Las opciones de México ante Trump

FOTOS: Internet / Ramón T. BLanco V.
 
Edición Impresa Lunes, 6 Febrero, 2017 12:00 PM

Diversificar exportaciones, adoptar medidas arancelarias con el vecino país y utilizar la tecnología para proteger las remesas, son algunas opciones que analistas sugieren para contrarrestar la probable salida de Estados Unidos del TLC, entre otras medidas que afectarían las relaciones comerciales entre los dos países

Hasta el momento el gobierno de Enrique Peña Nieto no ha dado una respuesta decidida ante las presiones que su homólogo en Estados Unidos, Donald Trump, ha generado tras la decisión de construir un muro para cobrárselo a México.

Por otro lado, la administración federal no ha informado puntualmente cuál será la ruta a seguir para diversificar sus mercados de venta, así como la búsqueda de proveedores ante la eventual salida del vecino país del Tratado de Libre Comercio (TLC).

De acuerdo con un estudio de HSBC, México es el primer mercado de las exportaciones de Texas, California y Arizona, y el segundo mercado para una veintena de otros Estados americanos. Se estima que seis millones de empleos dependen del comercio con México. Cada minuto se comercia cerca de un millón de dólares entre ambos países.

Con este escenario de por medio, analistas advierten que es momento de plantear una estrategia concreta para contrarrestar la nueva política económica de Estados Unidos. En ese sentido hay ejemplos claros que ya funcionaron en el pasado. Caso concreto en 2009, en el sexenio de Felipe Calderón, cuando México impuso aranceles a 90 productos agrícolas e industriales de Estados Unidos como forma de presión.

En marzo de ese año el entonces mandatario mexicano emitió un decreto con impuestos que iban desde el 10, 15 y hasta 20 por ciento a chabacanos, cerezas, fresas, cebollas y papas, por mencionar algunos productos.

La razón fue que el vecino país solo dejaba cruzar camiones mexicanos a “zonas comerciales” ubicadas a no más de 40 kilómetros de la frontera, cuando el TLC contemplaba su internación fuera de ese rango. México presentó una controversia ante un panel del TLC y emitió un acuerdo donde se consideraba suspender beneficios equivalentes a los aranceles preferenciales que preveía el tratado para importaciones de algunos bienes originarios de 40 Estados de la Unión Americana.

De acuerdo a la firma TLC Asociados, los artículos fueron seleccionados de manera estratégica para afectar a aquellos Estados productores del vecino país que se negaban al ingreso de las unidades, por lo que en 2012 el Presidente Barack Obama permitió la circulación de las unidades, siempre y cuando cumplieran con las medidas de seguridad solicitadas.

El éxito de la estrategia comercial es apenas una posibilidad sugerida por expertos en la materia que el gobierno de Peña podría analizar mientras que desde la Presidencia de Trump ya se han hecho públicas las intenciones de cobrar un impuesto a las remesas, garantizar la deportación masiva de mexicanos indocumentados y modificar cuatro categorías de visa: E2 (Inversionista Extranjero) L1 (Empleados Multinacionales), H1B (profesionistas de alta calificación) y B1 (Negocios Temporales), algunas vinculadas al Tratado de Libre Comercio.

Para TLC Asociados, aunque Estados Unidos se separe del Tratado de Libre Comercio todavía forma parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC), donde se acuerdan aranceles del 3% a las importaciones; para subir dichas tasas un gobierno tiene que justificar una medida de emergencia o demostrar una mala competencia.

“En caso de que se llegara a presentar, hay que recordar que México puede acudir a un panel de la OMC a presentar su inconformidad, pero la resolución tardaría por lo menos tres años. El principal afectado sería el consumidor americano, quien pagaría el impuesto, aunque Estados Unidos estaría quebrando nuestros productos porque se volverían menos competitivos comparados con otros países del mundo. Lo que debemos hacer es diversificar nuestras exportaciones”, indicó la firma especializada en asesoría y defensa en materia fiscal y comercio exterior y aduanas.

 

Remesas en el ojo del huracán

Las declaraciones de Donald Trump en torno a la aplicación de impuestos a las remesas que envían de Estados Unidos a México para financiar el muro en la frontera siguen despertando controversia, aunque al momento no se haya dado un pronunciamiento oficial.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña, afirmó que uno de los temas que se defenderán entre el diálogo de México y Estados Unidos será precisamente el flujo libre de dinero que los connacionales envían a sus familiares desde el Norte.

“Vamos a presentar una Ley que refuerce la posibilidad de usar tecnología en apoyo a las transacciones financieras. Uno de los espacios que mayor dinamismo estará generando es la tecnología aplicada”.

Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía

Recalcó que la tecnología permitirá el movimiento eficiente de remesas, por lo que se habrá de buscar una legislación que permita incorporarlas como parte del marco normativo.

Asimismo, el presidente de los Centros Cambiarios de Asociados (CCA), Carlos Leos, apuntó a ZETA que la opción a considerar es que los consulados pudieran funcionar como receptores de divisas.

A decir del consultado, la posibilidad de atraer los recursos sería a través de un fideicomiso en las embajadas y consulados adonde acudan las personas a depositar de manera libre el recurso para que luego sea trasladado al país, ya que en caso de continuar con el esquema actual, va a ser el trabajador mexicano el que termine pagando.

Pero aun así advirtió otro riesgo: “Si bien se salva en un fideicomiso no tardará mucho en que esa sed incansable que tiene el gobierno de tener dinero la que le venga a afectar. La autoridad puede argumentar que si la autoridad americana le iba a quitar un 20% para un muro aquí no sería el mismo porcentaje, y sería para beneficiar a sus familiares bajo cualquier pretexto. De eso no creo que haya escapatoria”.

Leos agregó que si bien las sedes diplomáticas no están facultadas para funcionar como corresponsalía bancaria o para que se instale una institución monetaria, se podría buscar la forma de implementar dicha medida.

Respecto al tema de la paridad peso-dólar, afirmó que desde el viernes 27 de enero, en que el mandatario estadounidense advirtió se edificaría el muro, el peso se ha recuperado debido a la xenofobia y el proteccionismo.

“El mercado financiero global está decepcionado, por un lado, por entregarle las llaves a quien pone las reglas globales. No le bastó eso, sino amenazó sacar a México en caso de no pagar el muro. Nunca habíamos visto que el comercio internacional sacudiera de esa manera el comercio americano”, expuso.

Visas en riesgo

La cadena CNN y la agencia Bloomberg informaron que tuvieron acceso a un borrador de una nueva orden ejecutiva donde se considera la modificación de cuatro categorías de visa: E2, L1. H1B y B1.

A pregunta específica sobre el tema, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, argumentó que “esto es parte de una reforma de inmigración más amplia a la que el Presidente continuará refiriéndose a través de órdenes ejecutivas y trabajando con el Congreso”.

Para el empresario Juan Manuel Hernández Niebla sería fundamental entender bien cuál es el objetivo y la perspectiva de la revisión: “Anticipándonos un poquito yo le veo al gobierno de Trump que busca de qué manera nos puede cobrar el muro; dos, evitar el desplazamiento de la mano de obra americana con base a gente que llega del extranjero aquí, entendiendo un poco que este tipo de visas se le dan a gente que trae inversiones, en el ánimo de generar utilidades siento que sería regresivo”.

Sin embargo, dicha medida es contraria a la apertura a las inversiones extranjeras que hay en los Estados, las cuales exigen personal calificado que no siempre está disponible en Estados Unidos, de ahí la contratación de extranjeros altamente especializados.

“En el momento en que Trump endureciera este tipo de visas, prácticamente va a generar un efecto contrario porque no habría inversiones o estarían limitando la llegada de las mismas. Lo veo, como se dice coloquialmente, que son patadas de ahogado por parte de Trump al respecto. Están viendo cómo restringen el flujo de gente a su país y, de nuevo, cómo hacen a los mexicanos pagar el muro”, concluyó.


 

Peña aún sin rumbo

En el relanzamiento de la marca “Hecho en México”, donde el Presidente Enrique Peña Nieto se reunió con diversos representantes de la Iniciativa Privada (IP) para informar que habrán de iniciar la revisión del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), el priista no trazó una ruta puntual hacía dónde llevará al país y cómo responder a su homólogo Donald Trump ante su política económica proteccionista.

El miércoles 1 de febrero Peña Nieto declaró: “Hoy hemos anunciado el inicio de un proceso formal de consultas para guiar la revisión y profundización de nuestro Tratado de Libre Comercio con América del Norte, la consulta que hemos iniciado y que hemos acordado con el sector productivo de nuestro país. Durará 90 días y comienza además de forma simultánea con la que el gobierno de Estados Unidos llevará a cabo internamente para sus propios efectos”.

Agregó que una vez finalizado el plazo iniciará la negociación para la actualización del acuerdo comercial, lo que desde su muy particular punto de vista ha sido un acuerdo con el vecino país, en un marco de un diálogo constructivo “para construir un nuevo marco referencial entre la relación México-Estados Unidos, insisto, todo ello en lo que he posicionado con toda claridad y en el diálogo que he sostenido con legisladores del Congreso de la Unión, con gobernadores y la sociedad en su conjunto, particularmente con todos los sectores productivos del país”.

Para el economista Roberto Valero, las reiteradas declaraciones del titular del Ejecutivo demuestran que no hay un rumbo.

“Ha sido reactivo en su actuar, pero no estamos viendo una estrategia política con ellos. Es un discurso fallido. Dice que en el país todo está muy bien, que la relación con Estados Unidos es respetuosa, pero tenemos una situación de tipo político y se está peleando con alguien de peso completo y nos damos cuenta que estamos muy mal. Ese tipo de situaciones dicen qué rumbo va a tomar el país. Debemos empezar a mandar señales, deben entrevistarse con Alemania, España, Francia, China con quienes han demostrado solidaridad con nosotros”, argumentó.

“No han puesto en claro cómo van a responder a Donald Trump ante la política económica. Sale Videgaray y dice que van a negociar que México, es muy digno, pero no vemos que ya estén comunicándose a Europa a Asia y el Presidente está perdiendo la mejor oportunidad de todos su periodo, donde los mexicanos se están alineando con el nacionalismo y los están apoyando, a pesar de todo”, agregó.

“Uno esperaría por ejemplo que este sábado saliera Meade y dijera ‘no hay gasolinazo’, es una forma de corresponder a la solidaridad que se está generando en la gente en este momento y que nos ocupa”.

Mientras que en el tema interno, acotó se tiene una economía debilitada y una inflación que se disparó y seguirá a la alza, ante lo que declaró no ver acciones contundentes para enfrentar la situación crítica que atraviesa México.


 

EU urge a apresurar revisión de TLCAN

Luego de que Enrique Peña Nieto diera a conocer que habrá un periodo de 90 días para consulta y revisión del Tratado y que posterior a ello se iniciarían las negociaciones, el primer mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, machacó una vez más sus “serias preocupaciones” sobre el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) con Canadá y México, enfatizando su intención de “acelerar” las conversaciones para su renegociación.

En el marco de un encuentro con legisladores en la Casa Blanca, Trump anunció que Wilbur Ross dirigirá el Departamento de Comercio, además de liderar “estas negociaciones”.

“El acuerdo ha sido un desastre para nuestros empleos y nuestro país (…). No me importa si es una renovación o un nuevo acuerdo, tenemos que hacer que sea justo”, sentenció el republicano.

De acuerdo al despacho TLC Asociados, la salida de Estados Unidos del TLCAN o la renegociación del mismo, pondría en peligro la estancia en el país de 3 mil 461 empresas del sector industrial certificadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en materia de IVA e IEPS, las cuales tienen inversión extranjera y su principal mercado es Estados Unidos.  Asimismo, representan aproximadamente 8 millones de empleos directos a nivel nacional.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio