Deportaciones a México serán sin distingo de nacionalidad


 
Ezenario Lunes, 27 Febrero, 2017 12:00 PM

Previo a la llegada a México del Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly y el Secretario de Estado Rex Tillerson se hizo público la firma de memorandos para informar que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (Homeland Security, en inglés) deportará y retendrá en México a migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza aunque no sean mexicanos.

Cabe recordar que en el caso de la política anterior, figuraba que solo ciudadanos mexicanos eran devueltos al país en tanto que demás eran enviados a sus naciones de origen.

Dicha acción fue firmada por John Kelly, quien ordenó a las agencias fronterizas en Aduanas y Protección Migratoria (CBP) y Aduanas y Control Migratorio (ICE), devolver a los migrantes no mexicanos al país en lugar de que permanezcan en Estados Unidos, para que enfrenten el proceso judicial por ingresar de manera ilegal al vecino país.

“El personal de CBP e ICE deberán, en tanto sea razonablemente práctico, devolver a los extranjeros que estén en procesos de remoción al territorio de los países contiguos de donde hayan llegado”, cita el documento. Con esto la administración de Donald Trump no generó una nueva legislación, por lo que tendrá que aplicar la ley.

En su estancia en el país el funcionario dio un mensaje donde afirmó que no habrá deportaciones masivas y que el ejército no participará en operativos migratorios, en tanto que las detenciones serán sobre personas con antecedentes criminales y conforme a su marco legal y en estrecha colaboración con el Estado mexicano, pero sobre las nacionalidades de los mismos se quedó callado.

Ante tal situación el economista José Luis Contreras Valenzuela dijo a ZETA que el país lo han formado los inmigrantes, por lo que no se explicaría el desarrollo industrial de Estados Unidos sin su presencia.

“Los grandes centro de investigación científica y tecnológica en Estados Unidos, más de las tres cuartas partes son inmigrantes, no anglosajones. Los inmigrantes han construido ese país, que ahora la miopía, la xenofobia de Donald Trump ha venido a cuestionar”, agregó.

Dijo que la deportación como se plantea, llega a caer también en la violación de los derechos que la misma Constitución norteamericana les da, pues tienen que ser sujetos a un proceso mientras permanecen allá.

“México debe oponerse a la recepción de las personas que no sean mexicanas y con ello presionar al vecino país para que reconsidere las deportaciones. No se debe mover de ahí”, finalizó.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio