ICE detuvo al “dreamer” mexicano Daniel Ramírez por tener tatuaje que decía “La Paz BCS”


 
Destacados Viernes, 17 Febrero, 2017 11:26 AM

Un Juez determinó que necesita más información del peticionario Daniel Ramírez Medina, para saber si su Tribunal tiene jurisdicción en su caso, por lo que su situación migratoria no se decidirá este viernes, tal como se había anunciado. sino hasta el próximo 8 de marzo, señaló King 5 News, un canal local de televisión de Seattle, estado de Washington.

“Reconozco la naturaleza inusual de este caso,” dijo el Juez durante la audiencia en la que escuchó a Ramírez. “Muchas personas quisieran saber la respuesta a esas preguntas”, señaló al contestar al detenido por qué lo habían detenido los agentes de Migración si contaba con la protección de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés).

Al salir de la audiencia con el Juez, el abogado del “dreamer” mexicano, Mark Rosenbaum, señaló que toda la “integridad del programa DACA’ estaba en juego”, y que esperaba que el gobierno estadounidense “entrara en razón”.

El “dreamer” mexicano tiene un tatuaje en el brazo con la leyenda “La Paz BCS”, y por eso el viernes pasado lo detuvieron agentes agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), no importando que el joven de 23 años de edad estuviera amparado por DACA, señaló un documento de su defensa.

Los agentes migratorios consideraron a Ramírez -que este viernes tiene su primera audiencia de defensa- como el miembro de una banda criminal o pandilla de California, en un intento para justificar su detención y posible deportación, ya que el tatuaje hace referencia a su lugar de nacimiento en México, según su defensa.

El mexicano fue detenido durante una redada para arrestar a su padre, en Des Moines, estado de Washington. Según la Fiscalía, “él admitió haber formado parte de una banda, además de que tiene un tatuaje en el brazo que lo vincula a una de estas organizaciones”.

Por su parte, el ICE aseguró a través de un comunicado que el joven mexicano “es un peligro público”, ya que dice, confesó ser “un pandillero”. Ramírez Medina, quien no cuenta con antecedentes penales -requisito para afiliarse al DACA-, llegó a EU en 2001, cuando tenía 7 años de edad.

Y según la documentación judicial a la que tuvo acceso la cadena Univision, solicitó por primera vez la protección del programa en 2014, mismo que le fue renovado en mayo de 2016.

Según el documento de la defensa, firmado por Theodore J. Boutrous, uno de sus abogados, indica que Ramírez Medina tiene un tatuaje en el brazo, que se hizo a los 18 años, es la marca que hace referencia a BCS y a una estrella náutica.

“El señor Ramírez le dijo repetidamente a los agentes de Migración que el tatuaje no tiene relación con una pandilla. La Paz es el lugar de nacimiento del señor Ramírez y ‘BCS’ se refiere a Baja California Sur, el estado donde se localiza La Paz. Él vio la estrella naútica en la tienda de tatuajes y la escogió porque a le gustó”, dice el documento de la defensa.

“Otro agente de ICE dijo que si el señor Ramírez era de Fresno era ‘definitivamente un miembro de una pandilla’, porque todos en Fresno son miembros de la banda de los Bulldogs. Dijo que el tatuaje del señor Ramírez era un tatuaje de los Bulldogs en la zona de Fresno”, agregó el abogado.

El documento indica que el “dreamer” mexicano fue interrogado entre cinco y siete veces por diferentes agentes de ICE sobre sus supuestos vínculos con pandillas o si alguna vez había conocido a miembros de esos grupos.

“El señor Ramírez le dijo al agente que a pesar de que él conocía estudiantes que habían ido a la escuela secundaria y preparatoria con él, jamás estuvo ni ha estado afiliado a una pandilla”, aseguró la defensa del mexicano.

Su abogado agregó que la declaración de Ramírez fue modificada, ya que él nunca admitió ser un miembro de una pandilla. Además, sostiene que su detención es ilegal, ya que no se han mostrado pruebas que lo vinculen con una pandilla, además de que cuenta con una residencia legal bajo los requerimientos del DACA.

Implementada en 2012 por Barack Obama, la DACA ampara de la deportación y concede un permiso de trabajo renovable cada dos años, para ciertos migrantes no documentados que llegaron como niños a Estados Unidos y que cuentan con cierto nivel educativo, en particular a los denominados “Dreamers”.

DACA protege a aproximadamente 750 mil personas que llegaron a suelo estadounidense de manera ilegal cuando eran menores. Y a pesar de que el actual presidente Donald Trump amenazó con anular la Acción Diferida desde que estaba en campaña, esta medida no ha estado entre las órdenes ejecutivas de inmigración que ha llevado a cabo hasta ahora, por lo que aún sigue vigente.

El mandatario republicano siempre ha mantenido que va tener una política dura contra los inmigrantes indocumentados. De hecho, nada más llegar a la Casa Blanca firmó una orden ejecutiva que cambiaba las prioridades de deportación, pero hasta ahora se había mostrado dispuesto a ser más flexible con los jóvenes protegidos por la DACA.

Cuando al magnate neoyorquino se le ha cuestionado sobre qué hará con los “dreamers”, el presidente ha sido ambiguo y ha dejado entrever que buscaría una solución para estos jóvenes cuyos padres los trajeron cuando eran menores.

En una entrevista con la cadena ABC, realizada el mes pasado, afirmó que “ellos [dreamers] están aquí ilegalmente. No deberían estar muy preocupados. Tengo un gran corazón. Vamos a cuidar de todo el mundo”.

Según Univisión, Ramírez -padre de un hijo de tres años, de nacionalidad estadounidense- obtuvo dos veces permiso de trabajo gracias a DACA. Este programa, y por tanto su permiso de trabajo, continúan vigentes, según sus abogados.

Los documentos de la defensa explican que cuando los agentes de ICE entraron en la casa de su padre, le preguntaron: “¿Está usted legalmente acá?”, a lo que Ramírez respondió: “Sí, tengo un permiso de trabajo”.

En ese momento, y por la recomendación de su hermano, que también está bajo el programa DACA, rechazó responder más preguntas. Después, los oficiales de ICE lo trasladaron a un centro de procesamiento en Seattle.

El “dreamer” volvió a informar a los agentes que tenía un permiso válido de trabajo, pero la respuesta de uno de ellos fue: “No importa porque usted no nació en este país”.

El joven, que se encuentra recluido desde el 10 de febrero en Tacoma, estado de Washington, podría ser el primer caso de un dreamer arrestado en los operativos de ICE bajo amenaza de deportación desde la llegada al poder de Trump, según explicó Cristina Jiménez, directora de la organización proinmigrante United We Dream.

La agencia de abogados públicos Public Counsel y el bufete Gibson Dunn and Crutcher, habían declarado a la agencia AP, que este parece ser el único “dreamer” que cayó en las redadas de la pasada semana, por lo que pensaban que podría tratarse de un error.

La semana pasada, el gobierno de EU deportó a Guadalupe García de Rayos, una mexicana indocumentada madre de dos hijos estadounidenses que llevaba más de dos décadas en el país. Su caso, según la televisora, se convirtió en un símbolo de las nuevas políticas de expulsión.

Además, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas confirmó el lunes que 680 inmigrantes indocumentados fueron detenidos la semana pasada en un operativo que se realizó en 12 estados diferentes.

En el Congreso federal estadounidense, legisladores de ambos partidos han presentado un proyecto de ley que protegería a los “dreamers” en caso de que el programa sea anulado por Trump, pero la misma aún tendría que ser aprobada.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio