Financiamiento y cambio

Foto: Archivo/Kumamoto
 
Opinionez Lunes, 13 Febrero, 2017 12:00 PM

No porque la división de poderes en México sea una simulación vamos a terminar con la división de poderes, ¿o sí? No porque el gobernante robe vamos a eliminar al gobierno, ¿o sí? No porque la oposición en su mayoría sea simulada vamos a desaparecer la posibilidad de hacer oposición; más bien hay que corregir esas desviaciones de nuestra democracia fallida. No dejarnos llevar por arrebatos que pueden derivar en la reconstrucción del autoritarismo. Ahí está el PRI, herido de gravedad pero atento, queriendo debilitar a la oposición en las cámaras (¿han hecho cuentas de cuál sería la composición actual del congreso si desaparecen las pluris?). El sistema de partidos debe ser reformado a profundidad, pero eliminar el financiamiento público solo sirve para restaurar el autoritarismo o para legitimar ad perpetuam a una oligarquía. Aguas con jugarle al tonto útil.

Hay que reformar a profundidad el sistema de partidos no desaparecerlo o privatizarlo. Kumamoto, el inteligente diputado independiente, es un defensor del financiamiento público a los partidos, reduciéndolo e indexándolo solo a los votos obtenidos. ¿Cómo se explica eso? Pues porque el claridoso jalisciense prefiere brindarle un servicio al país, a montarse en la ola de indignación que justificadamente, pero irracionalmente, quiere quemar nuestro débil edificio democrático demonizando dicho financiamiento.

El fin del régimen podrido que hoy padecemos cambiará radicalmente después del 18, y es probable que las candidaturas independientes dejen de ser tan atractivas como lo son hoy. El país no puede seguir gobernado con estos márgenes de gobernabilidad, lo que viene es la segunda vuelta que reimpulsaría el tema de las candidaturas independientes, o, de ganar AMLO, el bipartidismo entre Morena y el PAN. En este último supuesto, los demás partidos y las candidaturas independientes dejarían de llamar la atención, incluso el tema del financiamiento.

Yo voy con AMLO, porque hay muchas otras cosas podridas en el país, además de los partidos, y por muchas razones creo que es el único que las puede regenerar.

Le podemos cortar la cabeza a la víbora en el 18 votando por AMLO, las pegas que podamos tener respecto de Morena o la pulsión mandona del Peje, resultan intrascendentes en el contexto de lo que nos estamos jugando como mexicanos.

En Baja California tendremos que esperar al 18 para saber cuál será el mejor procedimiento para echar del poder a la caterva de inútiles y ladrones que nos gobiernan localmente, mientras tanto, muchos seguiremos desde la ciudadanía organizada, fiscalizando y presionando a este gobierno de marras.

 

Jesús Alejandro Ruiz Uribe es abogado, doctor en derecho constitucional, ex diputado local, Rector de la Universidad de Tijuana en Sonora y coordinador de Ciudadanos Construyendo el Cambio, A. C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio