“Freaky Friday”: una joya en el Playhouse

Foto: Cortesía-Jim Carmody/El musical se presentará hasta el 12 de marzo
 
Espectáculoz Lunes, 20 Febrero, 2017 12:00 PM

Muy probablemente es la comicidad, pero también la riqueza musical y, claro, el desarrollo de la historia, lo que hace de “Freaky Friday” una puesta en escena que debe llenar de orgullo a La Jolla Playhouse. Y es que el nivel de profesionalismo de esta oferta se traduce en una experiencia muy grata que invita a estar dentro de la obra, no solo a contemplarla.

Todo este barullo comienza cuando una madre de cuarenta y tantos años, por un raro accidente, cambia de personalidad con la hija de 16 con la que tanto discrepa. El detalle es que Ellie (Emma Hunton) es la típica adolescente relajada, poco interesada en su apariencia y en la escuela, mientras que Katherine (Heidi Blickenstaff) es una mujer exitosa, controladora, detallista y de pulcra apariencia.

A esto le agregamos el hecho de que Katherine está en la recta final de su boda -festejo que está preparando con esmero- y tiene un hijo de unos 10 años de edad llamado Fletcher (Jake Heston Miller) que también está en medio de una batalla cotidiana por coexistir en el hogar.

Así es que cuando estos polos opuestos deben cambiar de roles, se desata una divertida situación que desde la novela de Mary Rodgers pasó a ser replanteada por Disney en dos películas y ahora se presenta en este musical gracias al trabajo con el libreto de Bridget Carpenter, la música de Tom Kitt y Brian Yorkey, la coreografía de Sergio Trujillo y la dirección de Christopher Ashley.

A pesar de temas sólidos como “Busted”, “Women and Sandwiches” y “Go”, no parece haber una sola canción que atrape toda la atención de una obra que depende del brillante trabajo de Hunton, pero sobre todo de Blickenstaff, para trascender.

Ver a una mujer madura actuando como una chica y además creérselo no es cualquier hazaña, sin embargo, la experiencia se impone y por fortuna aporta escenas muy memorables, como cuando entran en acción el prometido de Katherine; Adam (Chris Ramirez), el muchacho más popular de la escuela que tanto le gusta a Ellie, y, principalmente en esos momentos en que la organización de la boda debe continuar.

La química entre las dos actrices responsables de los roles principales es también digna de destacarse, mientras se presume un elenco que no escatima en compromiso con sus roles tanto vocal como histriónicamente.

Si a esto se le agrega el dinamismo y la tremenda energía con la cual se realiza el montaje, tenemos un producto terminado que quizás enfatiza demasiado lo que ya sabemos: que la empatía es lo más difícil de lograr, pero a la vez, es la base de las relaciones humanas. Sin embargo, aquí lo que prevalece es el goce de ver una obra que lo tiene todo, y como colofón, el espléndido trabajo de la orquesta bajo la batuta de Andrew Graham, que sella el recuerdo de una gran velada de teatro en La Jolla Playhouse que podrá repetirse hasta el 12 de marzo.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio