En el PAN: El inconforme vs el oficial


 
Zoom Político Lunes, 13 Febrero, 2017 12:00 PM

Por primera vez en la historia del Partido Acción Nacional en Baja California, la presidencia estatal será elegida por medio de comicios de la militancia, anteriormente lo elegía el consejo estatal

José Luis Ovando, identificado con los cuadros del gobierno estatal y ayuntamientos de extracción panista municipales intenta reelegirse por un periodo de 3 años más frente al Partido Acción Nacional.

Ovando ha mostrado el músculo panista con fotos de diversos liderazgos de la nómina oficial. Presume los buenos resultados a los que llevó el partido mientras estuvo a la cabeza, aunque advierte, no es cobrar a los panistas la factura.

Por otro lado, Cuauhtémoc Cardona Benavides dará una batalla en el lado del “no favorito”. Jura que miles de panistas lo van apoyar, ya no porque lo quieran o simpaticen, sino por la inconformidad que el PAN y su gobierno han generado al interior del instituto político y de la sociedad.

 

 El gobernador no siempre tiene la razón: Cardona

 

— ¿Por qué postularse a la dirigencia estatal?

“Cuando surge aparentemente el consenso de José Luis Ovando, de que se reelija porque el PAN ganó, con muy pocos votos, pero ganó, me empiezan a buscar militantes para que me apunte”.

— ¿Qué se necesita para ser dirigente del partido?

“De entrada, se requieren mil 831 firmas de 18 mil militantes, te piden el 10 por ciento. Intentarlo no es fácil. Empecé a hablar con muchos panistas, noté que había mucha inquietud porque se registrara otra fórmula. Logramos conseguir 2 mil firmas en seis días. Eso te hablaba del nivel de inconformidad que tienen los panistas”.

— ¿Y con qué padrino?

“No soy una persona que tenga un grupo ni he afiliado más que a una o dos personas en mi vida. La unanimidad o unidad que no es democrática. La competencia en el PAN es algo que tiene que regresar. Es lo que estamos representando”.

—Ovando tiene el respaldo del PAN-gobierno. ¿Qué tan difícil crees que sea competir en condiciones equitativas con un candidato oficial?

“Independientemente del que el padrón se aumentó de 9 mil a 18 mil con Ovando, tiene una gran desventaja. No estoy de acuerdo con que la afiliación se haga masivamente. El movimiento está más allá de los grupos o liderazgos. Consiento que muchos, incluso que trabajan en el gobierno, le hayan dado la firma al señor Ovando. No voy a competir con fotos sino con votos. Le he pedido a todos, incluido el gobernador, que se lleve una contienda democrática y que los funcionarios puedan votar libremente”.

— ¿Durante la dirigencia actual qué cosas no se hicieron bien y cómo hacerlas mejor?

“Creo que la afiliación al PAN debió haber sido más transparente y abierta. Dos, creo que sentirse que ganas una elección intermedia, PAN, es muy bueno, pero de eso a usar mal el poder que te da la ciudadanía…el hecho de que los diputados hayan votado sin analizar la Ley del Agua, por ejemplo, el presidente del partido tiene que estar muy atento a su grupo parlamentario. De nada sirve haber ganado todos los distritos cuando en tres meses, la gente dice que estamos haciendo un mal trabajo”.

—A ti te tocó ser diputado cuando inició el gobierno de “Kiko” Vega. Se acusa a los diputados de aprobar todo lo que viene desde el gobierno.

“Yo trabajé coordinadamente con el partido y el gobierno. Fuimos un grupo parlamentario de mucho consenso porque éramos siete, pero aun así construimos. (Ahora) resultó una mayoría que le aprueba todo al ejecutivo. Fue un grave error no solo de los diputados, sino del gobierno o del secretario de gobierno que no tuvieron la sensibilidad para planear qué hacer con una nueva mayoría en el Congreso del Estado. Es la oportunidad de oro del PAN, pero no se está aprovechando, la sociedad está rechazando la manera en que nos estamos conduciendo desde el Ejecutivo y desde el Congreso. Mi alternativa es transparencia, parlamento abierto, consensar porque que tengas mayoría no quiere decir que pases por encima de las minorías”.

— ¿Crees que Acción Nacional ha perdido el rumbo?

“Tristemente, el político mexicano y en Baja California sigue con esta cultura priista de pensar que todos nos pertenece, hasta el helicóptero. Votan por nosotros y creemos que tenemos derecho al carro, la oficina. El PAN tiene una oportunidad de redescubrirse, el grupo parlamentario del PAN de refrendar su compromiso con la sociedad, legislar no solo escuchando al gobernador, también a la sociedad. Las manifestaciones tienen que ver con que no hay un ejercicio plenamente democrático. Veo muy positivo que la gente se manifiesta, aunque sea en contra del PAN. Ahí de los panistas que no entendamos que tenemos que cambiar y eso se paga en lo electoral”.

— ¿Cómo lograr que el PAN estatal deje de ser una extensión del Ejecutivo?

“No podemos caer en el extremo de que los Ejecutivos siempre tengan la razón. Estamos proponiendo una dirigencia árbitro, que dé cabida a todas las expresiones, liderazgos, grupos que hay en el PAN, no una dirigencia sesgada ni sectaria. Somos 18 mil panistas debemos estar por encima de cualquier arreglo o acuerdo”.

“El panismo está enfadado. Hay gente que me dice ‘no me caes bien, pero te voy a dar mi firma porque quiero que cambien las cosas’. Le digo a los funcionarios que cuiden su trabajo, pero que voten libre, que se saquen todas las fotos (con Ovando) que quieran, pero que el voto lo pongan de este lado”.

 

 

No soy parte del problema del PAN: Ovando

 

—Los panistas ya conocen lo que has hecho frente al partido. Qué propones nuevo, ¿o es darle continuidad a tu trabajo?

“Son 27 años de gobierno y esto genera un desgaste. Vemos una sociedad que sale molesta a manifestarse. Hay que atender, esa realidad. El PAN no está para arrojar el confeti ni encender los cohetes, debe hacer un alto y vincularse con la sociedad”.

—Parece paradójico, finalmente tú has estado al frente de este partido de desgaste, eres la figura que lo representas. ¿Te parece lógico que plantees una revisión?

“Me toca recibir a un PAN que iba en picada, había perdido en 2010 todo, en 2012 se había ido al tercer lugar y en 2013 parecía que íbamos a entregar la gubernatura y si no es por una gran alianza, no mantenemos el gobierno estatal. La meta y la tarea es ahora otra. No puedo sentirme parte del problema porque fuimos parte de la solución. Soy el que tiene la película más clara, sé lo que le duele al PAN y lo que necesita”.

— ¿Qué necesita y qué le duele al PAN?

“Nos duele que la sociedad no nos reconoce cercanos, batallamos más para defender al partido. Debemos encontrar fórmulas para hacer ambas cosas, para defender lo bueno de los gobiernos del PAN, pero también para modificar lo que se necesite. Pero no una dirigencia que esté enfrentada ni tampoco con un optimismo desbordado porque ganó”.

—En ese diagnóstico, ¿no te sientes parte de esa defensoría ciega por un gobierno del que la gente está inconforme? Has defendido las acciones de este gobierno.

“Me ha tocado defender nuestros gobiernos cuando hay que defenderlos. Hay una falsa idea de los menos panistas piensan que el PAN debería estar golpeando a su gobierno. Eso no genera ninguna rentabilidad política ni ayuda al gobierno a modificar las cosas. Soy un dirigente que jamás vas a verlo golpeando públicamente a su gobierno o a sus gobernantes, pero sí soy un dirigente que habla firme y claro en las mesas que se debe hacer para plantear lo que se debe hacer o corregir”.

— ¿Por qué no hacerlo públicamente, eres un candidato oficial, del gobierno?

“Los invito a revisar mi trayectoria. De los tres intentos de nuestro gobernador por ser candidato del PAN, en dos no estuve con él, apoyé a sus contrincantes. No me pueden vincular como parte del equipo cercano del gobernador. El gobernador como panista con liderazgo y una gran responsabilidad, tiene mi respeto y reconocimiento”.

¿Has estado en desacuerdo con él en algunas acciones de gobierno?

“Claro que sí.

— ¿En cuáles acciones de gobierno no has estado de acuerdo?, que se lo hayas manifestado

“Para mí, el tema del debate, no debe ser las diferencias entre el partido y su gobierno”.

—Te lo pregunto porque debe de haber militantes de tu partido que observan estas diferencias y quieren saber tu opinión.

“Seguramente hay otros que ven bien el papel que he desempeñado frente a nuestros gobiernos. He sido respetado por nuestros gobernantes porque les doy su lugar, pero le doy su lugar al PAN”.

— ¿Prefieres no describir las diferencias con la forma de hacer gobierno en la administración actual?

“En lo público, discutir las diferencias no le abona nada al PAN ni al gobierno panista.

—En las candidaturas, se han dictado desde la Oficina de Gobierno, de la Oficial Mayor…

“Es una de las grandes mentiras que se dicen. Las designaciones fueron muchísimas menos que en 2013, solo tuvimos 3 invitados ciudadanos en los cargos a diputados y uno en alcaldías”.

—De Cuauhtémoc Cardona, ¿qué puedes decir? ¿Sería un retroceso para el partido que él llegara a dirigirlo? ¿Te parece riesgosa su figura?

“Me indican que vamos a ganar con un amplio margen, sin ningún problema. En el remoto escenario de que mi adversario ganara, si es decisión de los panistas, es la mejor decisión”.

— ¿Encabezas una campaña de Estado?, porque se ha manejado que se utilizan recursos y personal del gobierno del Estado para apoyarte.

“Todo lo que me platicas, están construyendo el discurso del perdedor. Pedí que se hiciera una depuración del padrón. El padrón creció, se atendió en el registro nacional de militantes, no es del fuero local. A mí en lo personal, la anterior dirigencia nacional no me dio una explicación clara de cómo había crecido, pero la tarea del dirigente no es cuestionar cómo llegó la gente, sino trabajar para que se quede”.

— ¿Cuál es tu slogan de campaña?

“Por un PAN a la altura de los bajacalifornianos”.

— ¿Eso implica que el PAN ahora no está a la altura de lo que los bajacalifornianos esperan?

“El PAN debe hacer un esfuerzo para estar a la expectativa que los bajacalifornianos”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio