La bebida


 
Cartaz Lunes, 27 Febrero, 2017 12:00 PM

Cuando la cruda aparece

después de tanto tomar

no sabemos qué acontece,

no hallamos nuestro lugar.

 

Las copas no deben ser

en la noble humanidad

quien cambiará el proceder

de la buena sociedad.

 

El que toma no produce

por andar con la bebida,

porque tal vicio lo induce

a desperdiciar su vida.

 

Si bebemos con cordura

como indica el calendario

cambiaríamos la lectura

que se lee en el diccionario.

 

Pues ahí dice: “catador”,

es quien cala el buen vinillo,

pero si es muy bebedor,

se le llama “borrachillo”.

 

Si se toma con frecuencia

sin medir la cucharada

se pierde la inteligencia

pronto y en cada probada.

 

¡Qué pesadillas tan crueles

sufres durante una cruda!,

sueñas con horribles seres,

¡qué mal la pasas!, no hay duda.

 

No hay que tomar tan seguido,

no lo aconseja la Biblia,

sabemos que no es debido,

se pierde hasta la familia.

 

Hay quienes beben tan fino

que dicen. ¡Ah, qué muchacho!,

y a los que toman peor vino

les gritan. ¡Viejo borracho!

 

Y como dijo el poeta:

aunque sea perdiendo el juicio

no quiero ni una probeta,

porque yo no soy del vicio.

 

José Miguel Ángel Hernández Villanueva

Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio