Jackie

Foto: Internet
 
Cinemazcopio Lunes, 6 Febrero, 2017 12:00 PM

Esta película no era para Pablo Larraín, un brillante director chileno que el año pasado nos regaló una joya llamaba “El club”.

Aunque no podemos decir que fracasó en su intento por retratar la tragedia del asesinato del Presidente John F. Kennedy desde la perspectiva de Jacqueline Kennedy, la película más bien depende en el trabajo de una muy sobresaliente Natalie Portman que así afianzó su nominación al Óscar, y quizás su segunda presea dorada.

En sí el filme se concentra en el tiempo que transcurre entre el crimen y las honras fúnebres del primer mandatario, aunque esta crónica no es lineal.

El objetivo claramente es explorar el torbellino emocional de una mujer que pierde a su esposo de una manera tan sorpresiva y brutal, y, a la vez, evidenciar la lucha interna de la Primera Dama que debía tomar decisiones en un momento crucial en la historia norteamericana.

Sin embargo, el filme depende solo de Portman, a quien la cámara sigue con uno y otro acertamiento, y luego más y después otros cuantos movimientos enfocados en su rostro, siempre conflictuado, aun cuando no pronuncia palabra.

La caracterización es todo lo que Larraín aportó como director frente a una actriz de talento ya muy probado, capaz de pasar del terror a la tristeza, y de la ira a la mesura en una misma escena.

Por supuesto que el mérito del realizador también está ahí, pero llega un punto en que la narración parece no avanzar y entonces queda poco qué contar de un largometraje en el que solo se puede decir lo obvio: Portman, Portman y luego otra vez Portman. ***

Punto final.- “Silence” de Martin Scorsese merecía más…

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio