La japonesa Honda se iría de México si Trump impone altos impuestos a automotrices


 
Nacional Viernes, 3 Febrero, 2017 12:10 PM

Ante las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de establecer un impuesto del 35 por ciento a los autos importados que son ensamblados en México, logró que los altos ejecutivos de la empresa japonesa Honda analicen reconsiderar su presencia operativa en territorio mexicano, en donde actualmente cuentan con dos plantas.

La empresa nipona no había sido atacada directamente por el republicano, y ante ello, había preferido no otorgar declaraciones sobre los anuncios del magnate republicano, sin embargo, según la agencia británica Reuters, el vicepresidente ejecutivo de la automotriz, Seiji Kuraishi, dijo que: “En relación a México, si existe un aumento significativo en las tarifas sobre las importaciones de Estados Unidos, tendríamos que responder de alguna manera”.

De acuerdo a las declaraciones del alto ejecutivo de Honda, el impuesto de Trump los obligaría a reconsiderar la presencia en México: “Hemos estado invirtiendo en Estados Unidos durante 40 años para desarrollar y manufacturar autos. Esperamos que el señor Trump entienda esto”, citó Reuters.

A lo largo de su campaña presidencial, y después de la elección, casi siempre a través de su cuenta en la red social Twitter, Trump criticó a las compañías automotrices por trasladar producción de EU a México. Ante ello, Ford ya anunció que canceló una inversión de mil 600 millones de dólares en territorio mexicano y Fiat-Chrysler dijo que repatriará a Estados Unidos la producción de un modelo y creará 2 mil empleos.

En enero, ya como presidente electo de Estados Unidos, amenazó a General Motors y Toyota, con imponerle aranceles a los vehículos que envían desde México, como el Chevrolet Cruze y, en un futuro, el Corolla. Esta no es una amenaza menor, pues el 77 por ciento de las exportaciones de vehículos que se fabrican en territorio mexicano se envían a EU, según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

En uno de sus tuits, el magnate escribió anteriormente una amenaza contra otra automotriz japonesa: “Toyota Motor dice que construirá una nueva planta en Baja, México, para producir automóviles Corolla para los EEUU ¡DE NINGUNA MANERA!”.

Trump se reunió en días pasados con los máximos ejecutivos de General Motors, Ford Motors y Fiat Chrysler Automobiles. Antes del encuentro, publicó un tuit en el que le pidió a las casas automotrices que abran nuevas fábricas en Estados Unidos: “Quiero plantas nuevas que construyan autos a ser vendidos aquí”, expresó.

Previamente había hablado de un “impuesto sustancial” a las empresas que se vayan de Estados Unidos, y de dar ventajas impositivas a las que produzcan aquí para consumo interno.

“La industria se siente entusiasmada ante la perspectiva de trabajar con el presidente y su gobierno en las políticas impositivas, regulación y comercio para promover un renacer de la industria estadounidense”, declaró el director ejecutivo de Ford, Mark Fields, después de la reunión.

Durante los últimos 6 años, los fabricantes estadounidenses anunciaron inversiones del orden de los 24 mil millones de dólares en México , según cifras del Center for Automotive Research, un grupo de estudio de Michigan. En total, en el 2015 México envió a Estados Unidos 50 mil 500 millones de dólares en vehículos y 51 mil millones de dólares en repuestos, de acuerdo con datos gubernamentales.

A principios de enero, Ford anunció que suspendería la construcción de una planta de 1,600 millones de dólares en México para construir el modelo Focus. Además, agregó que invertiría 700 millones de esos ahorros en una planta en Michigan para fabricar autos eléctricos y autónomos.

También el director ejecutivo de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, dijo durante una feria automotriz en Detroit, que su empresa podría suspender todas sus operaciones en México si las tarifas son demasiado altas. “Esas plantas fueron pensadas cuando el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) funcionaba bien”, expresó. “Es uno de los riesgos que se corre en este negocio”.

Otra automotriz, la alemana BMW, señaló a mediados de enero, que mantendrá sus planes de abrir una planta en San Luis Potosí, en el año 2019, pese a las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, según lo declaró Peter Schwarzenbauer, miembro del directorio de administración de la automotriz de vehículos de alta gama.

En una entrevista con el diario alemán Bild, Trump declaró que BMW debería levantar su nueva planta en EU porque eso sería “mucho mejor” para la compañía, además de que advirtió que su gobierno impondrá un impuesto fronterizo de 35 por ciento a los autos que la automotriz alemana planea construir en México.

La nueva planta en México ensamblará la Serie 3 de BMW a partir de 2019, con producción destinada al mercado mundial y se sumaría a las instalaciones productivas ya existentes del modelo en Alemania y China, dijo Schwarzenbauer a los medios locales durante una conferencia en Múnich.

“La planta [en México] prosigue como estaba previsto y concluirá en 2019? […] Somos un exportador neto en Estados Unidos, donde producimos y exportamos más autos que los que vendemos en el país, lo que es bueno para la economía”, agregó Schwarzenbauer, refiriéndose al mercado de Estados Unidos como a una “segunda casa” para BMW.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio