2017 12:00 PM

El Peje a la cabeza. El PRI en tercer lugar.

La lucha por la presidencia de México ha empezado desde hace tiempo. Los distintos aspirantes declaran, proponen, inventan formas de hacer llegar su mensaje a los ciudadanos. Algunos al hacerlo, rozan la ilegalidad, pues uno de los principios básicos del sistema electoral mexicano es la equidad en la contienda.

Que haya piso parejo para todos los contendientes. Que nadie tome ventaja ilegítima. Algunos cuentan con cargos partidistas o electorales para hacerlo más cómodamente. Son o presidentes de partido, como AMLO o Anaya, gobernadores como el de Puebla o “el Bronco”, secretarios de Estado como Osorio de Gobernación o Narro de Salud. La que más sufre es Margarita Zavala, pues sin cargo oficial ni partidista hace malabares para mantenerse dentro de la legalidad electoral.

Por supuesto los medios de comunicación de masas empiezan también a calentar el ambiente al publicar encuestas, pagadas por interesados o de motu propio. Éstas informan, pero también intentan influir en el ánimo del electorado, quien no quiere equivocarse. Así se retroalimentar las tendencias electorales.

Las últimas encuestas de Mitofsky, El Financiero, El Universal y Reforma, tienen varios elementos en común, algunos escandalosos:

1- El PRI se cayó terriblemente. Es el que paga los platos rotos, yo diría toda la vajilla, del Presidente Peña. Sí, el PRI y su candidato más adelantado, el secretario Osorio, en todas las encuestas aparecen en tercer lugar. Lo más terrible es que hay más de un 50% de los electores que dicen, cuando menos ahora, que nunca votarían por este partido. El rechazo es altísimo. Ciertamente carga con el fardo que es ahora el Presidente Peña, con menos del 20% de apoyo ciudadano.

Yo diría que solo el voto duro, duro del PRI se mantiene fiel. También con una dirigencia que desconoce al partido, a los priistas y me atrevo a decir hasta la política. Un tecnócrata bien preparado técnicamente, pero sin experiencia electoral o partidista, como presidente y como secretaria general, una prima del Presidente Peña, sin experiencia y sola tratando de avanzar políticamente con el parentesco. Un partido sin propuesta social, como cabús del tren presidencial, siempre atrás.

Sin voz propia. Sin hacer suyos los intereses populares. Defendiendo lo indefendible, al Presidente, no marca su territorio y como quienes lo dirigen son empleados presidenciales, carecen de autonomía e independencia. Si los verdaderos priistas, quienes ahora no sacan la cabeza, para que no se las mochen, no reaccionan a tiempo, como el tango de Gardel, el camino del PRI será solo cuesta bajo.

Ahí está el caso del Estado de México, que todo parece lo perderá el PRI, no importa que esté dispuesto a gastar millonadas. Ya por eso empiezan a hacer pactos con el PAN, quien se convertirá en una segunda opción presidencial. Cuando menos eso dijeron los dirigentes panistas, quienes se dice fueron a ver al Presidente, y ebrios de poder y alcohol, festejaban que Peña se había ya comprometido a respetar los triunfos de Josefina en el Estado de México y de Anaya en la presidencial. ¿Será?

AMLO aventaja en todas las encuestas. Sí, es la verdad, por sus propios méritos, por los errores del Presidente, por el gasolinazo, por el efecto Trump, por el desprestigio del PRI, o porque la gente está hasta el gorro de los mismo, AMLO es hasta ahora, el candidato con más posibilidades de ganar la elección. Falta mucho, pero por el momento marcha a la cabeza de las preferencias electorales. Margarita, quien marchaba empatada o con 3 puntos de diferencia ha caído a 9 puntos.

– Morena ha absorbido los electores de izquierda, ha desfondado al PRD, pero también a otros partidos pequeños. Sí ha habido una transferencia de electores, del PRI, del PRD, del PT, principalmente. Hoy, de acuerdo con Mitofsky, es la segunda fuerza electoral, como partido, con el 16% de las preferencias. 19% el PAN y 13% el PRI.

– Otro fenómeno que muestran los estudios y que, según yo, no han entendido bien los estudiosos de estos temas, es el 39% que se dicen indecisos y que yo creo que no lo son. Es un universo muy grande. Yo creo que más que indecisos son switchers, que no se identifican con ningún candidato. Yo les llamarías también seekers, buscadores de quien los convenza. Ese fenómeno persiste por falta de análisis de los partidos políticos y la mayoría de los encuestadores.

Le llaman a todos abstencionistas y no es así. Son ciudadanos que votarán en su momento, pero no por partido, sino por el candidato que los convenza. Esto abre la posibilidad, aunque no veo por ahora quién, que surja una nueva figura independiente, ni “el Bronco” ni Castañeda ni Ferriz de Con, que pueda cautivar a este segmento de electores. ¿Existirá tal figura? No lo sé, será cuestión de esperar.

 

Amador Rodríguez Lozano, es tijuanense. Ha sido dos veces diputado federal y senador de la República por Baja California; fue también ministro de Justicia en Chiapas. Actualmente es consultor político electoral independiente y vive en Tijuana.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio