Los cadáveres también son un negocio

FOTO: archivo.- Funerarias en SEMEFO
 
Cuentahiloz Lunes, 27 Febrero, 2017 12:02 PM

El número de asesinatos cerrará febrero -si la tendencia se mantiene en Tijuana- por encima de las 200 víctimas en lo que va de 2017. A esos hay que sumarle los homicidios culposos (atropellados, accidentados) que tan solo en enero, en Tijuana fueron 16. Y los menos, las personas que mueren en la vía pública, como la que en la semana aparentemente quedó infartada en la puerta -o dentro y posteriormente aventada, no está claro- en el bar Honk Kong, un prostíbulo en Callejón Coahuila. El punto es que cada una de esas almas hace una escala en las oficinas del Servicio Médico Forenses (SEMEFO), que depende del Poder Judicial del Estado. No sin antes ser levantados los cuerpos por un particular, los servicios están concesionados a Funeraria La Esperanza y a Grupo Santana (por cierto, cobran mil 200 pesos por cada servicio). Bueno, paso por paso. Ante un cuerpo en la vía pública, ya sea por homicidio o por accidente, el Ministerio Público debe llegar a dar fe de los hechos. Posteriormente autoriza el levamiento a las empresas concesionadas, ellos ingresan el cuerpo a SEMEFO para que los médicos legistas practiquen el reconocimiento o en su caso, la necropsia para saber las causas del deceso. Paralelamente, los familiares reclaman el cuerpo; deberán, como si fuera un purgatorio, seguir el calvario burocrático ante SEMEFO y la Procuraduría General de Justicia del Estado. Ahí la familia debe buscar o elegir una funeraria para darle cristiano entierro o cremación, pues justo en ese punto, desde funerarias organizadas han denunciado que a partir del martes 21 de febrero, la competencia se ha “adueñado” sin licitación de las oficinas del Forense. Le han hecho llegar un escrito al magistrado presidente del Tribunal de Justicia, Jorge Armando Vásquez: que tanto Gayosso, Funeraria Latinoamericana, Aimar como Grupo Santana, de pronto tomaron el control de la salida de los cuerpos.

Desde las instalaciones oficiales operan para conseguir el dinero de las familias en duelo. Se les permite estar en el área de anfiteatro y recepción para dar las primeras ofertas. Uno de los dueños de una funeraria es Bernabé Esquer, panista, ex síndico social y actual coordinador de regidores en Tijuana. Los quejosos describen que incluso los empleados de las citadas funerarias se encargan ilegalmente de entregar los cuerpos o darles su salida. Hay que recordar que cada cadáver representa entre 7 mil y 12 mil pesos para las funerarias. Negocio hay, hasta en la muerte.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio