Cuidar a vaquita y totoaba sin exterminar pueblos pesqueros: Nancy Sánchez

Foto:cortesía
 
Destacados Miércoles, 22 Febrero, 2017 08:15 PM

La diputada federal Nancy Sánchez Arredondo pidió que cesen las amenazas de veda total en el Golfo de California, por parte de organizaciones ambientalistas, ya que “se arrogan derechos que no les corresponden”.

De acuerdo con la legisladora priista, no se trata de estar en contra del cuidado y la preservación de las especies marinas, sino de proteger el bien superior que está en el bienestar y la supervivencia de los pescadores del Alto Golfo de California.

Sánchez Arredondo consideró “no es con amenazas y decisiones unilaterales de organizaciones internacionales, como el Cirva o la AWI, como se van a recuperar las especies en peligro de extinción en el Golfo de California”.

Instó a que las alternativas para proteger a especies en peligro de extinción sean presentadas por Inapesca y las autoridades pesqueras.

Afirmó que “no pueden tomar decisiones unilaterales en un mar que no es de ellos. Todo a favor del cuidado de la vaquita marina y la totoaba, pero nada en contra del interés, el bienestar y la vida de los pescadores de San Felipe, Golfo de Santa Clara y todos los poblados que dependen de esta actividad”.

Por lo que lamentó que organizaciones ambientalistas intenten presionar a las autoridades mexicanas para mantener una veda permanente a la pesca en el Golfo de California, pues una acción de ese tiempo vendría a acabar con poblaciones enteras cuya vida depende de la pesca y su comercialización.

“Entendemos la preocupación y sabemos de la importancia de mantener el equilibrio en el ecosistema del Golfo en el que la vaquita marina es un eslabón importante, pero antes de tomar una decisión como es el ordenar la veda permanente tenemos que esforzarnos por encontrar otras alternativas”, señaló.

También hizo un llamado a las organizaciones ambientalista para que escuchen las experiencias de los pescadores de San Felipe, en Baja California y los del Golfo de Santa Clara, en Sonora, que son quienes tienen el verdadero pulso de los que pasa en las aguas del Mar de Cortez.

Explicó que está plenamente documentado que la pesca de curvina no tiene ninguna interacción con la vaquita marina y que tampoco existe ninguna pesquería autorizada con redes de enmalle o “agalleras” como argumentan los ambientalistas.

Recordó las historias de docenas de familias de pescadores que tuvieron que abandonar sus casas, o los pequeños empresarios que dejaron sus comercios por estas restricciones.

“Su orgullo es regresar al mar, son gente de bien que respetan a la naturaleza y que protegen a las especies porque de ello viven. Los pescadores furtivos son otros y contra ellos se debe de actuar”, afirmó.

Acerca de la pesca ilegal de totoaba, dijo es un tema de inspección y vigilancia a cargo de la Secretaría de la Marina y la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente, en coordinación con la Comisión Nacional de Pesca.

Destacó que si bien la pesca ribereña legal está suspendida, el último censo de vaquitas marinas, indica que la medida de suspender esta pesca por dos años, no ha significado ningún beneficio a la protección de la especie objetivo, ya que el descenso de su población no se ha estabilizado.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio